Seis experiencias para exprimir Boston a fondo

Boston en todo su esplendor desde la Bahía de Massachusetts. Foto: Todd Kent-Unsplash.

Seis experiencias para exprimir Boston a fondo

Arte, deportes, paseos por la bahía e historia. La ciudad más europea de EEUU presenta una propuesta única de tradición y modernidad

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

27/01/2020 - 13:15h

Una de las ventajas de pasear por Boston es que uno se olvida del coche. La ciudad más importante de Massachusetts recuerda a los centros históricos de las capitales europeas, con edificios de alto valor arquitectónico en cada esquina, y que se puede descubrir a pie.

Además de los paseos históricos y por el puerto en la ciudad también se pueden conocer interesantes museos de arte, descubrir uno de los estadios más importantes del mundo del béisbol y pasear por el ramillete de islas de la bahía.

Sendero de la Libertad

Casi 400 años jalonan su historia. El protagonismo que tuvo en la revolución que derivó en la creación de los Estados Unidos se puede seguir a pie en el Sendero de la Libertad (Freedom Trail), un trayecto peatonal de cuatro kilómetros por los sitios más emblemáticos de aquel suceso que cambió la historia del país.

[Para leer más: Boston vs Filadelfia: la batalla por la ciudad más histórica de EEUU]

Una línea roja lleva al peatón a lo largo de 16 puntos históricos. El punto de inicio es el Parque Público de Boston (Boston Common), y pasa por la Vieja Casa del Estado, la iglesia de Park Street, el Cementerio Granary, la Capilla del Rey (levantada en un cementerio porque nadie quería vender un terreno a la Corona británica) y el Salón de Reuniones Old South, entre otros puntos.

Old State House  Foto GBCVB

La Old State House rodeada de rascacielos. Foto: GBCVB

El recorrido se puede realizar sin necesidad de contratar un tour, pero si es por elegir uno, que sea el que los guías se disfrazan con vestimentas del siglo XVIII.

Vistas desde las alturas

Para capturar a Boston desde las alturas, si es que la neblina no conspira en los días de invierno, hay que subir al mirador del Prudential Center (conocida como The Pru), que permite ver los tejados y las cúpulas de los edificios más importantes del centro histórico, así como de los barrios cercanos como Cambridge.

El Sendero de la Libertad pasa por 16 puntos emblemáticos de la historia de Boston claves en la independencia de EEUU

Con una altura de 50 pisos, es el punto más alto de la región de Nueva Inglaterra, y la visita incluye la entrada al Museo Sueños de Libertad, enfocado en las inmigraciones en EEUU.

Desde el mirador de la Prudential Tower se pueden tener vistas de hasta 150 km. Foto: Wikipedia

Desde el mirador de la Prudential Tower se pueden tener vistas de hasta 150 km. Foto: Wikipedia

Una alternativa más relajada es tomar una copa o cenar en el restaurante Top of the Hub, ubicado en la planta 52. No es barato, pero la experiencia vale la pena.

Arte y más arte

Antiguamente el Instituto de Arte Contemporáneo de Boston era un cuartel de bomberos, ubicado en el South Boston Seaport, sobre la bahía.

El nuevo edificio, inaugurado en 2006, fue concebido por el estudio Diller Scofidio + Renfro para presentar un espacio de exposiciones de grandes dimensiones, y que también sirva como mirador de la escena marítima de la ciudad.

[Para leer más: Fenway, el barrio de Boston donde está prohibido no ser creativo]

El centro cultural acoge una importante muestra de arte moderno, y además de las exposiciones temporales se organizan conciertos y otros eventos culturales.

La moderna silueta del Instituto de Arte Contemporáneo de Boston. Foto Wikipedia

Instituto de Arte Contemporáneo de Boston Foto Wikipedia

Si se trata de ver obras más clásicas, el Museo de Bellas Artes cuenta con un patrimonio de 450.000 piezas, la segunda mayor pinacoteca del país; desde esculturas del Antiguo Egipto a obras de grandes maestros como Goya, Rembrandt, Velázquez, Gauguin, Van Gogh y El Bosco, entre muchos otros.

Paseo por las islas

Alrededor de Boston se despliega un abanico de 34 islas, como Little Brewster, Spectacle o Nix’s Mate. Todas juntas se presentan como el mayor espacio recreativo al este de Massachusetts.

Little Brewster Foto Robert Linsdell

Desde el faro de Little Brewster se ve la Bahía de Massachusetts. Foto: Robert Linsdell-Flickr

De las excursiones que parten desde el puerto se recomienda tomar el tour a Little Brewster, donde se encuentra el Boston Light, el faro más antiguo de EEUU.

Una de las vistas más bonitas de la Bahía de Massachusetts es la que se tiene desde la linterna de faro de Little Brewster, el más antiguo de EEUU

Hay que estar preparado para subir las escaleras hasta la linterna, pero las vistas de la bahía con los rascacielos de la ciudad al fondo, sobre todo al atardecer, es un espectáculo imprescindible.

La evolución de una ciudad

El paseo dedicado a Norman B. Leventhal permite ver cómo la Boston colonial fue cambiando con el tiempo, sin perder su corona de ser una de las principales ciudades de EEUU.

Bahia de Boston Foto GBCVB

El paseo marítimo de Boston es una de las salidas más recomendadas. Foto: GBCVB

El trayecto comienza en la Casa del Estado, en Beacon Hill, y llega a lo largo de la State Street hasta Long Wharf, sobre el puerto.

[Para leer más: Level ya conecta a Barcelona con Boston]

Los edificios coloniales comparten espacios con casas centenarias, y cada tanto algún rascacielos rompe el pasado con su modernidad de vidrio y acero.

En cada punto hay explicaciones ilustradas con los mapas de la colección de Leventhal, que llega a 200.000 piezas únicas.

La meca del béisbol

Así como el Camp Nou y el Bernabéu son iconos turísticos de Barcelona y Madrid, en Boston el Fenway Park es un imán para los amantes del béisbol; y para los que miran extrañados a este deporte, la visita vale la pena.

Fenway Park Foto Ken Lund Flickr

Fenway Park en un día de partido. Foto: Ken Lund-Flickr

Este es el estadio más antiguo de las ligas mayores, inaugurado en 1912, y cuando se concurre un día en que jueguen los Red Sox se podrá ver la pasión que presentan los bostonianos, sobre todo los de la afición Red Sox Nation, con su parafernalia de cotillón y productos de merchandising.

Si no hay juego, el estadio abre las puertas para realizar visitas guiadas por sus instalaciones. A la vuelta, en el Bleacher Bar se puede tomar una copa con vistas directas al diamante verde del campo.