Tasa Covid en el turismo: Camboya retiene 2.600 euros a los viajeros

El complejo de Angkor Wat es uno de los lugares más visitados de Camboya. Foto: Vicky T. | Unsplash.

Tasa Covid en el turismo: Camboya retiene 2.600 euros a los viajeros

De test gratis a depósitos de 2.660 euros a la llegada al aeropuerto: Camboya pone en marcha un extravagante plan de reactivación del turismo

Mar Nuevo

Madrid

16/06/2020 - 18:45h

Hay países que mantienen sus fronteras cerradas a los turistas, otros como Italia y Grecia que ya reciben visitantes y otros que han ideado unas normas tan excéntricas que difícilmente permitirán su acceso, por mucho que se declaren abiertas al turismo. Entre estas últimas se encuentra Camboya, que exige un depósito de 3.000 dólares (2.660 euros) en concepto de test de Covid-19, tratamiento médicos e incluso incineración.

Con tan solo 128 casos diagnosticados de la enfermedad y ningún fallecido, si rastreamos el país asiático en herramientas como Tripsguard, dedicada a informar sobre los destinos en el mundo que actualmente reciben viajeros internacionales, figura entre los pocos abiertos al turismo.

Camboya ha diseñado este plan para reactivar el turismo pero evitando la entrada de casos importados de Covid-19

Sin embargo, hay letra pequeña. Y en este caso prácticamente anula de facto la entrada de visitantes.

[Para leer más: Se buscan viajeros: Cancún te paga el hotel y Chipre el médico]

Depósitos de 3.000 dólares

A medida que el mundo vuelve a la actividad y los viajes se reactivan el gobierno publicó el pasado 9 de junio una actualización de sus planes turísticos. Según explicó el ministro de Economía y Finanzas de Camboya, Aun Pornmoniroth, el objetivo es proteger al país de la Covid-19 y hacer que los visitantes asuman el costo de cualquier posible caso importado.

Por ello impondrán medidas antes, durante y después de la llegada. Entre las primeras, se exige un certificado de salud que confirme que se ha realizado una prueba PCR al menos en las 72 horas anteriores a la llegada, así como un visado (36 dólares) y un seguro de salud con una cobertura de al menos 50.000 dólares.

A la llegada a Camboya tendrán que realizar un depósito de 3.000 dólares que quedará bloqueado para afrontar los gastos médicos derivados de una posible infección. Al bajar del avión habrá que realizarse otra prueba PCR, que tiene un coste de 100 dólares más 5 dólares del autobús que conduce al centro médico, 30 por permanecer en el área de espera y 30 más por las comidas, según informa One Mile at Time. Si el resultado de todos los pasajeros de ese vuelo es negativo son libres de marchar.

Cuarentenas para todos los pasajeros

Si por el contrario el resultado del test, aunque sea de uno solo de los viajeros, es positivo se les exigirá a todos guardar 14 días de cuarentena en una instalación designada por el gobierno, con un coste de 84 dólares por día o, lo que es lo mismo, 1.176 dólares por el periodo de aislamiento impuesto.

Al finalizar la cuarentena se realizará otro testo (100 euros) y, en caso de hospitalización -que se realizará en un hospital de la capital del país, Phnom Penh-, habrá que abonar 225 dólares al día, más 400 adicionales por hasta cuatro pruebas serológicas.

Sumando todos los importes podría ser que el viajero haya pagado hasta 3.165 dólares antes incluso de tener el resultado de su prueba. Todos los gastos se irán deduciendo del depósito.

En el peor de los casos, el que acabe con el fallecimiento, se cobrará un extra de 1.500 euros en concepto de incineración.

En el mejor, se devolverá la diferencia del depósito inicial una vez aplicados todos los cargos de los test.

Las medidas, dirigidas a proteger la economía del país -aunque no tanto a favorecer el turismo, una industria básica en el país de los templos de Angkor Wat-, difieren de las puestas en práctica en otros lugares como Madeira, donde se realizarán test gratuitos a la llegada al aeropuerto, o Chipre, que se compromete a correr con los gastos hospitalarios ante un potencial caso de infección de un viajero.