Sí, en Europa aún existen playas desiertas (y estas son las mejores)

Lavezzi, las 'Seychelles del Mediterráneo'. Foto Bouvier Ben | Shutterstock.

Sí, en Europa aún existen playas desiertas (y estas son las mejores)

De Lanzarote a las islas griegas, pasando por Córcega, la costa Dálmata, Cerdeña o Estocolmo, estas son las mejores playas solo accesibles desde el mar

Mar Nuevo

Madrid

11/07/2019 - 15:32h

Llega el verano y con él, las altas temperaturas y nuestro deseo de escapar a la playa. ¿El problema? Que todos pensamos lo mismo, lo que conduce a playas masificadas sin apenas resquicio para la paz y la tranquilidad que asociamos con unas auténticas vacaciones. Pero hay costas que, por su difícil acceso, guardan aún la magia de la soledad. Estas son las mejores.

Desde Mallorca a las islas griegas, pasando por Córcega, Lanzarote, la costa Dálmata, Cerdeña o Estocolmo, existen perlas secretas que no conocen toallas apretujadas ni colas en el chiringuito. Entre sus secretos está el acceso, exclusivamente desde el mar.

El secreto para encontrar las mejores (y más solitarias) calas es su acceso exclusivamente por mar

[Para leer más: Dos destinos para descubrir otra Croacia (y huir de las multitudes)]

A cambio prometen una belleza única y, sobre todo, baños alejados de las multitudes. El portal de alquiler vacacional Holidu y Sailsquare, especializado en vacaciones en velero, han seleccionado los mejores opciones para disfrutar del mar (casi) en solitario.

1. Parque Natural de Sa Dragonera - Mallorca, España

Con forma de dragón, existen pocas zonas tan remotas y vírgenes en Mallorca (y España) como Sa Dragonera. En los alrededores existen diferentes áreas de buceo y también senderos muy recomendables para caminatas, que permiten explorar a fondo el paradisíaco paisaje de la isla.

Sa Dragonera. Foto Rafael Martin Gaitero | Shutterstock.
Sa Dragonera. Foto Rafael Martin Gaitero | Shutterstock.

Desde el Far Vell, por ejemplo, se obtiene una de las mejores panorámicas de la costa de Mallorca.

El viaje en barco tiene como punto de partida el Port d’Andratx, Camp de Mar, Paguera o Sant Elm; si preferimos viajar por nuestra cuenta es necesario contar con un permiso especial para poder atracar en el puerto.

A las islas Lavezzi, en Córcega, se las conoce ya como las 'Seychelles del Mediterráneo'

2. Islas Lavezzi - Córcega, Francia

Entre Córcega y Cerdeña, las islas Lavezzi invitan a los navegantes a explorar sus oníricas aguas turquesas. Bahías con playas de oro líquido, extravagantes formaciones de granito, o una flora y fauna muy particulares hacen del archipiélago un destino realmente especial, que muchos califican de ‘las Seychelles del Mediterráneo’.

Islas Lavezzi. Foto Sailsquare.
Islas Lavezzi. Foto Sailsquare.

La isla de Cavallo es la única habitada, el resto permanece casi intactas y goza de una especial protección: de hecho, solo se pueden visitar la propia Cavallo, Lavezzi y Piana.

Lo mejor es empezar el viaje en barco desde el sur de Córcega y navegar por Bonifacio. Al desembarcar en la isla nos recibirá un aroma a hierbas silvestres y laurel, pero también el canto de las aves marinas y las acrobacias de los delfines.  

3. Bahía Navagio - Isla Zakynthos, Grecia

Ubicada en la isla griega de Zakynthos, la bahía de Navagio es conocida –y ampliamente elogiada- por su particular estética, que incluye un barco oxidado que naufragó en los años ochenta, pero también a sus impresionantes acantilados grises y a sus aguas turquesas.

Navagio Bay. Foto Roman Safonov | Shutterstock.
Navagio Bay. Foto Roman Safonov | Shutterstock.

Para asegurarse la calma, lo mejor es visitar la bahía a primera hora de la mañana o a última de la tarde y, preferiblemente, con un patrón local que conozca todos sus rincones secretos.

[Para leer más: A estas espectaculares playas españolas solo se puede llegar en barco]

4. La Graciosa - Las Palmas, España

Cerca de Lanzarote y solo accesible por mar encontramos La Graciosa, un pequeño paraíso sin carreteras ni otras infraestructuras pero sí multitud de caminos de arena que permiten pedalear hacia las playas vírgenes de la isla, como las de las Conchas y la Cocina.

La Graciosa. Foto Shutterstock.
La Graciosa. Foto Shutterstock.

El destino que inspiró al escritor Robert Louis Stevenson para escribir su novela más vendida, 'La Isla del Tesoro', requiere también de un permiso especial para entrar en puerto o fondear en sus bahías. El esfuerzo, sin ninguna duda, merecerá la pena.

Robert Louis Stevenson se inspiró en La Graciosa para escribir su novela más vendida, 'La Isla del Tesoro'

5. Isla del Amor - Galešnjak, Croacia

Aunque muchos conocen su original forma de corazón, una minoría conoce el nombre de este pequeño paraíso croata: la isla de Galešnjak, una absoluta obra de arte de la naturaleza que se ubica entre la costa dálmata y la isla de Pašman.

Lovers Island. Foto Shutterstock.
Lovers Island. Foto Shutterstock.

Solamente se puede llegar en barco (propio o alquilado) a este destino, una de las miles de pequeñas islas del país, lo que garantiza la ausencia de multitudes y las delicias para los amantes de la navegación.

6. Cala Luna - Cerdeña, Italia

La hermosa Cala Luna ofrece una bahía escarpada, con varias cuevas, situada en la costa este de Cerdeña. Fina arena dorada e imponentes acantilados frente a un mar turquesa dibujan el escenario idílico para un baño en el Mediterráneo.

Aunque a esta playa se puede acceder desde tierra firme, en barco ofrece una perspectiva mucho más mágica, que incluye la panorámica de toda la bahía y que permite buscar las zonas de baño menos concurridas.

Cala Luna. Foto Marc Osborne | Shutterstock.
Cala Luna. Foto Marc Osborne | Shutterstock.

7. Skellig Michael - Irlanda

Más allá del Mediterráneo también hay tesoros perfectos para el verano y solo accesibles en barco. Es el caso de la costa sudeste de Irlanda, donde se encuentra la Isla de Skelling Michael.

Convertida en icono tras la grabación de la película ‘Star Wars: Episodio VII - El Despertar de la Fuerza’, en la que la isla sirve de escondite a Luke Skywalker, llegar a ella sigue siendo una misión complicada.

Skellig   MNStudio Shutterstock.com
Skellig. Foto Shutterstock.

La recompensa, sin embargo, merece la pena: un destino de belleza extraordinaria y salvaje.

8. Archipiélago de Estocolmo - Suecia

Si piensas que en Estocolmo todo el minimalismo y diseño de vanguardia, debes poner rumbo a su archipiélago, conformado por alrededor de 30.000 islas.

Aunque es posible llegar a algunas de sus islas en coche o en bicicleta, explorarlas desde un barco permite navegar a través de los ‘jardines’ (skerries) de las islas más pequeñas del archipiélago y descubrir todos sus secretos.

Archipiélago de Estocolmo. Foto Shutterstock.
Archipiélago de Estocolmo. Foto Shutterstock.

La isla de Sandön, de costa arenosa, o la de Utö, donde disfrutar de hermosas playas y también de paseos en bicicleta o rutas de kayak, son algunas de las más sorprendentes.