Qatar: qué ver y hacer antes de la invasión de fanáticos del fútbol

Doha compite contra Dubái por tener los rascacielos más espectaculares. Foto: Wikipedia.

Qatar: qué ver y hacer antes de la invasión de fanáticos del fútbol

Antes de que Doha se transforme con la Copa del Mundo de fútbol en 2022 hay atractivos culturales, tradicionales y de arquitectura para descubrir

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

25/11/2019 - 12:41h

Hace un siglo Qatar era un emirato ignorado por las brújulas turísticas. Ahora es uno de los destinos emergentes más intensos de Oriente Medio, y está creciendo a grandes pasos para organizar el Mundial de Fútbol 2020.

Antes de que la invasión de aficionados se instale en Doha y otros puntos del pequeño país del Golfo, presentamos las actividades más interesantes que se puede hacer en su capital y en los alrededores.

Museo Nacional de Qatar

Uno de los nuevos atractivos de Doha es el Museo Nacional de Qatar.

Diseñado por Jean Nouvel e inaugurado en marzo, aunque no se entre a ver sus muestras vale la pena descubrir su estructura de 539 discos intercalados, de 14 a 87 metros de diámetro.

El estudio de Jean Nouvel diseñó el Museo Nacional de Qatar. Foto: Jean Nouvel.
El estudio de Jean Nouvel diseñó el Museo Nacional de Qatar. Foto: Jean Nouvel.

Este centro presenta la historia del país, desde los tiempos de los beduinos y los pescadores de perlas hasta los descubrimientos de gas y petróleo y el boom urbanístico de las últimas décadas.

[Para leer más: El nuevo museo de Qatar ilumina Oriente Medio como meca cultural]

El museo también cuenta con obras de artistas de Siria e Irak, de países occidentales como Francia, y por supuesto, de Qatar.

Museo de Arte Islámico

Otro museo imprescindible es el de Arte Islámico, que se encuentra en un espectacular edificio diseñado por el arquitecto Ieoh Ming Pei, famoso por crear la pirámide de cristal y el hall de entrada del Louvre.

La estructural piramidal del Museo de Arte Islámico. Foto: Museo de Arte Islámico.
La estructural piramidal del Museo de Arte Islámico. Foto: Museo de Arte Islámico.

Este museo despliega 14 siglos de arte de esta cultura, con piezas de geografías tan distante como el Al-Andalús español a la India, pasando por Asia Central y Oriente Medio.

Entre las obras más espectaculares de Doha se encuentran el Museo Nacional y el de Arte Islámico

En las salas se pueden ver trabajos de marfil, cerámica, manuscritos, joyas, artesanías de metal, madera y vidrio, elaborados con una precisión y delicadeza sorprendente.

La cornisa

Este museo marca el fin de la cornisa de Doha, un paseo costero de siete kilómetros que se extiende hasta la pirámide del Hotel Sheraton.

La vista de los rascacielos que emergen en una feroz competencia de alturas contrasta con la vista de los dhow, las barcas de velas triangulares que surcan las aguas cercanas al puerto.

El paseo está flanqueado por palmeras, pero para evitar el agobio del calor y la escasez de espacios verdes en el trayecto, conviene caminar por la cornisa al atardecer.

La cornisa de Doha se extiende por siete kilómetros. Foto: Wikipedia.
La cornisa de Doha se extiende por siete kilómetros. Foto: Wikipedia.

Toques tradicionales

Los dhow que citamos son una de las maneras más amables de navegar por el litoral costero de Doha. Estos barcos de madera fueron creados para pescar y llegar a los caladeros de perlas.

Como estas actividades están en decadencia, los patrones ofrecen sus barcas para realizar paseos de medio día o una jornada completa. Las excursiones parten desde el muelle cercano al Museo de Arte Islámico.

[Para leer más: Qatar escala 109 puestos en apertura de visados]

Otro reflejo de la cultura catarí es el zoco de Waqif, que es un paréntesis más autóctono entre tantos centros comerciales y marcas de lujo.

dhow qatar
Las tradicionales barcas de madera, llamadas dhow. Foto: Wikipedia.

En sus pequeñas tiendas se pueden comprar especies, joyas de oro, perfumes, telas y artesanías de cerámica, cuero o madera; así como probar comidas populares o fumar shisha. Cuando cae el sol es cuando el ambiente se torna más festivo y dinámico.

A las dunas

Para recorrer el desierto que rodea a Doha hay que contratar excursiones en 4x4 o buggies, que se ofrecen con paquetes para pasar la noche en una haima. La experiencia de ver salir y ponerse el sol, así como la cantidad de estrellas desplegadas en el firmamento, no tiene comparación.

Navegar por la costa de Qatar en un dhow, las barcas de pescadores de velas triangulares, es una experiencia para descubrir un toque más autóctono del emirato

Se recomienda visitar la fortaleza de Al Zubarah, una construcción militar de los siglos XVIII y XIX caratulada como patrimonio de la humanidad por la Unesco, integrante de una red de puntos comerciales que conducían a en Doha.

El fuerte de Al Zubarah se encuentra en medio del desierto. Foto: Wikipedia.
El fuerte de Al Zubarah se encuentra en medio del desierto. Foto: Wikipedia.

Otra opción, a 60 km al sudeste, es la reserva natural de Khor Al Adaid, una laguna de gran belleza que se presenta como un mar interior, con una abundante población de garzas y flamencos.

Diversión y ocio

El centro cultural Katara cuenta con una activa agenda de ciclos de cine, obras de teatro y conciertos a lo largo del año, muchos de ellos al aire libre.

Allí también hay sofisticados restaurantes de cocina autóctona e internacional, patrón que se repite en la isla artificial de La Perla de Qatar, un complejo residencial y de ocio con más de 50 locales gastronómicos y tiendas.