Siete centros termales dignos de ser patrimonio de la humanidad

Karlovy Vary, en la República Checa, es uno de los centros termales más distinguidos de Europa.

Siete centros termales dignos de ser patrimonio de la humanidad

Por la belleza de sus instalaciones y su importante legado histórico estos complejos termales pueden integrar la lista de la Unesco de sitios emblemáticos

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

25/04/2019 - 18:16h

La costumbre de los baños termales viene del Imperio Romano, adoptada por la cultura musulmana y redescubierta por la realeza a fines del siglo XIX. Los hallazgos de aguas terapéuticas convirtieron a diversas villas en sofisticados centros de salud.

Elegantes y con un servicio de cinco estrellas, los spa se transformaron en grandes complejos que, un siglo y medio después, aspiran a formar parte de la lista de Patrimonios de la Humanidad de la Unesco.

[Para leer más: El centro termal más antiguo del mundo reabre sus puertas]

Además de fortalecer la salud y disfrutar del relax, estos sitios eran un centro de reunión social de la nobleza y la alta burguesía, en un juego de relaciones tejidas entre salones de baile, casinos y jardines.

Roemertherme

7 Baden bei Wien -- Austria


En Baden también pasaron los romanos y dejaron sus baños como herencia, aprovechando la existencia de fuentes termales. Por ello la bautizaron como Thermae Pannonicae.
Actualmente hay 14 manantiales, que llevaron a que esta villa austríaca cuente con grandes mansiones que acompañaron al deseo de Francisco I de construir su residencia de verano.
Entre las construcciones modernas destaca el spa de Römertherme Baden, que tiene la mayor estructura de cristal de Europa.

bath

6 Bath -- Gran Bretaña


Esta ciudad bautizó a los baños en lengua inglesa. Fue en el siglo XIX cuando unas excavaciones dieron con unas instalaciones donde los romanos se solían bañar para desconectar, socializar y hacer negocios.
En la actualidad no es posible utilizarlas por razones higiénicas, pero la visita histórica vale la pena.
Pero si alguien quiere relajarse entre aguas cálidas puede ir al vecino complejo Thermae Bath Spa, que abrió en 2005.

Montecatini Terme fd (5)

5 Montecatini -- Italia


A mitad de camino entre Pisa y Florencia se encuentran las termas de Montecatini.
Sólo cuenta con 20.000 habitantes pero es uno de los centros de salud más elegantes de la Toscana.
En la villa hay unos 200 hoteles de todas las categorías, y tres casas termales, de las que sobresale en belleza Stabilimento Tettucio Spa. Ni bien se pone un pie en la entrada el visitante siente que realiza un viaje en el tiempo.

vichy francia

4 Vichy -- Francia


El agua de Vichy tiene fama mundial. Ya Luis XV y más adelante Napoleón aprovecharon la mineralidad de sus manantiales, camino que siguió Napoleón III cuando construyó su residencia de verano.
Tras este monarca llegaron las grandes fortunas, que levantaron sus mansiones, hoteles, una ópera y un centro termal con un gran salón y una decoración basada en influencias orientales.

Spa belgica

3 Spa -- Bélgica


¿De dónde viene la palabra ‘spa’? Pues de esta ciudad belga, donde se encuentran 300 manantiales. Su descubrimiento llevó a la rápida construcción de infraestructuras como balnearios y casinos, porque el relax no se entiende si no hay un poco de espacio para el juego.
El lugar se convirtió en un imán para las casas reales del continente, al punto que fue conocido como “el café de Europa”.

Karlovy vary

2 Karlovy Vary -- República Checa


Esta popular ciudad saltó a la fama en el siglo XIX con el hallazgo de fuentes termales.
El médico imperial Josef von Löscher ayudó a su fama cuando publicó un ensayo sobre los efectos terapéuticos de estas aguas, lo que llevó a convertirse en uno de los resorts de salud más distinguidos de Europa.
Junto al río, en el barrio de los balnearios, hay bonitas pasarelas peatonales con arcadas y columnas. En la moderna Columnata de la Fuente Termal se encuentra el géiser Pramen Vřídlo, que alcanza los 12 metros de altura.

Františkovy Lázně

1 Františkovy Lázně -- República Checa


En la región de Bohemia occidental desde el siglo XV se conocían los saludables efectos de sus aguas termales.
Conocida como Kaiser Franzensdorf (Villa del emperador Francisco II), este monarca de los Hasburgo construyó una bonita villa que conserva su belleza.
El lugar cambió su nombre a Františkovy Lázně cuando tras la Segunda Guerra fueron expulsados los habitantes de habla germana.
Junto con los balnearios cercanos de Karlsbad, Marienbad y Jáchymov forma una de las regiones termales más legendarias del centro de Europa.