Pueblos para evadirse de las ciudades más masificadas

Anguillara Sabazia es uno de los pueblos que se pueden visitar desde la masificada Roma.

Pueblos para evadirse de las ciudades más masificadas

Presentamos cinco pueblos cerca de las ciudades más turísticas de Europa, perfectos para hacer alguna escapada rural en esta Semana Santa

El entramado urbano de las ciudades con más masificación turística de Europa no es infinito. Barcelona, Venecia o Roma están rodeadas de pintorescos pueblos a pocos kilómetros de distancia, propicios para escapar del estrés de las metrópolis.

La pequeña Venecia

Pueblo pesquero, con decenas de puentes y pintorescas casas de colores, Chioggia es una versión en miniatura de Venecia. Al otro lado de la laguna del Venetto y a solo 30 kilómetros por carretera de la masificada ciudad, se encuentra esta pequeña localidad que ha sido relegada por la fama de su vecina.

Chioggia ofrece paseos por los canales, además de edificios antiguos como la Catedral de Santa María y la Torre del Reloj. El mercado aún presenta el bullicio y los olores de un antiguo pueblo pesquero.

chioggia
Una versión más pequeña de Venecia y a pocos kilómetros de distancia. 

A las afueras del municipio hay varias casas para alquilar, mucho más económicas que cualquier hotel en el centro de Venecia, y con la tranquilidad que ofrece la brisa de la costa del Veneto.

Un pueblo con un castillo a dos pasos de Praga

Karlštejn es un castillo construido por el emperador Carlos IV en lo alto de una colina, y a solo 45 minutos del concurrido centro de Praga. Una construcción de estilo gótico, donde a sus pies se erige un pequeño y pintoresco pueblo.

La pequeña villa de Karlštejn está pintada con colores tonos pasteles y ofrece restaurantes de gastronomía local y tiendas de artesanos. Un encantador pueblo para disfrutar y descansar gracias a las cabañas de alquiler que se ofrecen a las afueras; muy recomendadas las que se ubiquen sobre la ribera del río.

Karlstejn
El castillo de Karlstejn es uno de los mejores conservados en la República Checa. 

Un lago a las afueras de Roma

Anguillara Sabazia se encuentra a una hora de Roma, a orillas del Lago de Bracciano. Un encantador y antiguo pueblo enclavado sobre una colina, que posee diferentes elementos artísticos de gran interés como el edificio de la Colegiata de Santa María Assunta.

Otros lugares que vale la pena visitar son la Iglesia de San Francesco y la iglesia medieval de Madonna delle Grazie, con excelentes vistas del lago. Los alrededores del pueblo son tranquilos y con una frondosa naturaleza.

Anguillara Sabazia
El lago de Bracciano posee encantadores pueblos a su alrededor. 

El Parque Natural Regional de Bracciano-Martignano se encuentra a solo 15 minutos por carretera. Diferentes casas de campo en alquiler se ofrecen en esta zona de Lazio, muchas de ellas a orillas o con vistas del lago.

Termales cerca de Barcelona

El municipio de Caldes de Montbui se encuentra a solo 35 kilómetros al norte de Barcelona. Un pequeño y tranquilo pueblo de algo más de 16.000 habitantes, en el cual se puede disfrutar de diferentes fuentes de aguas termales, actividad balnearia que se desarrolla desde la época romana.

Caldes ofrece además del turismo de bienestar, recorridos naturales para apreciar la fauna y flora de la comarca del Vallès Oriental. Dentro de su casco antiguo se pueden encontrar diferentes sitios emblemáticos como la fuente del Lleó o la Iglesia Parroquial de Santa María, considerada como una de las mejores obras del barroco catalán.

Caldes de Montbui
Caldes de Montbui es un popular destino termal en Cataluña. 

El pueblo posee, además, una cocina basada en productos naturales de la comarca como las “mongetes del ganxet”, verduras, pasta, cerezas, los “carquinyolis”, miel, longanizas y licores típicos como las “flors de remei” o el anís de naranja.

Un pueblo testigo de la Reforma

Lutherstadt Wittenberg de 50.000 habitantes, tiene una conexión directa con Martín Lutero, y el inicio de la reforma protestante, donde varios de sus edificios se asocian a los acontecimientos de aquel movimiento religioso.

La ciudad es un popular destino de escapadas de fin de semana desde la frenética Berlín, de la que dista solo a una hora por carretera. Los alrededores del pueblo están dotados de colinas y bosques que se pueden disfrutar gracias a las cabañas y casas de campo que alquilan los pobladores.

Wittenberg
Plaza central de Wittenberg con la estatua de Lutero.