Tres barrios de Los Ángeles fuera del radar

Highland Park presenta una llamativa fusión de las culturas inmigrantes de Los Ángeles.

Tres barrios de Los Ángeles fuera del radar

Sin las aglomeraciones del centro y otros barrios famosos, una visita a Encino, Highland Park y Los Feliz muestran otra cara de Los Ángeles

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

22/03/2019 - 14:22h

A la hora de decidir qué visitar en Los Ángeles casi todos los turistas eligen descubrir las maravillas de la arquitectura del centro, el glamour de Hollywood o el paseo costero de Santa Mónica. Pero hay otros barrios que son un secreto a voces, calles con influencias asiáticas y latinas que muestran una cara innovadora, divertida y a la vez más relajada de la ciudad.

Encino

Uno de estos barrios es Encino, ubicado en el valle de San Fernando. Entre los resientes de Los Ángeles es popular por acoger numerosos centros comerciales, pero más allá de estos paseos de compras y comidas hay sitios muy interesantes como el Getty Center, que presenta la inmensa colección de arte del magnate Jean Paul Getty.

[Para leer más: Los Ángeles a través de siete obras maestras de la arquitectura]

El lago Balboa es un pulmón verde ideal para salir a correr, andar en bicicleta o practicar deportes. El Jardín Japonés, en el parque Woodley, homenajea a la importante comunidad asiática en la región con construcciones estilo pagoda y senderos que desfilan entre árboles ginko, cascadas y jardines diseñados bajo las leyes del feng-shui.

Centro Getty 2
Centro Getty, que acoge la colección de arte de Jean Paul Getty.

A la hora de comer, las raíces de Encino se entrelazan entre Domingo’s Deli Italian, Esso Mediterranean Bistro (comida siria), Moonligth Restaurante (armenia), Tel Aviv Grill (israelí) y Scratch Bar & Kitchen (internacional).

Highland Park

La influencia latina –sobre todo de México y El Salvador- se siente en cada rincón de este barrio, ya sea en sus comidas, tiendas o en las obras de arte urbano.

El barrio cambió radicalmente en los últimos cien años, y testigos de cuando era tierra de nuevos ricos quedan varias mansiones estilo victoriano.

Varias calles de Highland Park mantienen casas victorianas de cuando este barrio, ahora meca de la comunidad latina, era el preferido de los nuevos ricos

La vida cultural más dinámica se da a lo largo del York Boulevard, donde se acumulan los bares de tendencias y las galerías de arte. En tanto la calle Figueroa es ideal para dejar el coche y caminar entre cafés, restaurantes, tiendas de antigüedades y peluquerías étnicas.

higlhand park
En Highland Park se encuentran construcciones centenarias de ladrillo.

Un sitio imperdible es el Highland Park Bowl, una bolera abierta en 1927 y que apenas ha cambiado en casi un siglo de historia, con una oferta inalterable de pizza y cerveza.

[Para leer más: Los hoteles de lujo cambian la cara de Los Ángeles]

Hay pastelerías que valen la pena una visita como Mr. Holmes Bakehouse, restaurantes de cocinas del mundo como Cafe Birdie (de sabores marroquíes) y en los numerosos food trucks que se encuentran en cada esquina. Por aquí está la primer tienda de ropa Forever 21 del mundo y los amantes de los vinos deberían dar una vuelta por Silverlake Wine.

Los Feliz

El barrio Los Feliz de Los Ángeles se encuentra en las colinas que se despliegan al norte de la ciudad. Su estilo de vida más relajado es buscado por los residentes que buscan una cuota de distensión en la gran urbe, paréntesis urbano que ofrece el parque Griffith, que tiene un interesante observatorio y un teatro griego.

Hay una interesante combinación de espíritu hip hop en las vestimentas, graffitis y música de las tiendas pero que convive en paz con la sofisticación de las mansiones al norte de Hollywood Boulevard, algunas de ellas diseñadas por Frank Lloyd Wright.

Ennis House los feliz
La casa Ennis, diseñada por Frank Lloyd Wright.

La librería Skylight Books ofrecen interesantes veladas literarias con escritores invitados, mientras que restaurante como All Time, Atrium, Figaro Bistro o Little Dom son recomendados para probar nuevas creaciones o tomar una copa en las terracitas que se montan sobre las veredas.

Aquí se encuentran las primeras sedes de algunos estudios de cine, y por estas calles nació Mickey Mouse, cuando un tal Walt Disney realizó los primeros bocetos del ratón en el garaje de un tío.