Los rascacielos de Shanghái nos invitan a subir al cielo

La Torre Jin Mao, en primer plano, con la Perla Oriental detrás, símbolos del perfil futurista de Shanghái. Foto Kuloser Pixabay

Los rascacielos de Shanghái nos invitan a subir al cielo

La paulatina reapertura al turismo en China permitirá que en poco tiempo los visitantes extranjeros puedan conocer la faceta más futurista de Shanghái

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

28/03/2020 - 18:30h

Shanghái es una ciudad que no parece de este siglo. Como Dubái, Nueva York, Pekín y China, participa de una fascinante carrera por ver quién tiene el rascacielos más alto. Varios de ellos se pueden visitar, y en poco tiempo abrirán sus puertas a los turistas internacionales.

La semana pasada, conforme el coronavirus está frenando su expansión en China, el gobierno está reautorizando las visitas a parques, jardines, y también a diversos museos y miradores en edificios.

[Para leer más: Los rascacielos que conquistarán las alturas en los próximos años]

Por supuesto que hay que mantener la distancia de seguridad de dos metros, usar barbijo y guantes, y el flujo de visitantes es mucho menor al original. Bajo estas premisas, descubrimos cuáles son algunos de los rascacielos que permiten obtener las mejores panorámicas de esta ciudad china.

Torre de Shanghái

Abierta al público en 2016, es una de las maravillas de la arquitectura de esta metrópolis. Desde la distancia se reconoce su forma torsionada que se eleva y gira a 632 metros desde el suelo, lo que le convierte en el segundo edificio más alto del mundo (por detrás del Burj Khalija) y el de mayor altura del país.

Con 632 metros de altura, la Torre de Shanghái es el edificio más alto de China y el segundo del mundo

Su forma espiralada no es por vanidad del arquitecto: el giro de 120 grados reduce la resistencia al viento en un 24%, y permitió que se use una cuarta parte menos de acero que cualquier torre que llegue a esa altura.

Erigido en medio del distrito financiero de Pudong, cuenta con un gigantesco observatorio que puede alojar a más de 1.000 personas al mismo tiempo; por lo que en estos tiempos de cuidados hay margen para poder caminar si sentirse agobiado.

La Torre de Shanghái es el segundo edificio más alto del mundo. Foto Wikipedia

La Torre de Shanghái es el segundo edificio más alto del mundo. Foto Wikipedia

El mirador en realidad son dos: están en los pisos 118 y 119, a 546 y 552 metros de altura, respectivamente. Este último supera al del Burj Khalifa por solo tres metros.

En su interior hay una exposición permanente sobre cómo fue su construcción y una comparación con otros rascacielos del mundo.

Shanghai World Financial Center

La jerga popular lo bautizó como el abridor de botella, debido a la estructura de trapezoide que corona el edificio.

Esta torre abrió sus puertas a los visitantes en el 2008, y su nombre sintetiza su objetivo: ser sede de compañías financieras, aseguradoras, consultoras, agentes comerciales y fondos de inversión.

[Para leer más: Shanghái construye la ópera del futuro]

Con 492 metros, está ubicado en el número 100 de la avenida Century, precisión del catastro que coincide con la cantidad de plantas.

La gente de la ciudad llama al Shanghai World Financial Center 'el abridor de botellas'. Foto Wikiarquitectura

La gente de la ciudad llama al Shanghai World Financial Center 'el abridor de botellas'. Foto Wikiarquitectura

Durante un buen tiempo fue el edificio más alto del planeta, y actualmente es el segundo de Shanghái y el quinto de China.

El mirador se encuentra a una altura de 474 metros, donde hay un corredor de 55 metros que permite rodear a la estructura

Otra opción, más relajada y elegante, es alojarse en el Park Hyatt, que ocupa el último tercio de la torre, y que permite tomar una copa en su bar del piso 87.

Torre Perla Oriental

Es el icono de Shanghái. Inaugurado en 1994, funciona como estación de transmisión de televisión y como meca turística, al concentrar varios observatorios en diferentes niveles y diversos restaurantes recomendados para comer o beber en las alturas.

Su estructura consiste en cinco gigantescas esferas unidas por tres columnas, de las que las dos mayores tienen 50 y 45 metros de circunferencia.

[Para leer más: Ya podemos volar sin escalas a Shanghái… pero, ¿qué hacemos allí?]

En medio de ellas hay un conjunto de cinco esferas más pequeñas, que alojan a un hotel que presenta cuatro habitaciones en cada módulo.

La Torre Perla Oriental es el símbolo de Shanghái. Foto Wikipedia

La Torre Perla Oriental es el símbolo de Shanghái. Foto Wikipedia

Cuando llega la noche, todo el conjunto se enciende en diferentes colores, lo que recuerda a su nombre de perlas.

La torre tiene 468 metros de altura. El mirador más alto, llamado ‘módulo espacial’, está a 350 metros, seguido por otro a 263 metros. Arriba hay un restaurante giratorio, que permite obtener vistas de 360 grados de la ciudad.

En el superior hay una pasarela con el suelo de vidrio, lo que la sensación de estar caminando entre las nubes. Si se sufre de vértigo, mejor mirar para otro lado.

Al mirador más bajo, a 90 metros, es posible acceder por medio de una pasarela de cristal desde la calle. A este nivel se encuentra un interesante museo de historia sobre la ciudad de Shanghái.

Torre Jin Mao

Con 420 metros, este rascacielos es el tercero más alto de la ciudad, con un diseño que recuerda al de las pagodas chinas.

Desde los pisos 53 al 87 hay un hotel Gran Hyatt (a esta cadena le encantan las alturas), que cuenta con 555 suites, varios bares y restaurantes, para contemplar la ciudad con vistas inigualables.

La torre Jin Mao rompe el perfil de los rascacielos con un diseño que recuerda al de una pagoda china

Por encima del hotel se encuentra el mirador, y que esté en el piso 88, el último, no es causalidad: el 8 es el número de la suerte para la cultura china.

La Torre Jin Mao tiene el segundo mayor atrio del planeta. Foto: The Tower Info

La Torre Jin Mao tiene el segundo mayor atrio del planeta. Foto: The Tower Info

El observatorio tiene 1.520 metros cuadrados y permite obtener vistas de 360 grados de la metrópoli, y es el más grande entre las torres de Shanghái.

Además de mirar al exterior, desde aquí se puede tener una vertiginosa visión del atrio del edificio, donde se despliegan 28 pisos circulares en un vacío de 115 metros.