Rafael vuelve a reinar en Roma

Rafael alcanzó la cumbre de su carrera en Roma. Foto: Getty Images.

Rafael vuelve a reinar en Roma

Las Escuderías del Palacio del Quirinale acogen, por el 500 aniversario de su muerte, la mayor muestra realizada hasta el momento del artista de Urbino

Mar Nuevo

Madrid

05/03/2020 - 17:40h

El niño prodigio del Renacimiento, que pintó con solo 25 años las Estancias Vaticanas y dejó allí una de sus obras cumbre como La escuela de Atenas, alcanzó la plenitud en la Roma de los papas. Allí retrató Rafael a cardenales, cortesanos y mujeres y allí murió joven, con solo 37 años, pero dejando tras de sí una vasta obra que ahora vuelve a reunirse para conmemorar su quinto centenario.

Las Escuderías del Palacio del Quirinale acogen hasta el próximo 2 de junio una muestra de tal magnitud que ni siquiera el miedo al coronavirus ensombrece: según la organización ya se han vendido más de 70.000 entradas.

Nunca antes se había reunido tal cantidad de obras de Rafael (120 firmadas por el artista) en una misma exposición

[Para leer más: Ocho nuevas exposiciones que son también excusas para viajar]

Una mirada retroactiva

La muestra, sin duda, es excepcional: reúne más de 200 obras -120 firmadas por el pintor de Urbino- entre cuadros, dibujos y tapices, algunas llegadas de El Prado de Madrid, el Louvre de París o la National Gallery de Londres.

La exposición permanecerá abierta hasta el 2 de junio. Foto EFE.

La exposición permanecerá abierta hasta el 2 de junio. Foto: EFE.

Bajo el nombre de ‘Rafael: 1520 – 1483’, recorrerá de forma retroactiva su trayectoria, desde sus últimos momentos en Roma hasta sus orígenes en Urbino, pasando por su paso como aprendiz en Florencia.

Una rosa roja sobre su tumba en el Panteón de Agripa aparece cada día desde el estreno de 2020 en Roma. Es parte del programa con el que Italia honrará el quinto centenario de la muerte del genio renacentista, que formó parte, junto a Miguel Ángel y Leonardo da Vinci, del selecto club de grandes maestros de su época.

Murió un 6 de abril de 1520, un Viernes Santo y justo el día en que cumplía 37 años. Había llegado a Roma en 1508 y allí había pasado sus 12 años más gloriosos, al servicio de los papas Julio II Rovere y, después, San Pedro León X.

Dos museos españoles, El Prado y el Thyssen, han prestado obras para esta gran muestra sobre Rafael

En una época de gran efervescencia cultural, con Roma como “centro cultural y humanista de Europa y del mundo”, según el director de la florentina Galería de los Uffizi, Eike Schmidt.

La llegada de Rafael contribuyó a la fama de la ciudad, dejando grandes obras como los retratos que hizo de Julio II, de larga barba blanca que prometió no afeitarse hasta que las tropas francesas dejaran de hostigar a los Estados Pontificios, y de León X acompañado de dos cardenales.

El artista llegó a ser nombrado entonces responsable de la Fábrica de San Pedro en 1514 y supervisó la grandiosa obra de la basílica vaticana, cuyos planos pueden verse en la muestra.

Rafaello. Foto Getty Images

Aunque murió con solo 37 años, Rafel fue asombrosamente prolífico. Foto: Getty Images.

Los más bellos retratos

La exposición, comisariada por Marzia Faietti, presenta también dos de los retratos femeninos más bellos que pintó: el de la ‘Fornarina’ (1519-1520), una joven desnuda considerada su amante -y según los chismes involucrada en su muerte-, y ‘La Velata’ (1512-1513), representadas ambas como si fueran la diosa Venus, siguiendo el ideal clásico.

Desde España han llegado algunas de las obras más bellas de la exposición, como ‘La Madonna della Rosa’ (1518-1520) desde el Museo del Prado, o el retrato de ‘Un hombre joven’ (1518-1519) del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza.

‘La visitación’, procedente del Louvre y el ‘Retrato de Julio II’, de la National Gallery, se suman a los préstamos de varios museos romanos. Además, estudios anatómicos y algunas de sus primeras obras, como la ‘La dama del Liocorno’ (1505), que pintó después de conocer ‘La Gioconda’ de da Vinci.

También hay documentos, como la carta que Rafael escribió en 1519 junto al humanista Baldassarre Castiglione al papa León X para exigir la conservación de las ruinas de la Roma antigua y de su gloria pretérita, conservada en el Archivo de Mantua.

Desafío al COVID-19

La muestra con la que Italia honra el 500 aniversario de la muerte del genio de Urbino llega en el momento en que las autoridades han recurrido a medidas drásticas para frenar la propagación del coronavirus, que afecta solo en el país a más de 3.000 personas, con 107 fallecidos.

Al cierre de colegios y universidades en todo el país al menos hasta el 15 de marzo se suman otras medidas como la celebración de partidos de fútbol a puerta cerrada, la suspensión de eventos de cualquier tipo que comporten grandes concentraciones y los espectáculos que no puedan respetar un metro de distancia entre espectadores, incluidos cines y teatros. Esa misma distancia de un metro se aplica a todos los lugares de uso público, como restaurantes y museos, de las tres regiones más afectadas (Lombardía, Véneto y Emilia-Romaña).

De momento estas medidas no llegan a Roma y los responsables de la muestra afirman estar preparados para gestionar el flujo de visitantes y evitar que se abarroten las salas. En las Escuderías del Palacio del Quirinale, por lo pronto, se han instalado distribuidores de desinfectante de manos por los pasillos.