Seis rutas perfectas para descubrir Europa en bicicleta

Europa guarda miles de sorpresas para descubrir pedaleando. Foto: Fabricio Macedo FGMsp | Pixabay.

Seis rutas perfectas para descubrir Europa en bicicleta

La bici es nuestra aliada en estos itinerarios que nos llevan de España a Serbia y de Francia a Austria pasando por Holanda, Italia, Alemania o Rumanía

Mar Nuevo

Madrid

21/08/2019 - 12:54h

¿Buscas unas vacaciones diferentes? ¿Qué tal una escapada ecológica y activa? De España a Rumanía, pasando por Francia, Holanda, Italia, Serbia, Austria, Alemania y Hungría, pedaleando junto a la costa o adentrándonos en profundos bosques y campos de flores, estas son algunas de las rutas europeas más fascinantes para recorrer en bici.

El paseo nos llevará por los bucólicos viñedos toscanos, recorreremos el fascinante valle del Loira en Francia o el espectacular parque de Keukenhof en Holanda. En España, seguiremos los pasos de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, a través de Castilla y León Aragón, Castilla-La Mancha y Valencia y emularemos a los antiguos romanos que cruzaban la península de norte a sur a través de la mítica Vía de la Plata.

El Camino del Cid ofrece un trazado de 1.485 km para bici de montaña y hasta 2.000 si optamos por la de carretera

[Para leer más: Cinco rutas en bicicleta para enamorarse de Suecia]

Camino del Cid

Actualmente podemos seguir las huellas literarias e históricas del famoso caballero medieval conocido como El Cid Campeador con la bici de montaña (BTT o MTB) a través de 1.485 km distribuidos en un total de 7 rutas unidas entre sí que van de los 49 a los 313 km.

La mayor parte del trazado discurre por caminos rurales y senderos de un total de ocho provincias que unen Vivar del Cid (Burgos) con Orihuela (Alicante).

El Cid. Foto Pixaby.
El Cid guía un recorrido por ocho provincias y 1.400 km. Foto: Pixabay.

Los paisajes de Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante fluyen bajo nuestras ruedas en una ruta señalizada y apta “para cualquier ciclista familiarizado con itinerarios de largo recorrido”, según sus responsables.

A través del portal de la ruta se puede descargar el itinerario sobre la base cartográfica de Google Earth y descargar todos los tracks, así como información útil para transportar la bicicleta o un listado de talleres y tiendas, alojamientos y restaurantes a nuestro paso.

La ruta también está señalizada para recorridos a pie y en bicicleta a través de carreteras secundarias y con poco tráfico.

Además del recorrido completo, el Camino del Cid ofrece variantes para que podamos adaptarla a nuestros días disponibles para pedalear, por ejemplo, un solo día, la ruta del Anillo de Gallocanta, entre Zaragoza y Teruel; cuatro días; La Defensa del Sur entre Valencia y Alicante; cinco días: Tierras de Frontera pasando por Soria, Guadalajara y Zaragoza; o seis días: El Destierro (Burgos - Soria - Guadalajara).

Valle del Loira

La ruta de los castillos por excelencia es también una buena idea para recorrer sobre dos ruedas, con pocos desniveles que la hacen muy asequible para cualquier ciclista.

La ruta de los castillos del Loira. Chateau royal Amboise Jardin. Foto: Château d Amboise L De Serres
La zona del Loira es muy asequible para recorrer en bicicleta. Foto Château d Amboise L De Serres.

Además de las paradas en los castillos y pueblos más hermosos se pueden contratar experiencias como catas de vinos y muchas empresas ofrecen todo tipo de servicios de asistencia, desde traslado de equipajes entre los alojamientos escogidos hasta alquiler de bicis eléctricas, guías y visitas a bodegas.

El viaje completo, desde Cuffy hasta el estuario atlántico del río Loira, forma parte del tramo francés de la ruta EuroVelo 6, que llega hasta el mar Negro, y suma un total de 800 km. La web Loire à vélo ofrece toda la información necesaria para realizarla, con mapas de las etapas y alojamientos, entre otras.

También en Francia, quien busque emociones más fuertes puede medirse en la ascensión al puerto del Tourmalet -mítico gracias al Tour de Francia- en la región de Midi-Pyrénées. Con muchas menos cuestas, el Canal des Deux Mers une Montpelier y Burdeos a través de una ruta de 800 km plagada de paisajes bucólicos.

Holanda a pedales

Con más bicicleta que habitantes, con 17 millones de personas que poseen más de 23 millones de estos vehículos, Holanda siempre es una buena idea para pedalear.

El portal de información turística ofrece todo tipo de alternativas con diferentes duraciones como la Ruta de los molinos y los prados, de seis días, que sale de la ciudad de Bunnik para atravesar preciosas áreas naturales, fantásticos castillos y bonitas fincas hasta llegar a Gouda, conocida por sus quesos y sus galletas stroopwafels.

Siete millones de flores nos esperan en el parque Keukenhof.
Los molinos y los tulipanes de Holanda nos saludan a nuestro paso. Foto: Turismo de Holanda.

La ruta sigue después hacia Kinderdijk, con sus 19 maravillosos molinos de viento y de agua, y llega hasta Dordrecht, una de las ciudades portuarias más antiguas de Holanda.

Otra opción más original, con salida y llegada en Ámsterdam, es la excursión de tulipanes, que combina itinerarios de cinco u ocho días en los que siempre se pasa por el famoso jardín de flores Keukenhof y ciudades históricas como Gouda, Leiden y Delft, con la navegación hacia la isla Frisia de Texel y la estancia de una noche a bordo de uno de los lujosos barcos de Boat Bike Tours.

[Para leer más: El arte de Flandes que solo se puede descubrir en bicicleta]

La Toscana

Uno de los paisajes más bellos del mundo (y el “más conmovedor”, según el historiador francés Fernand Braudel) es una delicia para los sentidos sea cual sea la forma escogida para recorrerlo. Por supuesto, la bicicleta, con su ritmo lento y relajado, es una excelente opción.

Si además queremos optar por un recorrido alejado de los principales puntos turísticos y adentrarnos en lo más profundo de la región, podemos optar por diferentes itinerarios como los que unen Orvieto y San Antimo, atravesando la región verde de Umbría y descubriendo termas como las de Chianciano y Saturnia, los paisajes del valle de Orcia con sus viñedos y elegantes cipreses, y los pueblos de Montepulciano, Pieza, San Quirico y Montalcino.

Toscana. Foto Luca Micheli | Unsplash.
Hay algo mágico en La Toscana. Foto Luca Micheli | Unsplash.

Vía de la Plata

De vuelta a España, y también con alternativas para bici de carretera y de montaña, proponemos la Vía de la Plata.

Sobre el trazado de un antiguo camino que permitía al pueblo tartesio comerciar con el norte de la península en el siglo VII a.C., las tropas romanas instituyeron un corredor que articula la península de norte a sur uniendo inicialmente Mérida y Astorga y más tarde prolongándose hasta Sevilla y Gijón.

Un pasaporte nos acredita como viajeros de la Vía de la Plata y nos proporciona descuentos en alojamientos, restaurantes y otros servicios

Esto se traduce, hoy, en una impresionante ruta de 800 km que atraviesa siete provincias de cuatro comunidades autónomas y nos regala hermosos y cambiantes paisajes, pueblos con encanto y ciudades milenarias y que, sobre todo, supone un viaje a la historia y la cultura de estas tierras.

Para los amantes de las dos ruedas existe una versión de la ruta que cuenta con su propia web y App y que ofrece toda la información necesaria, así como los tracks de las rutas, con una propuesta de viaje por etapas para realizar en un total de 12 días si queremos llegar desde Sevilla a Gijón.

Los romanos trazaron la ya mítica Vía de la Plata. Foto Mérida. Pixabay.
Los romanos trazaron la Vía de la Plata inicialmente entre Mérida (en la foto) y Astorga. Foto Pixabay.

Además, se ofrece información para visitar las ciudades del itinerario con todo tipo de consejos para cuidar la bici, así como un pasaporte gratuito que permite beneficiarse de descuentos en alojamientos, restaurantes y otras empresas.

El Danubio

Más largo aún, el itinerario de la Ruta Ciclista del Danubio engloba caminos y carriles bici de casi 3.000 km que se despliegan por cinco países: Alemania, Austria, Hungría, Rumanía y Serbia.

Desde la Selva Negra en Alemania hasta la desembocadura del río en el mar Negro (Rumanía) viviremos aventuras entre castillos escarpados, ciudades de cuento y bosques salvajes.

A su paso por Serbia, la ruta forma parte de la EuroVelo 6, un proyecto que conecta el Atlántico con el Mar Negro. Por su parte, el tramo austriaco es el que ofrece la mayor cantidad de servicios al ciclista, que van desde zonas de descanso a un tren con vagón de carga especialmente pensado par bicicletas entre Passau y Viena.

Danubio. Foto Pixabay.
Seguir el río Danubio en bici nos depara muchas (y fantásticas) sorpresas. Foto Pixabay.