Tailandia abre la puerta a la masificación turística

Miles de personas invaden cada día la playa de Maya Bay, en Tailandia.

Tailandia abre la puerta a la masificación turística

Tailandia cierra al turismo la playa que hizo famosa Leonardo DiCaprio, pero autoriza la construcción de dos aeropuertos para recibir más turistas

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

08/06/2018 - 17:54h

Tailandia sufre de masificación turística. No todo el país, pero sus principales destinos sufren la degradación ambiental y urbanística por la llegada de más de 35 millones de visitantes anuales, sobre todo de China.

El turismo estaba destrozando una de las playas más bonitas del país, Maya Bay, que a partir de este mes y hasta octubre queda cerrada al turismo.

Este lugar se hizo famoso por la película La Playa (2000), donde un joven Leonardo DiCaprio nadaba y retozaba entre las aguas transparentes de la isla de Koh Phi Phi.

Por su difusión mundial, cerca de 300 ‘speed boats’ acercaban cada día a más de 5.000 turistas que apenas tenían espacios para tomar sol.

El objetivo del cierre por parte de las autoridades es recuperar la población de corales, ya que el 72% estaba gravemente amenazado por los viajes en embarcaciones, y por los visitantes que tocaban y arrancaban trozos de las formaciones.

Dos aeropuertos nuevos

Pero esta acción, aplaudida por las organizaciones ecologistas, choca con la intención del gobierno tailandés de abrir, todavía más, las puertas al turismo internacional.

 

Aeropuertos de Tailandia aprobó el plan para construir dos aeropuertos internacionales en Phuket y Chiang Mai, dos de los principales focos turísticos del país.

Los nuevos aeropuertos de Phuket y Chiang Mai permitirán recibir a 10 millones de personas más al año

Lo llamativo es que estas ciudades ya cuentan con dos aeródromos, que cada año reciben a 15 millones y nueve millones de pasajeros anuales, respectivamente.

Cada terminal costará 1.600 millones de euros, y se espera que la construcción, que comenzará el año que viene, finalice en 2025. Para cuando esté operativo, gestionará el tránsito de 10 millones de personas adicionales.

Impulso de los vuelos de bajo coste

Tailandia es uno de los países más baratos de la región, uno de los imanes para atraer a turistas no solo de Europa o EEUU, sino también de China. De hecho, casi uno de cada dos visitantes proviene del gigante asiático.

Solo en abril las llegadas de turistas chinos creció el 32%, impulsado en gran parte por la explosión de las aerolínea de bajo coste en la región, que ofrecen viajes que una década atrás eran imposibles de comprar para gran parte de los visitantes.

Quitar presión a los sitios populares

El Ministerio de Turismo y Deportes había dicho que realizan acciones para quitar presión a los lugares más concurridos, como Bangkok, Chiang Mai o las playas más populares, y promocionando “la Tailandia desconocida”.

Pero la llegada de los nuevos aeropuertos echan por tierra estos deseos, indican expertos consultados por The Telegraph, porque abren la puerta a que aumenten las visitas a las costas, islas, templos y ciudades que ya están sofocadas por el exceso de turistas.