Sajos: una maravilla arquitectónica para dar voz al pueblo sami

Sajos, el parlamento sami. Foto Turismo de Finlandia.

Sajos: una maravilla arquitectónica para dar voz al pueblo sami

El abedul, el pino y la picea moldean las paredes curvas de ésta espectacular creación, la nueva casa de los sami finlandeses

Manena Munar

Madrid

29/06/2019 - 16:00h

Solo desde 2012, y gracias a la financiación de 15 millones de euros de Finlandia y la Unión Europea, el pueblo sami cuenta con su propio parlamento: Sajos. Madera de pino, abedul y picea cubre las paredes curvas de un original edificio que emula el tradicional gorro de los cuatro vientos del pueblo que, por primera vez en su historia, tiene este tipo de representatividad.

Tuula-Majja Magga-Helta habita en la localidad de Vuotso y pertenece a los sami del norte como muestran los tonos azules de su vestimenta.

Los sami o indios blancos son el único pueblo indígena de Europa, una misma etnia separada por cuatro fronteras: Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia

Es pequeña, de pelo oscuro y piel muy blanca, y está llena de amor y humor cuando cuenta cómo su marido, un sami inari, construyó la casa de madera en la que viven y el porqué de los diseños de aquellos tapices tejidos por ella, para finalmente entonar una canción de gracias a la vida ‘Yoik’ acompañada de un tambor oval hecho con piel de reno.

Tuula Majja Magga Helta viste su Kolt azul de Sami del Norte y entona una dulce balada Yoik laponesa sami. Foto Manena Munar.
Tuula-Majja Magga-Helta viste su Kolt azul de Sami del Norte y entona una dulce balada Yoik laponesa sami.Foto Manena Munar.

[Para leer más: Finlandia diseña la biblioteca del futuro]

Los sami 

Bosques y más bosques moteados muy de vez en cuando por casas de madera rojas o de color mostaza. Vastos lagos como el Inari, el tercero más grande de Finlandia.

Este es el paisaje de Laponia por excelencia, grandioso y cambiante, tanto que el pueblo sami divide las cuatro estaciones en ocho: primavera, verano-temprano, verano, verano-tardío, otoño, invierno-temprano, Invierno e invierno-tardío, cada una perfectamente diferenciadas en cuanto a sus labores de pastoreo de renos, pesca y recolección.

A todos los sami les une su vida en contacto con la naturaleza, la artesanía y la labor del pastoreo de renos, así como una bandera propia

A orillas del lago Inari viven los sami que, desde hace 11.000 años ocuparan el territorio Sampi, al norte del Círculo Polar Ártico.

Los denominados ‘indios blancos’ son el único pueblo indígena de Europa. Una misma etnia separada, sin embargo, por cuatro fronteras. 

Los sami del norte en cuyo kolt (vestido) predomina el azul, constituyen el grupo más grande, unos 50.000 y la mayoría vive en Noruega. Suecia, por su parte, cuenta con unos 20.000 sami.

Lago Inari, el tercero más grande de Finlandia. Foto Manena Munar.
Lago Inari, el tercero más grande de Finlandia. Foto Manena Munar.

De los 10.000 que viven en la Laponia finlandesa muchos de ellos pertenecen a los sami inari que ocupan el territorio del lago Inari. En su kolt predominan el verde, negro y rojo y cohabitan con los sami skolt, que viven en la península rusa de Kola, una pequeña minoría de 2000.

Un pueblo unido a la naturaleza

A todos ellos les une su labor de pastoreo de renos, su fusión con la naturaleza, la artesanía y una propia bandera, cuyos colores amarillo, rojo, verde y azul representan el sol, el cielo, los árboles y el fuego.

La conexión de lo sami con la naturaleza les permitió predecir, mucho antes que a los científicos, el cambio climático

En la parte derecha de la bandera está el sol y en la izquierda, la luna, que marcan las estaciones y los quehaceres de su vida pastoril o marinera como es el caso de los sami del lago Inari.

La población estos últimos, situada a 300 km al norte del Círculo Polar Ártico, forma parte del gran municipio de Inari-Saariselkä, una de las áreas de Finlandia más grandes y menos pobladas.

Granja de renos de una familia de Sami Inari. Foto Manena Munar.
Granja de renos de una familia de Sami Inari. Foto Manena Munar.

La vinculación sami con la naturaleza es tan fuerte que antes de que se hablara del cambio climático, ellos ya lo predijeron, modificando sus fechas de castración del macho y las épocas de pastoreo que cada vez tienen más difícil con el calentamiento global.

Un nuevo y gran problema para los sami es la construcción de un tren de alta velocidad que partirá la Laponia finlandesa en dos

El dilema de la alta velocidad

Atravesando esta tierra de días sin noche y noches sin día, la compañía más frecuente es la de los renos y alces que se cruzan por el camino. De hecho existe una aplicación, Porokello, que avisa de la presencia de renos en la carretera.

Toda esta pureza se verá afectada por el ferrocarril que, viajando a 200 kilómetros por hora, conectará Rovaniemi, capital lapona, con Kirkenes (Noruega).

El propósito último de Helsinki, Pekín y Bruselas es adherirlo a la red conocida como Corredor Ártico y convertirlo en la Ruta de la Seda del Hielo. Un proyecto que podría cambiar el modus vivendi de los samis.

Sajos, el parlamento sami. Foto Turismo de Finlandia.
Sajos, el parlamento sami. Foto Turismo de Finlandia.

Sajos: un parlamento para los sami

Desde 2012 y gracias a la financiación de15 millones de euros del estado finlandés y el Fondo de Desarrollo Regional Europeo, los sami cuentan con su propio parlamento, Sajos, que se podría traducir por campamento base.

El parlamento sami está liderado, desde 2016, por Tiina Sanila-Aikio

Allí se reúnen en lugar de en casas privadas o hoteles, como solían hacer, para resolver problemas relacionados con las lenguas, la cultura y con sus derechos.

El Centro Inari se sitúa a orillas del río Juuntuanjiki y está liderado, desde 2016, por Tiina Sanila-Aikio, que ejerce de presidenta.

Fachada exterior de Sajos. Foto Turismo Finlandia.
Fachada exterior de Sajos. Foto Turismo Finlandia.

El bellísimo edificio de madera es un proyecto de jóvenes estudiantes de arquitectura. La luz, la modernidad y el cuidado trabajo de la madera de pino local, abedul y picea que cubren las curvas paredes, son los protagonistas de Sajos, un edificio cuya planta emula el tradicional gorro sami de los cuatro vientos con cuatro puntas.

El espacio interior recuerda a otros objetos y adornos tradicionales, mientras que la cámara del Parlamento está hecha a semejanza de un tambor chamánico oval de dimensiones gigantes.

Reconocimiento a la cultura sami

Según los miembros del parlamento, el hecho de que la UE ayudara a la construcción de un lugar permanente para su consejo de gobierno es una muestra de reconocimiento a los sami.

Sajos, el centro de los sami. Foto Turismo de Finlandia.
Sajos, el centro de los sami. Foto Turismo de Finlandia.

El nuevo Centro Cultural Sami cuenta con un auditorio de 430 asientos que se puede utilizar como teatro o sala de conciertos, salas de reuniones para asociaciones locales, aulas para la formación de adultos, un centro de servicios sociales, archivos, biblioteca y una tienda especializada en libros y artesanía Sami.

El festival musical de los pueblos indígenas, Ijahis idja (la noche sin noche), se celebra en agosto, dando la bienvenida a intérpretes invitados de otros pueblos indígenas además de músicos sami.

Cerca del Centro Inari está otro edificio relevante en la vida Sami: Siida, Museo y Centro de Naturaleza Sami con exposiciones y visiones atmosféricas de la vida en el extremo norte de Finlandia. Siida introduce la historia de los Sami y la importancia de su entorno natural. Una ventana al vivir sami con exposiciones temporales, arte y seminarios durante todo el año.

Parlamento sami. Foto Turismo de Finlandia.
Parlamento sami. Foto Turismo de Finlandia.

El vivir sami

La tienda de artesanía y granja de renos de los Sami Inari es el complemento ideal para entender un poco más su universo y observar los bellos objetos hechos con materiales laponeses en los que predominan el asta de reno y su piel.

Allí vive y trabaja una familia de sami inari. Los renos pastan en la pradera de la finca, mientras padre e hijo sirven té en las típicas tazas de madera kuksa, fabricada por ellos mismos con el nudo del abedul.

Dentro de la acogedora cabaña de madera nos hablan sobre ese mundo sami de las ocho estaciones que, según el joven de veinte años, es tan fuerte y grandioso que, pese a su dureza, no podría nunca cambiarlo por el de sus compatriotas suomi (fineses).

Artesanías sami. Foto Turismo de Finlandia.
Artesanías sami. Foto Turismo de Finlandia.