Querétaro quiere vender el México más auténtico

Querétaro quiere vender el México más auténtico

El estado mexicano quiere abrirse espacio entre los principales destinos del país. Un reciente acuerdo con Pullmantur permitirá promocionar la ruta Querétaro-Cancún

David Placer

Madrid

03/02/2015 - 21:22h

Centro artesanal en Querétaro
Sólo el nombre es capaz de describirlo con toda la musicalidad que se puede concentrar en cuatro sílabas: Querétaro. Las tierras donde se jugaba pelota, según habían descrito los indígenas en lengua náhuatl,  guarda la esencia de un México auténtico y desconocido para las oleadas del turismo internacional, siempre propensas a las playas de Cancún o a la moda pasada de Acapulco.

Pero el estado al norte de ciudad de México, a sólo dos horas en coche de la capital, guarda una autenticidad que lo han convertido en un destino turístico emergente (el primero del país sin playa) y que quiere venderse a mundo sin complejos, junto a productos turísticos que no necesitan presentación como Cancún y la Riviera Maya.

Querétaro quiere potenciar los encantos de un estado con cuatro pueblos mágicos (denominación oficial que otorga el gobierno por su excelente estado de conservación) y cuatro patrimonios de la Unesco. El estado mexicano quiere revivir su esplendor colonial, los tiempos en los que Josefa Ortiz de Domínguez, heroína nacional, conspiraba desde Querétaro para lograr la independencia de todo el país.  

Herencia colonial

Hoy el estilo de vida colonial revive en las haciendas que sirven a los visitantes bajo las costumbres de aquellos años. El estado ha creado una ruta turística que desde hace 400 años había sido utilizada para transportar las riquezas del Sur hacia el Norte. Son más de 80 haciendas con enorme valor artístico e histórico que también sirvieron como escondites durante la Revolución Mexicana. Algunas de ellas han sido reconvertidas en hoteles y hoy son punto de partida depaseos a caballo y excursiones por una tierra que también quiere vender el turismo de aventura, el ciclismo de montaña, la tirolina y los paseos en globo.

Querétaro de noche.
                                                         Querétaro de noche.

Pero Querétaro no quiere competir solo sino que ha formalizado sinergias con los destinos líderes del país para ofrecer una oferta conjunta.  "Este año comenzará a comercializarse el viaje Querétaro-Cancún, porque sabemos que cuando un español viene a México no sólo le interesa un lugar, sino que quiere combinar y vivir experiencias diferentes", explica Mónica Plehn Azar, directora de Promoción Turística del estado de Querétaro.

Nopal en penca

Uno de los atractivos de la región es la autenticidad de su gastronomía. Un plato como el nopal en penca, típico de la zona, es incluso exótico en otras regiones de México y se cocina el nopal, una especie de cactus autóctono, con cebolla, cilantro, ajos, chiles y carne. También destacan las enchiladas queretanas o la barbacoa de carnero, platos muy alejados de la cocina Tex-Mex que se ha internacionalizado en todos los rincones.  

Las fiestas de la Peña de Bernal, famosas en todo el país por las clebraciones tradicionales del equinoccio de primavera, también atraen visitantes que visitan chamanes y limpian sus cargas de negatividad. Completan la oferta el museo de la revolución mexicana, las iglesias del México colonial y los conventos franciscanos.

"Es un destino muy atractivo dentro de México porque ofrece máxima seguridad y limpieza", explica Luis Signoret, secretario de la Asociación Queretana de Hoteles, también de visita de promoción en Madrid. "Recibimos turistas principalmente de México DF pero también comenzamos a recibir de Estados Unidos, Canadá y Corea", agrega el portavoz de la patronal hotelera.

El perfil de turista responde a la nueva realidad económica del estado, donde se han implantado fábricas de esos tres países. Una de las últimas en llegar ha sido Samsung. Llegan los trabajadores primeros, y después, los turistas. Querétaro comienza a enseñar su potencial.