Así está resucitando la ciudad vieja de Fez

El proyecto de la Place Lalla Yeddouna cambia la cara de la ciudadela medieval de Fez. Foto: Mossessian & Partners.

Así está resucitando la ciudad vieja de Fez

La ciudadela medieval de Fez, la más grande del mundo, pone freno a la degradación de sus calles, comercios y riads con un ambicioso plan urbanístico

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

27/12/2019 - 13:21h

La medina de Fez, en Marruecos, es un laberinto. Es caótica, encantadora y allí se siente el verdadero pulso de la ciudad. A pesar de la degradación que ha avanzado entre sus riads, comercios y calles, en los últimos años han surgido iniciativas que salen a su rescate.

La mayor área peatonal del mundo

Cabe recordar que esta es la medina más grande del mundo. Creada en el siglo VII, se expandió durante los años  hasta llegar a las 300 hectáreas, al punto que se considera como el área con mayor superficie peatonal del planeta.

Con 300 hectáreas, la medina de Fez es la ciudadela medieval árabe más grande del mundo

De hecho, además de los peatones, en sus 9.000 callejuelas solo circulan motos en un equilibrio imposible por sobre y los burros que llevan desde cueros a vasijas.

En su interior se encuentran algunos de los edificios más bellos del mundo árabe, como las mezquitas de los Andaluces y la de Qarawiyyin, así como las plazas de Bou Inania y Attarine, y las interesantes (pero de un olor chocante) curtiembres.

Place Lalla Yeddouna 1

El complejo Place Lalla Yeddouna está en el corazón de la medina de Fez. Foto: Mossessian & Partners

Freno a la degradación

Pero el tiempo está socavando las estructuras y paredes de sus casas y de los edificios más emblemáticos, por lo que el gobierno con fundaciones estatales están realizando un gran esfuerzo para revalorizar el patrimonio.

[Para leer más: Los mejores lugares para descubrir el alma de Marruecos]

Una de estas iniciativas es el complejo Place Lalla Yeddouna, impulsado por la Agencia para el Desarrollo y Rehabilitación de Fez (ADER-Fès).

El sitio se encuentra en uno de los puntos fundacionales, a un lado del Oued, curso que de ser conocido como ‘río de las joyas’ pasó a ser denominado ‘río de la basura’.

El saneamiento del curso fluvial está en marcha desde hace una década, y de a poco ya se ven balcones con flores y calzadas donde antes transcurrían las aguas cargando residuos.

El mejor escaparte para la cultura de Fez

El centro Place Lalla Yeddouna será un escaparate para los artesanos de Fez. Los trabajos manuales sobre la madera, el hierro, las cerámicas y el cuero tienen fama mundial, como se pueden ver en los patios y salones de los riads.

fes renovacion 1

En las restauraciones se convocan a artesanos para mantener la estética de los edificios. Mossessian & Partners

Muchas veces los artesanos suelen trabajar en las calles, debido al tamaño tan pequeño de sus talleres, pero para poder ver sus productos acabados hay que esquivar herramientas y retazos por el suelo.

El proyecto, diseñado por el estudio británico Mossessian & Partners, contempla la construcción de hoteles y restaurantes, para potenciar la oferta turística en la ‘ciudad blanca’ de Marruecos, y que el área se convierta en un foco de atracción para residentes y visitantes.

Rehabilitación de la medina

La agencia ADER-Fès ya ha rehabilitado 27 monumentos y edificios en la medina, algunos que datan del siglo XI. Entre ellas hay varias madrazas (escuelas coránicas) y casas como Dar Belmatti, que ahora sirve como punto de información para el complejo Place Lalla Yeddouna.

[Para leer más: La cocina de Marruecos seduce a los paladares españoles]

También cabe destacar la restauración del Spa Medina Real, uno de los más antiguos de Fez abiertos al público; así como numerosas casas, calles y fonduks, comercios dedicados a la venta de productos auténticamente marroquís.

Solo se aceptan artesanos

Para los trabajos se han contratado a artesanos que sepan dominar las técnicas ancestrales de la madera, los metales y el vidrio, para que las construcciones rehabilitadas mantengan su estética invariable.

Un ejemplo es la madraza de Bou Inania, creada en el siglo XIV, que vuelve a brillar con sus azulejos de diseños geométricos, sus celosías con planchas de cedro y la caligrafía árabe que recorre con elegancia todas las estancias.