Recorriendo París puente a puente

París cuenta con 37 puentes en un tramo de 13 km sobre el Sena. Foto: Leonard Cotte | Unsplash.

Recorriendo París puente a puente

París cuenta con 37 puentes que atraviesan el Sena, cada uno con su historia particular esperando ser descubierta

Mar Nuevo

Madrid

15/11/2019 - 18:41h

Románticos e históricos, con nombres de victorias militares, de reyes y presidentes franceses, inmortalizados por pintores y fotógrafos y hasta protagonistas de canciones y películas: cada uno de los 37 puentes de París guarda su propia leyenda, así como una perspectiva propia de la ciudad.

Y es que no por casualidad la patrona de la ciudad, Santa Genoveva, a quien se conoce como salvadora de París frente a la invasión de Atila y los hunos, vigila la ciudad desde un pilar de 15 m de altura ubicado sobre unos de sus puentes, el de la Tournelle.

Los 37 puentes de París -23 de ellos inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco- se extienden sobre un tramo de 13 km sobre el Sena

[Para leer más: Seis escondites chic para comer y relajarse en París]

Los 37 puentes de París

Hay 37 puentes que cruzan París de un lado al otro en los 13 km en los que el Sena la atraviesa, comenzando en el Pont Amont y continuando aguas arriba hasta el Pont Aval, el último a medida que el río avanza hacia el mar.

Foto: Anthony Delanoix | Unsplash.
Foto: Anthony Delanoix | Unsplash.

Hasta 23 de ellos están inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco pero todos ellos son de algún modo testigo del patrimonio histórico de la capital francesa, pero también uno de sus decorados más reconocibles.

Desde que la tribu de los parisii, instalada en la isla de la Cité, iniciase la construcción de los primeros puentes de París en el año 52 a.C. -el Petit Pont y el Grand Pont-, se han levantado todo tipo de viaductos y pasarelas desde los más ilustres, como el Pont Neuf o Nuevo, que en realidad es hoy el más antiguo (el inicio de su construcción se sitúa en 1578) al de Alejandro III, edificado para la Expo de 1900, pasando por los del Alma, el Marie, el de las Artes o, el más reciente, Simone de Beauvoir.

Los mejores escenarios

Existen tantas historias como puentes. Están los que llevan nombres de victorias militares, como el de Bir-Hakeim, que conmemora el lugar en Libia donde las fuerzas francesas vencieron a los enemigos alemanes en 1942; el de Austerlitz, en referencia a una victoria de Napoléon; y Alma, recordatorio de la guerra de Crimea.

Están los que llevan nombres de personajes históricos, como el ingeniero Christophe Marie, el del rey Luis Felipe -que mandó construir para celebrar su ascenso al trono tras la revolución de 1830, si bien el actual es una estructura posterior-, el del presidente Charles de Gaulle e, incluso, el del presidente senegalés Léopold-Sédar-Senghor.

 

Pintores como Matisse y Monet y fotógrafos como Willy Ronis y Henri Cartier-Bresson los han inmortalizado, como también lo han hecho canciones, poesías y películas, entre ellas ‘Sabrina’ de Billy Wilder, ‘Frenético’, de Roman Polanski, ‘Hôtel du Nord’ de Marcel Carné, ‘Cuando menos te lo esperas’ de Nancy Meyers o ‘Los amantes del Pont Neuf’ de Léos Carax.

Pont Neuf

Justamente este puente, el más antiguo -y también el más largo- de París que conecta el extremo occidental de la Île de la Cité con ambas orillas del río Sena y que fue inaugurado por el rey Enrique IV sobre un caballo blanco -una estatua ecuestre así lo testifica-, es también uno de los que más perfomances ha experimentado.

Así, el diseñador japonés Kenzo lo cubrió de flores en 1994 mientras que el escultor Christo lo envolvió en telas en 1985.

Hoy es fácilmente reconocible por sus 12 arcos de medio punto y hasta 384 mascarones que representan todo tipo de figuras grotescas y personajes como vagabundos, dentistas, carteristas o barberos.

Pont Neuf. Foto: Turismo de Paris.
Pont Neuf. Foto: Turismo de Paris.

Passerelle Simone de Beauvoir

Y del más antiguo al más nuevo, realmente una pasarela peatonal construida en 2006 y que lleva el nombre de la feminista, pensadora y novelista francesa Simone de Beauvoir.

De diseño moderno y estructura lenticular, sus cinco tramos atraviesan el río sin apoyarse en el agua, a pesar de extenderse sobre uno de los tramos más anchos del río, y permiten acceder al distrito XIII directamente sobre la explanada de la biblioteca.

Passerelle Simone de Beauvoir. Foto: Wikipedia.
Passerelle Simone de Beauvoir. Foto: Wikipedia.

[Para leer más: El barrio de París que atrapa a los cazadores de tendencias]

Pont des Arts

También peatonal, el puente de las Artes conecta el Instituto de Francia y el museo del Louvre y fue construido entre 1801 y 1804 como el primer puente de hierro de la ciudad.

Además de ofrecer magníficas perspectivas del Sena y los monumentos que lo bordean fue el escogido por los amantes de todo el mundo para sellar su amor mediante candados de metal, cuyo peso -del amor y del metal- estuvo a punto de hundir la estructura.

Los paneles de rejilla sobre los que se aferraban fueron sustituidos por otros de material resistente y transparente, y los candados empezaron a brotar en otros lugares de París, entre ellos el vecino Pont Neuf. El año pasado fueron retirados de este segundo puente por motivos de seguridad cuarenta toneladas de "candados del amor".

Pont des Arts. Foto: Turismo de París.
Pont des Arts. Foto: Turismo de París.

Pont Alexandre III

Uno de los más emblemáticos y quizás el más elegante de París es el puente Alejandro III, una bella muestra del estilo de la belle epoque que une los Inválidos con el Grand y el Petit Palais y ofrece increíbles vistas de estos edificios, pero también de la torre Eiffel y el propio río.

Como decíamos fue inaugurado con motivo de la Exposición Universal de 1900 y debe su nombre al padre del zar ruso Nicolás II, que colocó la primera piedra.

Sus extremos están decorados con cuatro pilones de 17 metros de altura adornados con cuatro caballos alados de bronce dorado que simbolizan el éxito de las artes, las ciencias, el comercio y la industria. Además, esculturas de ninfas y otras figuras miran al río desde el centro del puente, entre candelabros, ángeles que tocan trompetas, querubines, leones, delfines, pájaros y estrellas de mar.

Pont Alexandre III. Foto: Turismo de París.
Pont Alexandre III. Foto: Turismo de París.

Pont Marie

La primera piedra de este puente de modestas dimensiones, ubicado en el distrito 4 de la capital, la puso el rey Luis XIII en 1604. En el siglo XVII llegaron a asentarse sobre él hasta medio centenar de casas que finalmente fueron destruidas.

Inscrito en la lista de monumentos históricos franceses, une el barrio de Marais, a la altura del palacete de Sens con la isla Saint-Louis y a los guías turísticos les encanta contar que es el puente de los amantes. Dicen que si pides un deseo mientras pasas bajo sus arcos por el río y lo mantienes en secreto se te concederá.

Pont Marie. Foto: Wikipedia.
Pont Marie. Foto: Wikipedia.

Pont de l’Alma

Fue construido en 1854 por orden de Napoleón III y está ubicado al oeste de la ciudad, uniendo atracciones como el museo del Quai Branly -Jacques Chirac con la plaza de l’Alma y su famosa réplica de la Estatua de la Libertad de Bartholdi.

Sin embargo, desde finales de los años noventa es más conocido por ser el lugar donde murió Lady Di en un accidente de coche.

El lugar cuenta además con cuatro grandes estatuas y servía antiguamente para medir la altura de las crecidas del Sena (algo que ahora se hace desde el puente de la Tournelle).

Pont d’Arcole. Foto: Turismo de París.
Pont d’Arcole. Foto: Turismo de París.

Faltan muchos puentes por mencionar: el Pont de la Concorde, que une la Plaza de la Concordia con la Asamblea Nacional y que fue construido durante la Revolución Francesa con piedras de la demolida Bastilla; el Pont d’Arcole, refugio de músicos y otros artistas; el Pont Au Double, que durante el siglo XVII conectaba los dos edificios del hospital Hôtel Dieu; o el Pont Royal, levantado para sustituir el transbordador de pago que comunicaba el Louvre y el boulevard Saint-Germain son solo algunos de ellos.