São Paulo siempre se descubre mejor desde las alturas

El elegante Terraço Itália, restaurante ubicado en el piso 42 de un rascacielos, ofrece la experiencia de cenar con las mejores vista de São Paulo.

São Paulo siempre se descubre mejor desde las alturas

Rascacielos, helicópteros y terrazas. La ciudad más grande de Brasil es para disfrutar a docenas de metros de altura

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

24/07/2019 - 14:37h

Con más de 12 millones de habitantes São Paulo es la ciudad más poblada de Brasil. Y de Sudamérica. Es una auténtica jungla de cemento y cristal de más de 6.000 torres y rascacielos, que sin embargo adquiere una magnética belleza cuando se la contempla desde las alturas.

Hay tres maneras de ver el tapiz urbano de esta metrópolis brasileña: en un elegante restaurante en la cima de algún rascacielos, a bordo de los helicópteros turísticos, o disfrutando de una vertiginosa comida en una plataforma aérea.

Terraço Itália

Este edificio, el segundo más alto de la ciudad, tiene un restaurante en su piso 41 que ofrece hermosas vistas panorámicas de la urbe.

En los fogones está el chef italiano Pasquale Mancini, con un menú de cocina local con toques internacionales que cambia cada año.

terrazo 2

Por la noche se ofrecen románticas cenas a la luz de las velas y con piano de fondo.

[Para leer más: La avenida que se convirtió en la meca cultural de Sudamérica]

El establecimiento tiene una terraza que permite realizar fotografías de las torres vecinas y las avenidas que se cruzan allí abajo.

Edificio Copan

Este monumental edificio, diseñado por Oscar Niemeyer, es tan grande y denso que tiene un código postal propio. En su forma de serpiente se congregan 1.160 apartamentos, 72 comercios y restaurantes y hasta una iglesia evangélica.

El edificio Copan es tan grande que hasta tiene un código postal propio

Los turistas y residentes pueden subir al mirador del piso 32 para admirar el skyline paulista. Son visitas guiadas a las 10:30 y 15:30 horas, con previa reserva, y de la mano de un guía especializado.

copan2

Restaurante Vista

El Museo de Arte de São Paulo, otra obra emblemática de Niemeyer, no solo merece una visita por su importante colección sino por las panorámicas que se obtienen desde el café-restaurante Vista y el bar Obelisco, donde además de las torres que lo rodean se contempla el pulmón verde del parque Ibirapuera.

vista 2

Ver cómo el sol se pone entre las estructura de acero y vidrio es un espectáculo digno de contemplar, si es posible, junto con un cóctel. Sugerencia: probar el cajú amigo, con vodka y frutas tropicales del noreste de Brasil.

Paseos en helicóptero

São Paulo es la ciudad que tiene la mayor cantidad de helicópteros del mundo. La razón es que los ejecutivos y propietarios de grandes fortunas no tienen ganas de perder tiempo en el infernal tráfico de la ciudad y usan estos vehículos para llegar a sus oficinas, residencias o al aeropuerto.

[Para leer más: Helicopteros low cost, la alternativa para descubrir São Paulo]

Pero no hace falta ser un magnate de los negocios para disfrutar de las vistas a bordo de un helicóptero.

La selva de cemento de São Paulo se descubre de otra forma en helicópteros

Varias compañías ofrecen viajes de 20 minutos a una hora por la ciudad, con paquetes que incluyen cenas en lujosos restaurantes, sesiones de fotos y una copa de champagne de bienvenida.

Comida en las alturas

Dinner in the Sky es una compañía que organiza comidas en plataformas áreas, que se elevan a 50 metros y en donde unas 20 personas degustan diversos platos mientras sus pies, literalmente, están suspendidos en el aire.

Esta experiencia de vértigo también se ofrece en São Paulo, aunque a diferencia de otros sitios, su presencia está limitada a unos pocos meses.

 

La degustación dura entre una hora y hora y media, a un precio de 80 a 120 euros por persona, pero hay que comprar el pase con mucha anticipación porque es un éxito comercial.