La trágica suerte de los cruceros de Florida

El último caso de una caída en el mar fue en un crucero de Harmony of the Seas.

La trágica suerte de los cruceros de Florida

En el último mes cuatro personas cayeron por la borda de cruceros que partieron del Estado de Florida

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

31/12/2018 - 11:28h

Cada año una veintena de personas cae por la borda de los cruceros. Pero en este mes la estadística se disparó en Florida, donde cuatro personas que viajaban en cruceros que partieron desde este estado murieron por caer al mar en circunstancias desconocidas.

Con estos fallecimientos el registro de muertes por esta causa llegó a los 25 casos, un poco menos que las 27 del año 2015, que se mantiene como el año con más casos.

Según el portal Cruise Junkie desde el 2000 hubo 327 fallecimientos por caídas en el mar en los cruceros y ferries que navegan en el mundo. De esta estadística quedan excluidos los hundimientos y otros accidentes de gran magnitud.

Los sucesos de diciembre

Cabe aclarar que en Florida se encuentra el puerto de Miami, que gestiona el mayor volumen de pasajeros en el mundo. Entre esta ciudad, más Port Everglades y Port Canaveral unos 13 millones de pasajeros cada año toman cruceros que viajan por el Caribe, hacia el Mediterráneo o que recorren las costa de América en dirección al sur.

El último caso sucedió el 26 de diciembre, con la desaparición del actor inglés Arron Hough, de 20 años, que pertenecía al elenco que realizaba la obra Grease en el teatro del Harmony of the Seas, perteneciente a Royal Caribbean.

Florida gestiona el mayor volumen de pasajeros de cruceros en el mundo

El crucero había partido desde Fort Lauderdale y se dirigía a Saint Martin. Tras tres días de intensas búsquedas los guardacostas anunciaron el fin del rastrillaje.

El 17 de diciembre un joven de 22 años que sufría de autismo desapareció del Carnival Fantasy. Esta persona integraba un crucero de cinco días con destino a Cozumel (México) auspiciado por la fundación Wishes4Me.

Tres días antes, el 14 de diciembre, un hombre de 26 años posiblemente haya caído al agua por accidente desde un crucero de Carnival Victory, cuando se encontraba cerca de los Cayos de Florida. Las cámaras de circuito cerrado confirmaron que el pasajero se encontraba en cubierta, pero las autoridades creen que saltó al mar o se cayó cuatro o cinco horas antes de llegar al puerto de Miami.

Y el 11 de diciembre una pasajera holandesa de 69 años, que viajaba en un crucero de MSC Preziosa cayó en aguas del Caribe. El barco se dirigía a Saint Martin, y la hipótesis es que podría haber caído desde el balcón de su suite, a 30 metros de la superficie del mar.

Causas de las caídas

Las causas por las que la gente cae por la borda puede ser por suicidio o accidente, y en este último caso es por jugar con el peligro o por borrachera. Las barandillas evitan que se produzca una caída por un tropiezo, pero de poco sirven si las personas se acercan demasiado al borde exterior.

Una ley federal de Estados Unidos promulgada en 2010 establece que los cruceros deben tener la tecnología adecuada para detectar cuando un pasajero cae por la borda, como cámaras y detectores infrarrojos.

Pero las navieras argumentan que el sistema no es fiable porque alerta de muchos casos ‘falsos positivos’. Disney Cruise Line es la única gran compañía que sí incorporó estos sistemas de detección.

Qué pasa si un pasajero cae al mar

Si un pasajero cae al agua desde un crucero es difícil que pueda ser encontrado con vida: entre el 85% y 90% de los casos no tienen final feliz. La turbulencia que genera el barco y la imposibilidad de mantenerse a flote son una rápida condena.

También hay que tener en cuenta el traumatismo por el impacto en las aguas, la temperatura del océano, el estado del mar y diversas condiciones climáticas.

En un 90% de los casos de caídas en el mar el pasajero fallece por el traumatismo o ahogado

Sin embargo en agosto una pasajera que estuvo 10 horas a la deriva en el Mar Adriático pudo ser rescatada con vida. La mujer de 46 años había caído de un crucero de Norwegian Star y fue rescatada a 95 kilómetros de la costa de Croacia.

Carrera contra el tiempo

Si hay testigos y se alerta rápidamente de la caída se emprende una carrera contra el tiempo. El protocolo establece que el buque se reposiciona en el punto del incidente y la tripulación lanza salvavidas mientras prepara botes de rescate.

Si la caída o el salto no se observa y no se informa inmediatamente (lo que es más frecuente), hay una probabilidad menor de que el rescate sea exitoso. Las compañías de cruceros verifican que sucedió con la revisión de las imágenes de cámara en circuito cerrado.