Sólo una terraza escapa a la ley del silencio de Colau

Sólo una terraza escapa a la ley del silencio de Colau

Bestial, del Grupo Tragaluz, el único club del Puerto Olímpico al que no se le han precintado los equipos de música

Carles Huguet

Barcelona

02/11/2015 - 22:44h

La terraza de Opium, una de las discotecas de la zona, se ha quedado muda.

Se acabó la música al aire libre en el Puerto Olímpico de Barcelona. Ada Colau decidió precintar la semana pasada todos los equipos de música de las terrazas de la zona debido a que carecían de licencia. Entre los afectados, locales ilustres como las discotecas Pachá y Opium del Grupo Costa Este y Shoko. Sin embargo, un establecimiento ha sorteado el cepo de la alcaldesa. Se trata del Bestial, del Grupo Tragaluz.

Las argumentaciones son varias. Algunos propietarios de la zona, medio en broma medio en serio, explican que los agentes encargados "se olvidaron del local". "Ese día no había mucho gente y pasaron de largo", explican. Mientras, el Ayuntamiento alude a un problema en la tramitación administrativa, "que ha sido más lenta en este caso", pero que tendrá las mismas consecuencias en breves.

No hay marcha atrás

Pese al 'mute' impuesto por Barcelona en Comú, los propietarios se muestran confiados en llegar a algún tipo de acuerdo, a la vez que reconocen la infracción. Piden sentido común. "Es cierto que no tenemos licencia, pero es una zona que no molesta a nadie y siempre se nos había permitido poner música en nuestras terrazas", lamentan a 02B. Desde el consistorio, se muestran tajantes: "No existe ningún tipo de licencia que permita esta actividad", cuentan. Y no tiene visos de que vaya a haberla.

Por el momento, la asociación de locales del Puerto Olímpico ya ha solicitado un encuentro con los responsables locales con tal de intentar llegar a algún acuerdo. "Todavía no tenemos fecha, pero nuestra intención es tratar de evitar el silencio total", avisan. "Fijar un volumen máximo podría ser la solución", recetan.

De momento, aquellos que, pese al frío, quieran continuar escuchando música en sus salidas nocturnas por la zona sólo tienen una opción. No por mucho tiempo.