¿Por qué este pueblito suizo se disfraza de Escocia cada dos años?

Cada dos años el pueblo suizo de Appowila organiza un festival de tradiciones escocesas. Fotos: Daniel Sennhauser.

¿Por qué este pueblito suizo se disfraza de Escocia cada dos años?

La obsesión de los habitantes de Appowila por Escocia les lleva a organizar un insólito festival en homenaje a la cultura del país de las Highlands

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

21/10/2019 - 13:08h

Gaitas, hombres robustos lanzando rocas y troncos, otros vistiendo la tradicional falda cuadriculada, abundancia de whisky y cerveza. Pareciera un típico festival en el corazón de Escocia, excepto que esas montañas no son las Highlands sino los Alpes, y que esta fiesta no sucede cerca de Edimburgo sino en Abtwil, un poblado al este de Suiza.

Hace más de 10 años que esta villa, a 20 kilómetros de Lucerna, está obsesionada con Escocia. Y el responsable es uno de sus vecinos, Martin Tschirren, quien a los 20 años viajó al país británico y quedó tan fascinado que propuso, medio de verdad y medio en broma, organizar un festival de tradiciones escocesas, informa BBC Travel.

Del caos al éxito

Así fundó la Asociación Appowila (nombre medieval de su pueblo suizo) y en 2009 lanzaron la primera edición de las Appowila Highland Games…que fue un pequeño caos: se esperaban 800 personas y llegaron 5.500, sólo había una barra para vender cerveza y nadie había pensado en cómo organizar el parking.

Los juegos tradicionales escoceses en Suiza fueron impulsados por un vecino que, tras unas vacaciones, volvió obsesionado con la cultura de la Highlands

Las siguientes ediciones fueron más organizadas. En la última, realizada hace tres semanas, congregó a 13.000 visitantes tanto de Suiza como de otros países como Alemania.

Escocia Suiza foto Daniel Sennhauser07
Pasión por Escocia en los Alpes suizos. Foto: Daniel Sennhauser

El pueblo vestido de Escocia

Un castillo de cartón piedra da la bienvenida y continuamente suenan las gaitas de las agrupaciones musicales, vestidos como escoceses de toda la vida con sus faldas reglamentarias y sus chalecos negros.

[Para leer más: Planes alternativos para descubrir otro Edimburgo]

La bandera celeste con la Cruz de San Andrés se encuentra en todos los rincones, en la feria medieval se despacha whisky importado de las Highlands y cerveza Brewdog, y artesanos locales venden elaborados kilts (la falda escocesa) y sporrans (los pequeños bolsillos de cuero, ricamente adornados con piel, que se coloca en la cintura).

Escocia Suiza foto Daniel Sennhauser12
Las mujeres también participan de los juegos tradicionales escoceses. Foto: Daniel Sennhauser.

Juegos y tradición

Pero lo más divertido de ver son los juegos tradicionales que, con buen desempeño, realizan estos suizos enamorados de Escocia.

Entre otros, están el arte de levantar piedras (similar al harrijasoketa del País Vasco), el lanzamiento de martillos y del cáber, un madero de hasta cinco metros de largo y tan pesado como incómodo.

En las fiestas se organizan competencias tradicionales como el levantamiento de piedras y el lanzamiento de martillos

La fiebre suiza por Escocia se expande a otros pueblos, que formaron dos ligas de Highland Games (una de hombres, otra de mujeres) para competir en el evento bienal de Abtwil.

Escocia Suiza foto Daniel Sennhauser11
Concurso de gaiteros en el festival. Foto: Daniel Sennhauser.

Un jurado de escoceses experto en la música tradicional se encargaba de dar su veredicto a la banda de gaiteros que mejor sonaba durante los dos días de fiesta, mientras que otros grupos despachaban canciones tradicionales celtas por las callejuelas del mercado medieval.

En esta última edición el otoño más cálido y seco que de costumbre no encajó con la estética escocesa, pero el festival de hace dos años, que diluvió sin cesar, fue el mejor marco escénico que recordaba al duro clima de las Highlands.

Escocia Suiza foto Daniel Sennhauser06
Fuerza y destreza en el lanzamiento del cáber. Foto: Daniel Sennhauser.