Seis barrios para descubrir el arte urbano del mundo

En Buenos Aires aseguran que este es el mural de arte urbano más grande del mundo. Foto: Favio Lorenz-Gobierno Buenos Aires

Seis barrios para descubrir el arte urbano del mundo

Las calles de Santiago, Toronto, Miami, Perth, Buenos Aires y Berlin son un excelente escaparte para ver las tendencias mundiales del arte urbano

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

21/06/2019 - 12:30h

El arte urbano se expande en un difuso cruce entre el talento, lo efímero y la legalidad. Las iniciativas de muchos ayuntamientos de regularlo y ofrecer espacios, así como de empresas que usan sus técnicas para sus campañas publicitarias, convierten a estas obras de aerosoles en un imán turístico.

En el mundo hay numerosos barrios que se convierten en mecas del arte urbano, donde se encuentran trabajos de artistas locales e internacionales, que como si fueran trashumantes del arte, dejan su huella en gigantescos murales.

Mühlenstrabe-Berlín

El Muro de Berlín fue, desde los inicios de la década de los ’80, un lienzo con reclamos de libertad. Claro, eso en el lado occidental, porque en el sector oriental los soldados de la RDA disparaban primero y preguntaban después.

kw45 4 east side gallery 16 643x397

Derribado el muro en 1989 sobrevivió el sector conocido como East Side Gallery, en el barrio de Mühlenstrabe, que con una extensión de 1,3 kilómetros es una de las galerías de arte urbano más grandes que se puedan encontrar.

[Para leer más: El arte urbano explota en Santiago de Chile]

Allí todavía se encuentran obras famosas como la reproducción del beso entre el premier ruso Brezhnev y el alemán del Este Honecker, o la del Trabant que rompe el muro.

La forma más cómoda de visitar este sector es en bicicleta, y hay tours que organizan visitas guiadas para tener más detalles de la mezcla entre arte urbano y política.

San Miguel-Santiago de Chile

Santiago es una de las ciudades que más está dando alas al arte urbano, en una interesante competencia que mantiene con la cercana Valparaíso.

Además de interesantes muestras en su centro (como la calle pintada de colores en el Paseo Bandera), cabe acercarse al barrio San Miguel para conocer el interesante Museo a Cielo Abierto.

El artista local Alejandro González impulsó la creación del Museo a Cielo Abierto en un barrio obrero de Santiago, que ahora expone 40 obras de arte urbano

La idea fue del artista Alejandro ‘Mono’ González, quien en 2010 empezó a pintar en bloques de edificios y paredes de este barrio obrero, idea que atrajo la atención de colegas chilenos y de otros países.

cielo abierto 16 643x397

Ahora aquí se pueden ver unas 40 obras coloridas y de gran formato, que totalizan más de 6.000 metros cuadrados al aire libre.

Barracas-Buenos Aires

Este barrio era uno de los epicentros industriales de Buenos Aires, con talleres metalúrgicos, industrias gráficas y del cuero. En sus amplias paredes numerosos artistas imprimen su sello con obras etéreas, como la mujer con cuernos de carnero de Milu Correch, u otras de contenido social como Barrabravas, que denuncian la violencia en el fútbol, así como la Tortuga gigante del talentoso Martín Ron alerta de la degradación de la naturaleza o Niño de la calle aspirando pegamento lo hace con la marginación social.

Buenos Aires presume de tener el mural más grande del mundo: 2.000 metros cuadrados dedicados a un famoso pintor del barrio de La Boca

En el pasaje Lanín, en este barrio, el artista Marino Santa María pintó su taller de motivos abstractos y tonos intensos. La idea gustó tanto a los vecinos que pidieron que replique su creación en sus fachadas, y así esta explosión de color se extendió por los canteros, las luminarias y comercios cercanos.

grafiti980 mujer cuerno sur

Cerca, ya en el barrio de La Boca, se encuentra el que los porteños presentan como el mural más grande del mundo: 2.000 metros cuadrados dedicados al pintor Benito Quinquela Martín.

Wynwood-Miami

Este es otro ejemplo de un barrio denostado y que gracias a iniciativas de artistaso o mecenas como Tony Goldman cobra una nueva vida.

Las antiguas plantas industriales son centros de creatividad y de innovación empresarial, conjunción que se volcó en el surgimiento de galerías artísticas, y de eventos de primera línea como el festival Art Basel.

wynwood wall art foto turismo de miami 16 643x397

En el barrio destaca el espacio conocido como Wynwood Walls, una galería de arte al descubierto en la que se pueden descubrir piezas de reconocidos grafitteros como Pixel Pancho, Shepard Fairey -autor del poster Obama's Hope-, el brasileño Kobra, Aiko, Daleast, Neuzz... y muchos más.

En total en Wynwood es posible ver unos 200 murales, que se despliegan en 50 manzanas de este barrio.

Fremantle-Perth

En Australia Melbourne tiene a Hosier Lane, Sídney a Bondi Beach Wall y Perth a Fremantle. Aquí no se pueden dar más de 10 pasos en que uno se encuentra con una gigantesca obra de arte urbano, ya sea en paredes abandonadas o de centros comerciales, pero también en los interiores de bares, cafés y tiendas.

Un pulpo gigante en una fábrica en la calle Queen Victoria es uno de los trabajos de arte urbano más interesantes de Perth

Entre los trabajos más destacados están las marinas y playas en las paredes del centro East West Design, los murales del océano en el South Beach Café, el hermoso flamenco de la hamburguesería Moos Gourmet, la cebra del bar Ootong & Lincolon y el gigantesco pulpo en una esquina de la calle Queen Victoria.

pulpo perth

Y si quedó con gusto a poco, en las paredes del antiguo edificio Woolstore periódicamente los grafiteros regalan sus creaciones.

Islington-Toronto

Islington antes era un pueblo de la periferia de Toronto y ahora es un circuito imprescindible para los amantes del arte urbano.

the manse committee 2010 foto bo saldan a 15 970x597

La oficina de Mejoras de Negocios de Islington (BIA) logró que la calle Dundas se convierta en un paseo de pinturas hiper realistas, y que ningún graffitero las tape o arruine con un absurdo tag personal.

[Para leer más: Village de Islington: el barrio de los murales vivos de Toronto]

En total hay 28 trabajos de arte urbano, que totalizan 7.600 metros cuadrados, y que retratan costumbres y personajes típicos de este barrio, así como a escenas costumbristas de otras épocas.

Cada mural lleva una inversión de tiempo entre 300 y 400 horas de trabajo, y también se encuentran repartidos en unas cinco calles pequeñas a lo largo de la famosa avenida Dundas.