La cuna del desastre de Chernóbil abre sus puertas al turismo

La sala de control de Chérnobil ahora es un punto turístico. Foto: Nerd23.

La cuna del desastre de Chernóbil abre sus puertas al turismo

Ahora se puede visitar la fatídica sala de control que causó la explosión de Chernóbil, aunque bajo estrictas reglas de seguridad

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

04/10/2019 - 12:04h

Es uno de los sitios más contaminados de radiación del planeta. Y abre sus puertas al turismo. Es la sala de control del reactor 4 de la planta de Chernóbil, donde una cadena de errores humanos causó uno de los mayores accidentes nucleares de la historia.

Cómo es el tour a la sala de control

La visita a la sala de control se realiza con guías autorizados, y los turistas se equipan con trajes de protección, cascos y máscaras para respirar. El paseo dura unos pocos minutos, para evitar que la exposición a los altos niveles de radiación perjudique a las personas.

[Para leer más: El éxito de la serie de HBO dispara el turismo en Chernóbil]

En la rápida visita se puede ver los tableros de control, con sus equipos llenos de polvo, aunque del lugar se retiraron numerosos equipos.

sarcofago chernobil
Un sarcófago de 36.000 toneladas recubre el reactor que explotó en 1986. EFE.

Hasta ahora las visitas se limitaban, como mucho, al exterior del edificio que explotó en 1986, y que fue recubierto con un sarcófago de 36.000 toneladas de acero y hormigón.

Uno de los mayores desastres nucleares

La explosión del reactor nuclear de la planta atómica causó 30 muertos en sus primeros segundos y cientos de víctimas por cáncer en los meses y años siguientes, aunque su número final es un misterio.

El desastre llevó a la evacuación de ciudades cercanas como Pripyat, donde vivían 50.000 personas.

La visita a la sala de control dura pocos minutos, para evitar que los altos niveles de radiación perjudiquen a los turistas

Parte de esta ciudad fantasma también se puede visitar. Los guías son los que deciden cuáles son los edificios y viviendas en los que se puede entrar, pero está terminantemente prohibido tocar objetos o llevarse algún recuerdo a casa, aunque sea una fotografía o una pieza de vajilla, por el alto nivel de radiación que registran.

Pripyat, Chernóbil. Foto Yves Alarie | Unsplash.
Máscaras de óxigeno en Pripyat, cerca de Chernóbil. Foto Yves Alarie | Unsplash.

En la ciudad los objetos quedaron intactos tras la rápida evacuación ordenada por las autoridades, con artículos personales sin guardar en las viviendas y coches con las puertas abiertas en las calles.

Boom turístico

La emisión de la serie de HBO sobre el desastre de Chernóbil disparó las visitas a la planta y las ciudades vecinas: si 72.000 personas pasaron por aquí en el 2018, en lo que va del año ya se registraron 87.000 turistas.

[Para leer más: Esta central atómica vive un éxito turístico. Y no es la que crees]

Inclusive la central atómica de Ignalina, que fue el escenario para filmar la serie, también aprovecha el tirón turístico por sus semejanzas con Chernóbil.

Ucrania quiere cambiar la imagen de Chernóbil

Hasta el 2011 la zona de exclusión prohibía el ingreso de cualquier tipo visita, pero los controles se fueron relajando en los últimos años.

pripyat21
En Pripyat todo está tal como fue abandonado tras la evacuación.

Chernóbil es una mancha negra en la historia de Ucrania, cuando formaba parte de la Unión Soviética. Con la apertura al turismo de los sitios cercanos al desastre el gobierno de Volodymyr Zelensky quiere cambiar la funesta imagen que rodea a aquel desastre nuclear.

El gobierno de Ucrania quiere organizar un corredor verde para enseñar cómo la naturaleza ha renacido por la ausencia humana

Para ello se crearon 21 rutas turísticas por la zona, donde además de las visitas a la planta nuclear y las ciudades cercanas también se organizan paseos por los bosques.

Debido a la ausencia humana, la zona fue invadida por la vegetación y creció la población de animales silvestres.

“Crearemos un corredor verde para el turismo. Chernóbil es un lugar único en el mundo donde la naturaleza renació tras un desastre causado por el hombre. Y esto es algo que queremos enseñar al mundo, ya sean turistas, científicos, ecologistas e historiadores”, dijo el presidente ucraniano.