Siete pueblos de ensueño para descubrir este otoño

Rotenburgo es uno de los encantadores pueblos que hay que conocer en Europa. Foto: Holger Kraft-Pixabay.

Siete pueblos de ensueño para descubrir este otoño

Lejos de las multitudes turísticas, dueños de una belleza sin igual, estos pueblos permiten disfrutar del relax sin agobios

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

27/08/2019 - 12:50h

Un pueblo que inspiró a Walt Disney para su película Pinocho, la villa polaca con un campanario donde pelean dos cabras, una fortaleza de las Dolomitas con restaurantes de alta gama, estos son algunos de los secretos que se descubren en estas villas que cobran un encanto especial en otoño.

Mientras el verano se aleja proponemos una última escapada por estos pueblos de España, Italia, Polonia, Eslovenia, Noruega y Alemania

Frigiliana, Andalucía

En la provincia de Málaga se encuentra Frigliana, uno de los pueblos blancos más bonitos de la provincia mediterránea.

Su casco fue nombrado Conjunto Histórico Artístico en el 2014, y tiene motivos para el galardón.

frigiliana  Imagen de Lola Rudolphi en Pixabay
Las casas blancas de Frigiliana, en Málaga. Foto: Lola Rudolphi - Pixabay.

Sus paredes encaladas, las calles estrechas y de trazado serpenteante, las escaleras que fatigan las piernas en el barrio de Barribarto son algunas de las huellas que dejó la cultura morisca en el pueblo.

[Para leer más: Málaga: la silenciosa belleza de sus pueblos y sierras]

En el lugar hay que probar delicias típicas como el choto frito en salsa de almendras, los potajes de verduras frescas y el de bacalao, y las berenjenas fritas con miel de caña.

Poznań, Polonia

A orillas del río Varta, al oeste de Polonia, Poznań parece una ciudad recién creada. Es que fue destruida en la Segunda Guerra Mundial, y su reconstrucción respetó el estilo renacentista de la población.

La plaza del mercado es su centro neurálgico, donde se encuentra el elegante ayuntamiento.

poznan  Imagen de Jan Nijman en Pixabay
La plaza del centro en Poznań. Foto: Jan Nijman - Pixabay.

Su campanario es uno de los más originales que se puedan encontrar: a cada hora, dos cabras se asoman al exterior y empiezan a chocar sus cabezas con cada tañido.

El campanario de Poznań, con las dos cabras que luchan con cada campanada, es uno de los más divertidos de Europa

Otros puntos destacados son la catedral de San Pedro y San Pablo, de estilos gótico y barroco, que se erige en una isla llamada Ostrów Tumski; y el castillo imperial, que es rodeado de una interesante propuesta gastronómica.

Piran, Eslovenia

Piran, como Eslovenia, es una de esas gemas que las masas turísticas no han descubierto. Será que a pesar de estar sobre una península en el Adriático los cruceros pasan de largo.

Su pequeño trazado concentra numerosas obras de la arquitectura gótica veneciana, como se puede ver en la plaza Tartini, donde se encuentra la Casa Tartini, famosa por sus frescos.

[Para leer más: Por qué Eslovenia es el destino oculto que hay que descubrir]

En sus callejuelas hay numerosas galerías de arte y ateliers, mientras que la iglesia de San Jorge presenta interesantes cuadros del siglo XVII y altares de mármol.

mikita karasiou ev8o2gcdjk0 unsplash 16 643x397
Piran presenta un valioso patrimonio de la arquitectura veneciana. Foto: Mikita Karasiou - Unsplash.

Si se llega a esta ciudad no se puede dejar de probar el cóctel Hugo, elaborado con prosecco, agua con gas, sirope de saúco y hojas de menta.

Rotemburgo, Alemania

El centro medieval de Rotemburgo está tan bien conservado, con sus casas con sus frentes con entramados de madera, que se dice que fue la inspiración para que Walt Disney cree el pueblo donde vivía Pinocho.

Rotemburg Th G en Pixabay
El encanto medieval de Rotenburgo. Foto: Holger Kraft - Pixabay.

El lugar es la representación del pueblo romántico alemán, con sus balcones con flores, sus calles adoquinadas, la iglesia gótica de San Jacobo (donde el coro fue construido en el exterior) y una muralla que rodea al conjunto.

Las casas medievales de Rotemburgo inspiraron a Walt Disney para crear el pueblo de su película Pinocho.

Entre las viviendas típicas de Bavaria que se encuentran en este pueblo están el Mirador de Feuerlein, la del Maestro de Obras, la de Baile y Carnicería y la casa del Guardabosques, que parece extraída de un libro de cuentos para niños.

San Cassiano, Italia

Esta ciudad, en las montañas Dolomitas, es un importante centro de esquí, pero cuando no hay nieve es ideal para descubrir su espíritu tirolés.

San cassiano Suedtirolerland
La exclusiva villa de San Cassiano, en las montañas Dolomitas. Foto: Suedtirolerland.

El lugar alberga hoteles de alta gama, dos restaurantes con estrellas Michelin, y una abundante oferta de bares en su pequeño centro.

[Para leer más: Cinco pueblos de Europa que parecen extraídos de un libro de cuentos]

En estas semanas es recomendado partir del pueblo para realizar excursiones como el sendero de Larici o el de la Meditación, aunque si hay entusiasmo se puede realizar el desafiante camino de Fanes-Senes-Braies, por un paisaje alpino impactante que corona el monte Lagazuoi.

Marvão, Portugal

En una cima rocosa en la región de Alentejo un castillo morisco del siglo XIII domina esta comarca cerca de la frontera con la provincia de Cáceres.

Marvao x Jacqueline Macou   Pixabay
Casas típicas junto a la iglesia de Marvão. Foto: Jacqueline Macou - Pixabay.

En su interior está la villa de Marvão, con callejuelas empedradas, casas de paredes blancas y tejas desteñidas por el paso de tiempo.

El interior del castillo morisco de Marvão acoge una bonita población de casas blancas y tejas desgastada por el tiempo

En sitios como la Posada Marvão es posible probar platos típicos mientras se contemplan las vistas de los prados y los bosques.

Reine, Noruega

Antes de que el frío invada Europa se pueden conocer parajes como los del archipiélago noruego de Lofoten, donde se encuentra la isla de Moskenesøya.

Reine ben wicks  unsplash
La apacible postal de Reine. Foto: Ben Wicks - Unsplash.

Todavía hay muchas horas de luz para ver fiordos, bosques, lagos y las casas rojas y blancas de pueblos como el de Reine.

[Para leer más: En este crucero nunca se pone el sol]

En las cabañas que se encuentran sobre el agua es posible capturar un pez y cocinarlo rápidamente para obtener una de las experiencias gastronómicas más encantadoras.