Cinco barrios de Roma para caminar a fondo

El Trastévere es uno de los barrios con más encanto de Roma. Foto: Kirk Fisher - Pixabay.

Cinco barrios de Roma para caminar a fondo

El aire hipster de Monti, el encanto del Trastévere, las vistas de Prati, la elegancia del Tridente y la placidez de Parioli. Cinco caras diferentes de Roma

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

07/09/2019 - 11:00h

Hay dos maneras diferentes de ver a Roma, y ambas son complementarias: una es dejar Google Maps de lado y perderse por sus callejuelas y avenidas. La otra es realizar largas pausas en una terraza o un café y observar cómo transcurre la vida en sus barrios. De las dos formas se obtiene una visión distinta de la Ciudad de los Césares.

Este recorrido transita por barrios algo alejados, otros que –hay que reconocerlo- son un imán para el turismo, están los que mantienen rincones secretos y los que destilan un aire pretencioso y elegante.

Trastévere

El antiguo barrio medieval, cuyo nombre significa “cruzando el Tíber”, vive un confuso cambio de identidad por el crecimiento del turismo y porque sus antiguas casas son reformadas para alojar a las nuevas fortunas. Es lo que se llama con el frío término de gentrificación.

A pesar de la gentrificación el Trastévere conserva el encanto de sus mercados, cafés y calles empedradas

Pero el lugar conserva su encanto, con sus mercados, cafés con terraza, comercios especializados en tatuajes y cervecerías artesanales.

Kirk Fisher en Pixabay trastevere
Plaza de Santa María, en el corazón del Trastévere. Foto: Kirk Fisher.

La llegada de una importante cantidad de artistas y bohemios en las últimas décadas le imprimieron un sello que se descubre en las galerías de arte que se esconden en sus callejuelas.

Hay que pasar un buen rato por el mercado del Campo del Fiori o ver los elaborados escaparates de los comercios en la Via del Moro. Además hay que descubrir los fotogénicos pasajes, o la belleza de los mosaicos de la Basílica de Santa María.

Monti

Aunque es uno de los barrios más antiguos de Roma Monti mantiene una vitalidad constante, en donde sus calles empedradas conducen a comercios de antigüedades y locales de artesanos que tienen piezas que no se encuentran en ningún otro sitio de la ciudad.

[Para leer más: Las calles de Roma se despiden de su mítico empedrado]

No esperen grandes monumentos y templos por aquí excepto el Mercado de Trajano y el Domus Area, la antigua residencia de Nerón.

En este barrio de espíritu obrero conviven jóvenes hipsters con personas mayores que toda la vida vivieron en sus límites, con ese ambiente confuso y divertido que le aporta la cercanía a la estación de trenes de Termini.

rione monti PH 55
Rincones secretos de Monti. Foto: PH55.

Monti tiene una selección de pequeños restaurantes y bares excéntricos, donde se puede tomar desde un tradicional espresso hasta coloridos aperitivos.

Para dejar pasar el tiempo, hay que pedir una mesa en La Bottega del Caffè, con vistas a la plaza de Madonna dei Monti, bajo la reparadora sombra de grandes sombrillas.

Un rincón más tranquilo es La Casetta a Monti, con una frondosa enredadera que casi oculta sus puertas y ventanas.

Prati

Este barrio, acomodado hacia la clase media, antecede al Vaticano y al Castillo de Sant’ Angelo, otra de las residencias papales.

Rome piazza cavour 20050922
La Plaza Cavour y el Palacio de Justicia. Foto: Wikipedia.

Conviene recorrer sus calles descubriendo pequeñas joyas de la arquitectura, como los detalles art nouveau y del estilo umbertino, la variante italiana del neo renacentismo, como el Palacio de Justicia de la Plaza Cavour.

Desde la Plaza Cavour se puede ver cómo al atardecer los romanos cambian de registro y se ponen elegantes en búsqueda del aperitivo vespertino

En un café de esta plaza se puede ver cómo a la tarde los romanos cambian de registro, dejan su ropa de trabajo y vuelven a salir ataviados con un sugerente estilo casual, en búsqueda de ese aperitivo en el Gran Caffè Cavour o en otro bar que siga imprimiendo elegancia.

Tridente

Este barrio al norte de Roma recibe su nombre por las tres avenidas que lo cruzan: la Via di Ripetta, la Via del Corso y la Via del Babuino.

Quizás uno pueda estar un poco agobiado por el aluvión de turistas que invaden las escaleras de la Plaza España que conducen a la sencilla iglesia de Santa Trinidad del Monte.

spanish steps ptra pixabay
La Plaza España, el punto más famoso del Tridente. Foto: Ptra - Pixabay.

Se puede elegir subirlas y tener una de las mejores vistas de la ciudad de las siete colinas, o quedarse en un café y dejar que la corriente de turistas sigan su curso hacia la Fontana di Trevi.

Pasear por la Via Condotti permite descubrir elegantes comercios, finos restaurantes y exclusivos hoteles para quien quiera tener una experiencia más exclusiva de la visita a Roma.

Parioli

Una buena forma de huir de las multitudes es enfilar hacia el barrio de Parioli, más residencial, con un toque aristócrata, pero que tiene una interesante selección de restaurantes, parques públicos y museos en sus calles anchas.

villa borghese  Imagen de brurezende en Pixabay
Calma en la Villa Borghese. Foto: Brurezende - Pixabay.

[Para leer más: La Roma imperial renace de sus ruinas]

Aquí están el museo de Zoología, la Galería Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo y el Museo Nacional Estruco, así como los bonitos y relajantes paseos de la Villa Borghese con sus mansiones decimonónicas al sur, o las Villas Glori y Ada al norte.