Si hay una ruta del whisky, tiene que ser esta

El mejor whisky de malta del mundo se produce en la región de Speyside, en Escocia. Foto: The Malt Whisky Trail

Si hay una ruta del whisky, tiene que ser esta

The Malt Whisky Trail recorre las destilerías de la región de Speyside, donde se encuentran la mitad de las destilerías de whisky de malta de Escocia

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

05/02/2020 - 18:27h

Escocia tiene cinco regiones productoras de whisky, pero la que nadie puede dejar de visitar es la de Speyside, que concentra la mitad de las destilerías que producen whisky de malta en el país británico.

La razón es la calidad de las aguas del río Spey, que provee de la pureza necesaria para mantener una tradición que lleva más de 200 años, donde la producción artesanal persiste a pesar de los avances tecnológicos.

La ruta del whisky de malta

En este territorio agreste, de pequeños pueblos que soportan un clima duro, se pueden visitar siete destilerías, una productora histórica y una fábrica de toneles que forman parte de la Malt Whisky Trail, una ruta de tres días (aunque se puede hacer en menos tiempo) en la que abren las puertas a casi todos los secretos del ‘agua de la vida’.

Durante tres días se pueden recorrer las siete destilerías más importantes en la capital mundial del whisky de malta

El recorrido es de 120 kilómetros dividido en tres etapas diarias, una ruta que se inicia en la ciudad de Banffshire y que culmina en la de Forres.

El primer día

El punto inicial es la destilería de The Glenlivet, una de las marcas más famosas de la región. La entrada es gratuita y ahonda en el proceso de producción del whisky de malta, que concluye con una degustación de sus productos añejados por 12 y 18 años.

glenlivet

Destilería The Glenlivet. Foto: The Malt Whisky Trail

El siguiente destino, a casi cinco kilómetros en dirección al pueblo de Knockandu, es la destilería Cardhu, otra marca de merecida fama mundial, y que también produce las variedades de Johnnie Walker.

[Para leer más: La piedra que dio vida a los grandes whiskies]

Esta es la única destilería con una mujer al mando, y tras la visita del Glassic Tour por los toneles y alambiques se realiza una cata con bouquet a cargo de un experto, donde los visitantes se pueden llevar un vaso de recuerdo.

speyside toneles

Fábrica de toneles de Speyside. Foto: The Malt Whisky Trail

La siguiente parada no es una destilería sino una fábrica de barricas. Es la tonelería de Speyside, la única que sigue en activo en todo Reino Unido, donde se podrá ver como los maestros toneleros arman estos gigantescos recipientes a mano.

Cardhu, productora del Johnnie Walker, es la única destilería con una mujer al mando

Incluso se anima a los visitantes a que se animen a poner manos a la obra y armen una pequeña barrica.

Marcas pioneras

El segundo día se inicia en la localidad de Dufftown, que se promociona como la capital mundial del whisky de malta.

gleffindich

Variedades de whiskies Glendiffich. Foto: The Malt Whisky Trail

Allí se encuentra otra marca que es insignia de este tipo de destilado, Glendiffich, que lo produce desde 1887. La visita Pioneer’s Tour, que dura medio día, explora el proceso de producción y detalla los orígenes de William Grant y su familia en el mundo del whisky.

[Para leer más: Un tren para descubrir la cara más exclusiva de Escocia]

Además allí se aprenderá a embotellar la bebida directamente de la barrica y se presentará una clase maestra de cata y bouquet.

El camino a Rothes acerca a Glen Grant, la única destilería escocesa que mantiene el nombre de sus propietarios originales. Además de visitar la planta hay que conocer los hermosos jardines victorianos del lugar.

strahisla

Strahisla, la destilería más antigua. Foto: Visit Scotland

El tercer punto es la destilería de Strahisla, en el poblado de Keith, que es la más antigua de las Highlands, al iniciar su producción hace 234 años, en 1786.

En el proceso de destilado se podrá conocer cómo se elabora una variedad de mezcla de Chivas Regal Premium, además de la marca propia, el Strahisla de 12 años.

La última etapa

En el encantador pueblo de Elgin se inicia la última etapa de este recorrido por la región de Speyside. La primera parada es la destilería de Glen Moray, en la que el mismo director de la planta oficia de maestro de ceremonias mientras explica el proceso de elaboración, una característica de su pasión por lo artesanal.

La destilería de Dallas Dhu, cerrada hace casi 40 años, permite saber cómo se elaboraba el whisky con las maquinarias de principios del siglo XX

En camino a Forres se pasa por Benromach, que llama la atención porque es donde se produce el primer whisky de malta con certificado de producto orgánico. Si se realiza la visita Experience, es posible embotellar el propio whisky y llevarlo para casa.

benromach

Whiskies de Benromach

[Para leer más: Las muchas caras del whisky]

El mismo fundador de esa destilería fue el impulsor de la de Dallas Dhu, que si bien cerró sus puertas en 1983, permite saber cómo se elaboraba en whisky hace un siglo y medio atrás, con maquinarias centenarias que no se podrán ver en ningún otro sitio.

Y así termina el viaje de tres días por la región donde se produce el mejor whisky de malta del mundo.