Qué hay de nuevo en León

Vistas de León desde NiMÚ Azotea. Foto Miguel A. Muñoz Romero.

Qué hay de nuevo en León

Tras ser Capital Española de la Gastronomía, León sigue brillando en el panorama de la alta cocina y también en el de los fogones más populares y suculentos

Alfredo García Reyes

León

21/04/2019 - 18:00h

La capitalidad gastronómica trajo a León unos cuantos miles más de visitantes de los que ya la visitaban anualmente. Más allá de las cifras, lo que el nombramiento ha supuesto realmente es un compromiso por la calidad y por la innovación. Y también una apuesta renovada por los buenos productos de esta tierra y por el buen servicio en las mesas de sus restaurantes.

Uno de los que actúan como faro de esta tendencia en la restauración leonesa es Cocinandos. Después de triunfar en la capital leonesa en un local de dimensiones más reducidas, la pareja formada por Yolanda León y Juanjo Pérez ha trasladado sus fogones a un lugar con mucha historia: unas dependencias anejas al soberbio Hostal de San Marcos y destinadas durante siglos a la atención de los peregrinos.

Cocinandos, de Yolanda León y Juanjo Pérez, es uno de los faros de la innovación en la gastronomía leonesa

Cocinandos. Foto VirginiaArq Estudio de Arquitectura.
Cocinandos. Foto VirginiaArq Estudio de Arquitectura.

[Para leer más: Seis restaurantes para enamorarse perdidamente de Alicante]

El cambio le ha sentado bien a este restaurante, cuya carta está tan sujeta al mercado y a la creatividad de sus dos cocineros que cambia constantemente. Así, los comensales más fieles se encuentran con nuevas sorpresas cada vez que visitan el local y piden cualquiera de sus dos menús degustación.

Uno de ellos, el más largo, comienza en la bodega, rodeados de etiquetas de vinos locales (de las D.O. Bierzo y León), pero también llegados desde otras muchas denominaciones y pagos nacionales e internacionales.

Plato Cocinandos. Foto Cocinandos.
Plato Cocinandos. Foto Cocinandos.

Camarote Romántico: lo más nuevo

Con todo, lo más nuevo en León se llama Camarote Romántico (Dámaso Merino, 1) y se trata de un hotel-restaurante muy próximo a la Catedral. El establecimiento ha llegado con la intención de romper esa estética ‘de toda la vida’ que caracteriza a buena parte de la hostelería leonesa. 

Lo más nuevo en León se llama Camarote Romántico, un hotel-restaurante muy próximo a la Catedral que rompe con esa estética ‘de toda la vida’ que caracteriza a buena parte de la hostelería leonesa

Y lo hace gracias, sobre todo, a su restaurante con una cocina en la que el producto leonés es protagonista absoluto. Eso sí, con presentaciones a la altura de la estética del local, tan actual como cálida.

Camarote Romantico. Foto Miguel A. Muñoz Romero.
Camarote Romantico. Foto Miguel A. Muñoz Romero.

También resulta muy prometedora su terraza, a la que se accede a través del ascensor que la comunica con la zona de bar (siempre atestada). El imponente edificio de la Catedral observa a cuantos se animen a tomar una copa o un snack en las escenográficas mesas de esta terraza.

[Para leer más: Nuevos restaurantes en Bilbao para quedarse con la boca abierta]

No es nueva, pero desde luego marca tendencia la cocina del restaurante del Hotel Real Colegiata de San Isidoro. Está situado en una de las alas de este gran centro religioso, justo la que da a su claustro neoclásico.

Sorprende la apuesta por la innovación en un entorno con tantos siglos de historia como la Real Colegiata de San Isidoro

Sorprende en un entorno con tantos siglos a la espalda la apuesta por la innovación. Como esos dumplings rellenos de carne de cabrito con salsa hoisin; o la torrija de arroz con leche.

La cecina ese gran imprescindible de la cocina leonesa. Hotel Real Colegiata de San Isidoro. Foto Miguel A Munoz Romero.
La cecina ese gran imprescindible de la cocina leonesa. Hotel Real Colegiata de San Isidoro. Foto Miguel A Muñoz Romero.

Todo ello, sin perder la perspectiva del lugar en que se encuentra y los productos estrella de la cocina. Entre ellos la cecina, claro, y los pimientos rojos con IGP, con los que se elabora una deliciosa salsa en la que se bañan generosas porciones de lomos de bacalao. 

El producto, protagonista

Si hablamos de buen producto hay que hacerlo de Ezequiel. Una empresa familiar elaboradora de embutidos que tiene en plena Calle Ancha, principal arteria peatonal de León, un concurridísimo establecimiento.

Mucho más que generosas las raciones en el restaurante Ezequiel. Foto Miguel A. Munoz Romero.
Mucho más que generosas: las raciones en el Restaurante Ezequiel. Foto Miguel A. Muñoz Romero.

Aquí se viene tanto a adquirir los productos curados al frío y seco aire de la Sierra Leonesa, como a degustarlos un situ. Con dos opciones: el tapeo de la barra o la comilona en el restaurante situado en la planta inferior.

A Ezequiel se viene tanto a adquirir los productos curados al frío y seco aire de la Sierra Leonesa como a degustarlos un situ

Quien se decante por esta segunda opción debe saber que las raciones son generosas, inacabables más bien. Ningún remordimiento: forma parte de la filosofía del local agasajar a sus comensales de una forma tan apabullante.

Guisos tradicionales aparte, conviene empezar la pitanza con una tabla de embutidos de la casa, entre los que destacan la cecina, el chorizo de ajo negro (mucho más suave que los habituales chorizos leoneses) y la morcilla curada, una auténtica exquisitez.

Una exquisita despensa nutre las cocinas de León. Foto Miguel A. Muñoz Romero.
Una exquisita despensa nutre las cocinas de León. Foto Miguel A. Muñoz Romero.

Las mejores vistas de León

No se puede terminar este recorrido por el León gastronómico más actual sin hacer una visita al Hotel Conde Luna y, más en concreto, a su terraza superior.

Allí, aparte de disfrutar de las mejores vistas de toda la ciudad, está el restaurante NiMÚ Azotea.

NiMÚ azotea
Además de vistas excepcionales, NiMÚ cuenta con una carta a caballo entre lo tradicional y lo internacional. Foto NiMÚ.

Los platos de su carta, a caballo entre lo tradicional y lo internacional (tienen carta de niguiris y de platos crudos), son la mejor compañía para contemplar uno de las panorámicas más impactantes de la ciudad de León y los campos y montañas que la rodean.