Refshaleøen: Copenhague se reinventa en un viejo astillero

La vanguardia danesa se da cita en Refshaleøen. Foto Martin Kaufmann Visit Copenhagen.

Refshaleøen: Copenhague se reinventa en un viejo astillero

La reconversión de una antigua zona industrial y portuaria ha dado lugar a un área emergente que atrae por igual a artistas, creativos y emprendedores

Mar Nuevo

Madrid

29/03/2019 - 19:49h

La ciudad que inventó el hygge, ese estilo de vida sencillo y confortable que es también el secreto de la felicidad danesa, se reinventa una vez más. A quince minutos del centro, en una zona industrial que una vez fue el hogar de los astilleros más grandes del mundo, se alza la isla de Refshaleøen, imán para emprendedores, artistas y creativos, acogedores restaurantes, festivales de música y deliciosas propuestas gastro.

Adalid de la filosofía slow y cuna de un movimiento gastronómico que desembocó en el título del mejor restaurante del mundo para Noma, el proyecto del chef René Redzepi, la ciudad ha demostrado ser capaz de anticipar tendencias y ver el potencial en los rincones más insospechados.

Tras cerrar en 2017, un nuevo Noma abrió sus puertas totalmente reinventado con un nuevo espacio diseñado por Bjarke Ingels Group. En Refshaleøen por supuesto

[Para leer más: Los siete barrios más 'cool' de Holanda]

Reffen. Visit Copenhagen.
Refshaleøen, Foto Martin Kaufmann | Visit Copenhagen.

Tras cerrar en 2017, un nuevo Noma abrió sus puertas totalmente reinventado con un nuevo espacio diseñado por Bjarke Ingels Group que cuenta con una granja urbana y está rodeado de naturaleza. ¿Dónde? Por supuesto, en el antiguo barrio industrial de Refshaleøen.

El pasado febrero, el restaurante recuperó las dos estrellas Michelin que ostentaba antes del cierre.

La emergente Refshaleøen

El movimiento hacia el nuevo barrio de moda había comenzado mucho antes. Ubicada al noroeste de la ciudad, Refshaleøen es una zona portuaria que llegó a ser un importante núcleo industrial, que acogió incluso a los astilleros más grandes de Europa, B&W.

El que fuera un rincón olvidado ha cambiado radicalmente en los últimos cinco años, en los que se han instalado todo tipo de negocios, de panaderías gourmet a cervecerías artesanas, y se ha generado una interesante escena cultural

Cuando la construcción naval se marchó de la zona, hace décadas, muchos de los grandes almacenes y fábricas quedaron desiertos.

[Para leer más: Así se vive Palermo Soho, el barrio de moda de Buenos Aires]

Refshaleøen. Foto Visit Copenhagen.
Refshaleøen. Foto Visit Copenhagen.

El exjefe de cocina de Noma, Matt Orlando, fue uno de los primeros que se trasladaron a esta área, con un restaurante que abrió sus puertas en 2013, Amass. Les tacharon de locos, les dijeron que nadie iría tan lejos para comer en su local. Por supuesto, se equivocaron.

El que fuera un rincón olvidado ha cambiado radicalmente en los últimos cinco años, en los que se han instalado todo tipo de negocios, de panaderías gourmet a cervecerías artesanas, y se ha generado una interesante escena cultural.

Uno de los nuevos inquilinos es Copenhagen Contemporary (CC), un centro de arte inaugurado en 2016 que exhibe el trabajo de artistas contemporáneos de todo el mundo

Un imprescindible en Refshaleøen La Banchina.
Un imprescindible en Refshaleøen: La Banchina. Foto Visit Copenhagen.

Contemporary Center

Uno de los nuevos inquilinos es Copenhagen Contemporary (CC), un centro de arte inaugurado en 2016 que exhibe el trabajo de artistas contemporáneos de todo el mundo.

Ocupando la magnífica antigua sala de soldaduras del astillero de B&W, CC cuenta con más de 7.000 m2 de hermosas salas con una estética industrial dominada por los colores blanco y negro y, sobre todo, con mucho espacio para mostrar obras de gran formato, instalaciones de arte y obras monumentales de vídeo.

CC. Foto Visit Copenhagen.
Contemporary Center. Foto Visit Copenhagen.

Además de exposiciones de artistas como Bruce Nauman, Yoko Ono, Carsten Nicolai, Ragnar Kjartansson, Pierre Huyghe, Bill Viola, Céleste Boursier-Mougenot, Sarah Sze, Christian Marclay, Anselm Kiefer, SUPERFLEX y Doug Aitken, CC organiza charlas, paseos artísticos, conciertos o talleres creativos para niños.

Otro de los vecinos ‘culpables’ del resurgir del barrio es Reffen, un mercado de alimentos al aire libre con más de 50 vendedores y todo tipo de propuestas en forma de puestos de comida, bares y talleres creativos

Cuenta, además, con una tienda que ofrece una interesante selección de diseñadores escandinavos.

Reffen

Otro de los vecinos ‘culpables’ del resurgir del barrio es Reffen, un mercado de alimentos al aire libre –antes Copenhagen Street Food- con más de 50 vendedores y todo tipo de propuestas en forma de puestos de comida, bares y talleres creativos.

Reffen. Foto Visit Copenhagen.
Reffen. Foto Visit Copenhagen.

Construido a partir de viejos contenedores portuarios, cuenta, además, con un espacio junto al agua perfecto para saborear los platos y bebidas con vistas de primera al puerto de Copenhague.

Cerrado durante el invierno, el mercado vuelve a la actividad a finales de marzo con nuevas experiencias y proyectos que atraerán por igual a locales y turistas. Todos los puestos deben seguir criterios sostenibles y la mayoría ofrece productos orgánicos, de proximidad y de cultivos ecológico.

Una cafetería con sauna

Un recorrido por Refshaleøen no estará completo sin una parada en La Banchina, una cafetería a orillas del agua con sauna privada y un muelle idílico, perfecto para beber vino local en días soleados.

La cerveza es la protagonista de Broaden & Build, una cervecería artesanal que ofrece también comida informal en mesas de picnic, y de Mikkeller Baghaven, instalada en un antiguo taller junto a Reffen que produce su propia cerveza con levaduras y otros productos exclusivamente daneses.

Baghaven. Foto Visit Copenhagen.
Baghaven. Foto Visit Copenhagen.

¿Una experiencia de spa diferente? Sin duda la de CopenHot, que permite navegar por los canales de Copenhague mientras se disfruta de un spa, sumergirse en una bañera a cielo abierto o disfrutar en el puerto de una sauna con pared de cristal panorámica.

Y es que no se puede pedir más la zona de moda y que cuenta, incluso con su propio bar de playa, Halvandet, donde además de una bebida y buena música se puede jugar al voleibol, al fútbol, hacer kayak e incluso nadar.