Rincones de EEUU para cazar auroras boreales (y no hablamos de Alaska)

A lo largo de la frontera entre EEUU y Canadá hay numerosos sitios donde capturar las auroras boreales. Foto: Visit USA.

Rincones de EEUU para cazar auroras boreales (y no hablamos de Alaska)

En varios destinos de EEUU fronterizos con Canadá es posible ver el mágico espectáculo de las auroras boreales, sobre todo en noches de tormentas magnéticas

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

07/10/2019 - 13:58h

Las auroras boreales, con su elegante manto de colores verde, rosa y morado, se suele desplegar en el radio de los óvalos aurorales, que rodean a los campos magnéticos. Su extensión depende de la intensidad de las tormentas solares, y hay ocasiones en que la suerte acompaña y este fenómeno se puede ver desde los Estados Unidos.

Y no estamos hablando de viajar a Alaska: a lo largo de la frontera de EEUU con Canadá hay varios parques nacionales, bosques y parajes famosos por ser testigos del velo que flota en los cielos despejados. Estos son algunos de ellos

Bosques Nacionales de Panhandle, Idaho

A pocas personas se le ocurrirían viajar a Idaho para ver auroras boreales. Pero uno de los mejores escenarios es en el Lago Priest, enmarcado en el sistema de bosques nacionales de Panhandle, al noreste de este estado, con sectores que se extienden a los vecinos Montana y Washington.

idaho aurora
Auroras boreales sobre el Lago Priest.

[Para leer más: Las auroras boreales despliegan sus velos en febrero]

Las noches de invierno despejadas y sin luna llena suelen presentar a este espectáculo astronómico reflejado en las aguas de este lago, lo que es una pieza codiciada por los fotógrafos de naturaleza.

Aroostook, Maine

El condado de Aroostook, en el estado de Maine, apenas tiene población: apenas 4,3 habitantes por km2.

En estos parajes sin contaminación lumínica, no muy lejos de la ciudad canadiense de Québec, se encuentra el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Aroostook, donde desde el otoño hasta la primavera se suelen ver auroras boreales, sobre todo cuando hay una mayor incidencia de las tormentas magnéticas. Pero es en el invierno cuando se pueden divisar con más facilidad.

Maine Foto Mike Lewinski
Las auroras en el cielo estrella de Maine. Foto: Mike Lewinski-Flickr.

Si hay tormentas magnéticas es frecuente que estos lienzos de los cielos aparezcan más lejos del óvalo auroral

Además de este hermoso espectáculo nocturno, este refugio es un imán para los que realizan safaris fotográficos y los amantes de la naturaleza por la abundante presencia de animales como alces y osos negros.

 


Auroras boreales en el lago Moosehead, Maine. Imágenes: Mike Taylor.

Cook, Minnesota

El condado de Cook, en Minnesota, corona el litoral costero del Lago Superior, a 400 kilómetros al norte de Mineápolis.

Aquí solo hay media docena de poblaciones lacustres, que apenas llegan a los 6.000 habitantes.

[Para leer más: Siete hoteles para capturar las auroras boreales a todo lujo]

Sin que haya luces artificiales que fastidien la visual de los cielos, en varias zonas de los parques que ocupan la totalidad de este condado se pueden ver las auroras. Pero si se trata de elegir sitios, sobresalen la cascada High Falls, y los picos Oberg y Moose, que ofrecen un telón incomparable mientras la aurora realiza su danza de velos.

cook auroras
Diversidad de colores en el firmamento. Foto: Condado de Cook.

La oficina de turismo del condado preparó cuatro rutas por el territorio para capturar a las auroras.

Península Superior, Michigan

Esta península es uno de los sectores que se encuentran más al norte del territorio continental de EEUU, excluyendo Alaska. La formación de tierra se adentra hacia el Lago Superior, y sirve de puente entre los gigantescos lagos que separan al país de Canadá.

Mackinac puente superior
Las auroras se despliegan en el puente Mackinac. Foto: Lake Superior Photo.

Es común que las auroras se presenten en las noches del invierno, pero también entre la primavera y el otoño, y que los habitantes esperen a verlas en sus patios traseros, bien abrigados para resistir al intenso frío.

En varios parajes de la Península Superior la imagen de las auroras boreales danzando sobre las aguas es incomparable

Otros puntos recomendados para contemplarlas son Marquette, el puerto más grande del Lago Superior, o la Península de Keweenaw. En ambos casos, el espectáculo de la aurora que se refleja sobre las aguas es incomparable.