Santo Domingo: 24 horas en la Ciudad Colonial

La Ciudad Colonial es Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1990. Foto Turismo República Dominicana.

Santo Domingo: 24 horas en la Ciudad Colonial

Moderna, dinámica y en constante transformación, así es esta capital caribeña y su coqueta Ciudad Colonial, que está hecha para descubrirse (y disfrutarse)

Andrea Alonso

Madrid

24/05/2019 - 17:51h

Sabemos que fue uno de los primeros asentamientos europeos en las Américas; por tanto, estos 500 años de historia nos van a sorprender. Santo Domingo cuenta con un extraordinario legado histórico, arquitectónico y patrimonial que se condensa en su coqueta Ciudad Colonial. La recorremos en 24 horas.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, este histórico barrio esconde un laberinto de calles estrechas llenas de maravillas arquitectónicas que van desde el siglo XVI hasta principios del XX y cuyos edificios coloniales albergan hoy museos y galerías de arte, coquetas boutiques, hoteles, restaurantes y cafés.

La capital de República Dominicana es posiblemente la metrópoli más moderna y dinámica del Caribe

[Para leer más: Montevideo: un viaje a la capital ‘slow’]

En la calle del Conde

Empezamos nuestro camino en la capital de la República Dominicana en la calle del Conde, que nos lleva a la Plaza de Colón, antiguamente conocida como la Plaza Mayor. Aquí nos encontramos con su catedral, la Basílica de Nuestra Señora de la Encarnación y también con la única estatua de Cristóbal Colón en la ciudad.

Inconfundible, en la Ciudad Colonial, el Meson d'Bari. Foto Turismo República Dominicana.
Inconfundible, en la Ciudad Colonial, el Meson d'Bari. Foto Turismo República Dominicana.

Seguimos por la misma calle, repleta de edificios art decó, hasta encontrarnos con la calle Hostos donde podemos adentrarnos en las ruinas del Hospital San Nicolás de Bari, primera iglesia y hospital del continente americano bautizados así en honor a un santo turco.

Nuestra siguiente parada: el convento de los Dominicos, fundado en 1510, y se convirtió en la primera universidad de América, la de Santo Tomás de Aquino.

Por último, algo que ningún visitante se puede perder: el triángulo que forma el primer tribunal de América, la Plaza de España y el Alcázar de Colón, este último residencia de Diego Colón y actual museo virreinal.

Catedral de Santo Domingo. Foto Turismo República Dominicana.
Catedral de Santo Domingo. Foto Turismo República Dominicana.

De tiendas

Para los amantes de las compras, la diseñadora Jenny Polanco es todo un referente en el país. Su boutique en la ciudad colonial se encuentra en la Calle Padre Billini, aunque en total cuenta con tres establecimientos en la ciudad.

El mejor souvenir de Santo Domingo bien podría ser una de las piezas de Jenny Polanco, una de las diseñadoras más icónicas del país

Sus piezas hablan de su afecto a la dominicanidad, con la inclusión del ámbar en la mayoría de sus prendas. Lleva tres décadas llevando a la República Dominicana por bandera y es uno de sus principales iconos.

Plaza de España. Doto Turismo República Dominicana.
Plaza de España. Doto Turismo República Dominicana.

[Para leer más: Seis experiencias inesperadas para disfrutar de República Dominicana]

Para comer

Santo Domingo ofrece una irresistible escena gastronómica, y es que por algo es la Capital Gastronómica del Caribe por tercer año consecutivo.

Locales y forasteros, todos coinciden: Pat'e Palo es el local que no te puedes perder.

Ellos mismos se presentan como un “restaurante albergado entre paredes cinco veces centenarias”, y es que esta fachada ha visto todo lo que pasaba en la Plaza de España durante siglos.

Santo Domingo cuenta con una irresistible escena gastronómica; no en vano es la Capital Gastronómica del Caribe por tercer año consecutivo

Su apuesta: una gastronomía que fusiona Europa y América. Entre los platos imprescindibles, el chivo encendío; el chef recorrió restaurantes de todo el país durante 9 meses probando distintas versiones de chivo antes de crear la suya propia que, cocida con especias dominicanas y servida sobre risotto de auyama, es puro arte.

Si hay un sitio que no te puedes perder en Santo Domingo es Pat'e Palo.
Si hay un sitio que no te puedes perder en Santo Domingo es Pat'e Palo. Foto Pat'e Palo.

Si prefieres una experiencia más local, Meson d Bari con su chivo y cangrejo guisado, y El Buche Perico con comida criolla gourmet.

La noche está a cargo de Jalao: espectáculos, música y diversión asegurada para conocer en tus propias carnes el ambiente de Santo Domingo.