Así es posible disfrutar de las terrazas de Nueva York en invierno

El Península New York despliega domos transparentes para disfrutar de la ciudad en invierno. Foto: Península New York.

Así es posible disfrutar de las terrazas de Nueva York en invierno

El hotel Península New York crea un invernadero en su terraza, dotado de las mejores comodidades para tomar una copa en las alturas sin miedo al invierno

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

05/11/2019 - 14:06h

Nueva York puede ser maravillosa en invierno, pero hay un problema que a muchos viajeros le parecen un escollo insalvable: su duro clima. Las temperaturas pueden caer hasta los –5º (o más), recrudecido por las corrientes de viento que se crean entre los edificios. A pocas personas se les ocurrirían disfrutar de una copa en la terraza de un rascacielos por la noche…hasta ahora.

El hotel Península New York, uno de los más elegantes de la ciudad, presentó una alternativa para que el invierno no arruine un programa gastronómico o social en su azotea: dos iglús transparentes que permiten tener las mejores vistas de Manhattan sin tener que sufrir por el frío.

[Para leer más: Las cinco suites más exclusivas para descubrir en Nueva York]

El Chalet de Ning estará abierto hasta abril del año que viene, y consiste en dos domos que pueden alojar a 50 personas para un cóctel, o a 30 si se organiza una cena.

Decoración al estilo suizo

El interiorismo mantiene un estilo calcado de las villas de esquí más lujosas de los Alpes suizos, con sillones de inspiración nórdica y mantas de tela de diseño escocés y otras de pieles sintéticas, mientras que una chimenea aporta el calor de los leños encendidos que todos agradecen.

Los domos pueden alojar a 30 personas, y su estructura transparente permite disfrutar de las vistas nocturnas de Manhattan sin sufrir por el frío

La terraza está decorada con arces japoneses, arándanos, abedules, abetos, enebros y otras especies arbóreas para dar la sensación de que se está en medio de un bosque antes que en una terraza en el corazón de Manhattan.

Chalet de Ning (3)
Los domos tiene una capacidad para 50 personas. Foto: Península New York.

Gastronomía de primer nivel

Para ser fiel a las propuesta de los resorts de lujo, en el Chalet de Ning se ofrece una gastronomía acorde a un establecimiento de esa categoría, como un exclusivo despliegue de embutidos, combinados con salsa de cebolla francesa con masa alpina fermentada, y fondue de chocolate con pan de jengibre.

[Para leer más: El mejor palco para recibir al Año Nuevo en Times Square]

También se pueden beber cócteles de autor, champañas y vinos de primera línea, y el staff del hotel puede preparar menús personalizados para eventos especiales.

Chalet de Ning   Interior
La decoración recuerda a los chalets de los Alpes suizos. Foto: Península New York.

La noche más importante del año

Seguramente la mayor demanda para pasar una noche en estos domos transparentes será para la fiesta de Nochevieja. Para el 31 de diciembre se agotan las reservas en las celebraciones que organizan los hoteles, que tienen su punto cumbre cuando los huéspedes suben a las terrazas para brindar y ver los fuegos artificiales.

Para mitigar el frío los hoteles suelen ofrecer mantas y colocan grandes estufas, pero pocos podrán competir con la comodidad que ofrece el Península con estos iglús transparentes con chimenea.