Siete propuestas inesperadas para disfrutar de Andorra (sin esquiar)

Mushing. Foto Turismo de Andorra.

Siete propuestas inesperadas para disfrutar de Andorra (sin esquiar)

Este pequeño paraíso invernal ofrece muchas sorpresas para disfrutar de la nieve más allá de tradicional esquí

Mar Nuevo

Madrid

11/01/2020 - 18:30h

Hacer vivac y yoga a 2.200 m, sobrevolar las estaciones en parapente, disfrutar de un vino Jean Leon con productos gourmet, explorar cuevas y túneles secretos, sentirse como un esquimal practicando el mushing o volar sobre la nieve a bordo de una ski bike -bicis con esquís en lugar de ruedas- son algunas de las propuestas para quien le pide más a las vacaciones de invierno.

Sí, nos encanta la nieve, el esquí (y el snowboard), sentir el viento en las mejillas, disfrutar de los paisajes de montaña, saborear el caldito y compartir todas nuestras anécdotas y aventuras sobre las tablas. Además de todo estoy hay mucho que ver y que hacer en los destinos de nieve. Y Andorra es uno de esos paraísos invernales repletos de sorpresas y experiencias por descubrir.

Una de las aventuras de mayor contacto con la naturaleza pasa por practicar vivac (o dormir directamente al raso bajo las estrellas)

[Para leer más: El hotel perfecto para disfrutar de una experiencia de lujo en Andorra]

Speedride: sobrevuela las pistas en parapente

En Ordino Arcalís y para adictos a la adrenalina, el speedride es la mejor opción. Se trata de un descenso en el que se sobrevuela literalmente la estación a toda velocidad gracias a la combinación del parapente y los esquís. Por su exigencia es una actividad dirigida a esquiadores con buen nivel y siempre acompañados de un monitor.

Speedride. Foto Turismo de Andorra.

Speedride. Foto: Turismo de Andorra.

Noches estrelladas

¿Quién dijo que la nieve es solo para el día? En Vallnord-Pal Arinsal se puede disfrutar también de la noche en la montaña, por ejemplo a través de clases de yoga a 2.200 m de altura que se maridan con excelentes cenas bio en el restaurante Pla de la Cot, siguiendo las últimas tendencias del mindfulness.

Quienes quieren exprimir hasta el último minuto en las pistas haciendo saltos y trucos pueden decantarse por el Sunset Park Peretol by HH, en Grandvalira, el único snowpark de los Pirineos abierto hasta las 21.00 horas.

El Sunset Park Peretol by HH es el único snowpark de los Pirineos que abre hasta las 21.00 horas para seguir practicando saltos y trucos hasta que aguanten las fuerzas

La experiencia más inesperada espera en Ordino Arcalís, la estación más salvaje del país, donde practicar vivac (o acampar directamente al raso), una auténtica aventura para la que necesitarás, eso sí, la compañía de un experto en la montaña.

Mushing

Esquí alpino, de montaña, raquetas de nieve, motos de nieve… Hay vida más allá, por ejemplo, el mushing, una actividad con la que descubrir nuevos paisajes al más puro estilo de los esquimales a bordo de un trineo tirado por perros y conducido por un musher. Incluso se puede conducir el propio trineo, lo que añade a la experiencia el contacto directo con estos fantásticos animales.

 

En Grandvalira hay recorridos de 3, 5 o 10 km, con circuitos en Riba Escorxada (El Tarter) y en el Centro de Actividades de Aventura (Grau Roig).

Explorar cuevas secretas

Una de las novedades de la temporada la encontramos en Ordino Arcalís son las visitas diurnas y nocturnas a la cuevadel Port del Rat. Se trata de un túnel inacabado, ideado en origen para conectar Andorra con Francia, y que ha terminado convirtiéndose en una cueva artificial donde, cada invierno, surge de forma natural un espectáculo de estalagmitas de hielo.

Durante el día se puede acceder esquiando mientras que por la noche la mejor fórmula para acercarse es el Gicafer, un vehículo anfibio que te permite visitar toda la estación cuando oscurece.

Tunel Port del Rat. Fot Turismo de Andorra.

Tunel Port del Rat. Foto: Turismo de Andorra.

Sorpresas gourmet

Atrás quedó la comida de batalla servida en las estaciones; desde hace varios años es posible encontrar a pie de pista excelentes propuestas gastronómicas que este año incoporan una novedad: el Wine & Meat Bar by Jean Leon en Grandvalira. Un lugar creado para disfrutar de grandes vinos combinados con productos gourmet.

En Vallnord-Pal Arinsal una buena apuesta es el restaurante Cow Bella, ubicado en un pequeño rincón con vistas privilegiadas y buenas carnes.

Arriba del todo, en Ordino Arcalís, el Refugi de les Portelles es un buen lugar para probar los platos más característicos de la gastronomía de montaña.

gastronomia en pistas

Porque se puede (y se debe) comer bien en pistas. Foto: Turismo de Andorra. 

En bici por la nieve

Y para bajar la comida, nada como probar nuevas sensaciones a bordo de una el Ski Bike, una bicicleta equipada con unos mini esquís (en lugar de ruedas) que te permitirán bajar a gran velocidad por las pistas.

Tubing (deslizarse a bordo de donuts gigantes por toboganes), snake gliss (un conjunto de trineos articulados), vuelo en helicóptero, tirolina y snow Ratrack (paseo a bordo de una de las máquinas pisapistas) son otras de las actividades que se pueden realizar.

El glamping ha llegado a los Pirineos.

El glamping ha llegado a los Pirineos.

Alojamientos inesperados

Además de excelentes hoteles, el alojamiento en Andorra puede suponer, en sí mismo, toda una experiencia. Existen cabañas a más de 2.000 m, por ejemplo en el sector de Grau Roig, en Grandvalira, a las que se accede en Ratrac, pero también alojamientos en burbujas transparentes, como el Domo Lodge en Grau Roig; antiguas bordas andorranas clásicas en el parque natural del Valle de Sorteny, en Ordino; y hasta las más novedosas propuestas de glamping, como la Airstream Experience by Schweppes, para dormir en una mítica caravana Airstream en plena montaña pero con todas las comodidades de un hotel boutique.