Siargao: el paraíso surfero oculto en Filipinas

Entre aguas cristalinas, la ola Cloud 9 atrae a surfistas de todo el mundo a este lejano paraíso. Turismo de Filipinas.

Siargao: el paraíso surfero oculto en Filipinas

Ajeno aún a los turistas que ya invaden otras playas como El Nido de Palawan, este edén en forma de lágrima emerge como la última isla-paraíso de Filipinas

Mar Nuevo

Madrid

07/02/2019 - 19:28h

Pensar en Filipinas es pensar en playas de aguas turquesas, fondos coralinos y espléndidos resorts, collares de cuentas marinas y aventuras de Melville, pies descalzos en la arena, grandes palmeras y manglares. Una imagen idílica que, sin embargo, es cada día más difícil de encontrar como consecuencia de la creciente masificación. Hasta que llegamos a Siargao: bienvenidos a uno de los últimos edenes en la tierra.

La naturaleza virgen convive en armonía con los pocos turistas que llegan, especialmente atraídos por la famosa ola Cloud 9, causante de que el destino sea conocido como un paraíso surfero.

Frente a otras islas filipinas como Palawan o Boracay, Siargao ha desarrollado una explotación turística lenta y concentrada en pocos lugares, dejando zonas prácticamente vírgenes

[Ahora sí: es el momento de escaparse a Formentera]

Y es que frente a lugares como El Nido de Palawan o Boracay, que tuvo que ser cerrada durante varios meses para regenerar el frágil ecosistema dañado por el desarrollo turístico, Siargao ha desarrollado una explotación turística lenta y concentrada en lugares como General Luna, que deja zonas de la isla prácticamente vírgenes.

Sirgao paraiso del surf.
Siargao. Turismo de Filipinas.

Oculto a los ojos de los turistas

Descubierta en el siglo XVI por el español Bernardo de la Torre y redescubierta en la década de los 80 del pasado siglo por los apasionados del surf, los pioneros que descubrieron la fabulosa ola en forma de tubo que rompe en un arrecife de coral, y que es especialmente atractiva entre los meses de julio y noviembre.

Siargao es un paraíso surfero gracias a su famosa ola Cloud 9, un tubo que rompe frente a un arrecife de coral

En 1992 acogió incluso el primer Campeonato Internacional de Surf y, mucho después, en 2017, el estreno de la película filipina ‘Siargao’ le dio otro empujón a la promoción del lugar y lo reveló a los ojos de nuevos viajeros ansiosos de descubrir sus playas.

[Los cruceros conquistan el paraíso con sus islas privadas]

Entre playas y manglares

Y si el surf no está entre nuestras prioridades, podemos dedicarnos a disfrutar al máximo de las playas no masificadas de arena fina, del buen clima y las aguas cristalinas. Desde la costa General Luna podemos acceder a las pequeñas islas de Naked, Daku y Guyam.

Las playas de Siarago ofrecen aguas cristalinas y arena fina. Turismo de Filipinas.
Las playas de Siarago ofrecen aguas cristalinas y arena fina. Turismo de Filipinas.

Para disfrutar de la verdadera soledad, mejor dirigirnos al nordeste: los arenales de Burgos y Pacífico son nuestro destino, auténticos diamantes en bruto que, gracias a su difícil acceso, están prácticamente desiertas.

En la playa Magpupungko, y como consecuencia de sus particulares formaciones rocosas, se originan durante la marea baja unas piscinas que invitan al baño con vistas al océano: la auténtica infinity pool pero en versión natural.

De vuelta en Siargao, la playa Magpupungko es una de las imprescindibles. Sus particulares formaciones rocosas originan, durante la marea baja, originales piscinas que invitan al baño con vistas al océano o, lo que es lo mismo, la auténtica infinity pool pero en versión natural.

Mientras que en la cascada de Tak Tak nos mezclaremos con mucha gente local.

¿Más naturaleza? En el municipio de El Carmen encontraremos los manglares más grandes de Filipinas, bosques de 4.200 hectáreas repletos de especies endémicas de flora y fauna marina.

Siargao laguna
La Sugba Lagoon se abre se esconde en un bosque de manglares. Foto Turismo de Filipinas.

En su interior, la impresionante laguna de Sugba Lagoon, de color aguamarina y con formaciones kársticas, en la que podemos adentrarnos haciendo paddle surf o navegando en ‘banka’, el tradicional barco local de madera.

Paraíso foodie

El centro neurálgico de la isla, si es que podemos denominarlo así, es General Luna, ideal para perderse en el mercado, cambiar impresiones con los locales y disfrutar de la cocina. Pese a su tamaño, es un gran destino gastronómico, con una interesante variedad de restaurantes y cocinas, entre las que se cuentan la japonesa, indonesia o mexicana, además de la cocina típica filipina, una auténtica delicia.

Pese a su tamaño, Siargao es un gran destino gastronómico, con una interesante variedad de restaurantes y cocinas, entre las que se cuentan la japonesa, indonesia o mexicana, además de la cocina típica filipina, una auténtica delicia

Entre las propuestas se cuentan platos con pescado fresco, guisos caseros o carne asada, que se pueden consumir en restaurantes y también en puestos a pie de calle.

Siargao Surf

No hay que perderse el ceviche filipino (pescado crudo cocinado con vinagre de coco y limón), el pan de coco o el adobo (carne o pescado marinado en vinagre, ajo y salsa de soja).

Entre los restaurantes más recomendables cabe destacar Bravo Restaurant, Shaka, Kalinaw, White Banana y Kermit.

Respecto al alojamiento, no faltan resorts estilosos, como Bravo Beach Resort, con bungalows privados, o Green House, con jardín y vistas al mar.

La isla del yoga

Recorrer la isla en tuk tuk, en bici o el moto, realizar una excursión en la ya mencionada ‘banka’, bañarse entre cientos de medusas inofensivas, disfrutar del atardecer entre mirando a la playa o fotografiar las casas con barandillas de bambú y flores de colores son otros de los pequeños placeres que ofrece esta isla, auténtico remanso de paz y espiritualidad.

La práctica del yoga se ha convertido, junto al surf, en la actividad local por excelencia, que se disfruta más aún por el marco idílico en el que se practica

De hecho, la práctica del yoga se ha convertido, junto al surf, en la actividad local por excelencia, que se disfruta más aún por el marco idílico en el que se practica.

Siargao, Filipinas.

También vinculada destaca la profunda concienciación que existe respecto al medioambiente. Y es que, además de abogar por el turismo sostenible diversas plataformas informan a los visitantes de prácticas para mantener limpia la isla, desde el uso controlado del plástico hasta el empleo de insecticidas naturales o cremas solares no contaminantes, siempre con la finalidad de preservar la isla.