Tailandia cierra indefinidamente la playa de Leonardo Di Caprio

Bangkok y las playas de Phuket, Phi Phi, Krabi, Koh Samui o Koh Yao sufren la mayor presión turística en Tailandia.

Tailandia cierra indefinidamente la playa de Leonardo Di Caprio

El gobierno prorroga el cierre de la emblemática Maya Bay para permitir que el ecosistema se recupere tras los excesos turísticos

Tailandia es uno de los destinos en riesgo de morir de éxito. La masificación turística ha puesto en jaque algunos de sus espacios emblemáticos, en concreto la emblemática playa Maya Bay, donde se filmó la película ‘La playa”, de Leonardo Di Caprio, y que llegó a recibir 6.000 visitantes diarios.

La fragilidad de su ecosistema y los daños que sufrieron sus fondos de corales como consecuencia del aluvión de turistas y el ascenso de las temperaturas marinas condujo a las autoridades al cierre del arenal, en la isla de Phi Phi Leh (en el mar de Andamán) por un periodo de cuatro meses, entre junio y octubre.

Las autoridades advierten de la necesidad de al menos un año, quizás más, para que el entorno pueda recuperarse

El gobierno prorroga el cierre

Sin embargo, “cuatro meses no han sido suficientes”, señaló a Reuters el director de la Oficina de parques nacionales, Songtham Sukswang. "Necesitamos un año, dos o puede que más para que el entorno se recupere", añadió.

De hecho el 80% de las barreras de coral del país corre graves riesgos, y cerrar el flujo de turistas por un tiempo tan breve no resultó bastante para que este ecosistema pueda regenerarse.

Se estima que el 80% de las barreras de coral de Tailandia corre graves riesgos, por lo que las autoridades fijan el cierre de algunas zonas entre junio y octubre para los ecosistemas puedan regenerarse

El cierre de Maya Bay, en el Parque Nacional Hat Noppharat Thara-Mu Ko Phi Phi, no fue el primero que llevaron a cabo las autoridades de Bangkok. En 2016, la pequeña isla de Koh Tachai fue también clausurada temporalmente para permitir su regeneración.

Otras tres pequeñas islas fueron prohibidas al poco tiempo, y cada año, los paraísos marinos que pertenecen a los parques nacionales son cerrados de junio a octubre para permitir que la naturaleza pueda recuperarse de los excesos turísticos.

Emblema tailandés

Sin embargo, el cierre de Maya Bay se entendió como un paso más allá, en tanto que es uno de los iconos del turismo en el país. Y pone en relieve el problema de Tailandia de cómo administrar el turismo en forma sostenible. Solo en 2017, el país recibió 35 millones de turistas.

Este sector moviliza 75.690 millones de euros, el 20,6% del PIB, según datos del Consejo Mundial de Turismo. Es también una de las principales fuentes de empleo del país, ya que emplea 5,7 millones de personas (el 15,1% de la población activa).

La Autoridad Nacional de Turismo de Tailandia (TAT) ensaya diferentes iniciativas para desviar a los visitantes hacia los focos menos turísticos del país

En diez años las llegadas pasaron de 12 a 35 millones de personas. Entre ellos, sobresalen los turistas chinos: en ese período sus visitas aumentaron de uno a diez millones.

Iniciativas de turismo sostenible

La Autoridad Nacional de Turismo de Tailandia (TAT) prueba diferentes iniciativas que le permitan seguir explotando el turismo por lo que trata de desviar a los visitantes hacia los focos menos turísticos del país.

Así, además, de la construcción de dos nuevos aeropuertos internacionales en Phuket y Chiang Mai, el gobierno comenzó a otorgar exenciones impositivas a los viajeros que optan por alojarse en destinos menos transitados con sumas que alcanzan los 400 euros.

La normativa, vigente desde enero, se modificó a partir de agosto para incluir en los circuitos turísticos pequeños hoteles y otros establecimientos.

El resort que lucha por su cuenta

Koh Phi Phi tiene dos islas principales: Phi Phi Leh y Phi Phi Don. Mientras en la primera se encuentra la archifamosa playa Maya Bay, la segunda, más grande, es escogida por miles de mochileros que llegan atraídos por el ambiente festivo y las opciones económicas de alojamiento.

Phi Phi Island Village colabora con el gobierno para recuperar las costas tailandesas degradadas.
Phi Phi Island Village Beach Resort se encuentra en las antípodas del turismo masivo.

Allí se ubica Phi Phi Island Village Beach Resort, una propiedad de cuatro estrellas integrada por amplios bungalows con techo de paja y villas, que se ubica en las antípodas de la escena que domina el otro lado de la isla, donde las fiestas en la playa se extienden durante toda la noche.

En colaboración con las autoridades del país, el resort implementa medidas que buscan la recuperación del 50% de los arrecifes dañados en cinco años

En colaboración con las autoridades del país, el complejo lucha contra la degradación del entorno con medidas como la instalación de boyas de amarre para evitar que los barcos arrastren sus anclas a lo largo de los arrecifes de coral, fondos para guardaparques y una campaña de sensibilización entre las comunidades locales, entre otros.

Entre sus objetivos, la recuperación del 50% de los arrecifes dañados en cinco años.

Además, Phi Phi Island Village Resort abrió recientemente un centro de interpretación para concienciar a los turistas y residentes de las comunidades vecinas sobre la vida marina y los ecosistemas, y cultivar la conciencia ambiental.