Las maravillas medievales y renacentistas del valle del Loira

Espectáculo de luces en el castillo de Blois. Ilustraciones:  Jordi Català

Las maravillas medievales y renacentistas del valle del Loira

Seguimos recorriendo el valle del Loira. En esta oportunidad descubrimos los majestuosos castillos de Blois, Villesavin y Chaumont-sur-Loire

Jordi Català

Jordi Català Infographics

Barcelona

07/07/2019 - 11:00h

El valle del Loira tiene un circuito de castillos que parecen extraídos de un cuento infantil. Majestuosos, con un rico legado decorativo dentro de sus salones y estancias, son un viaje por la arquitectura y la historia de los últimos cinco siglos de Francia.

Castillo de Blois

El castillo de Blois es una fortaleza urbana con una vista impresionante del río Loira y del casco antiguo de la villa homónima, situado en un promontorio en el corazón de la ciudad antigua.

El castillo de Blois fue la residencia favorita de siete reyes y diez reinas de Francia

El pueblo cuenta con todas las comodidades necesarias para una vista, como hoteles y restaurantes, pero el castillo es el protagonista.

Este fue el alojamiento favorito de sietes reyes y diez reinas de Francia, algunos de ellos fundamentales en la historia de país como Luis XII, Ana de Bretaña, Francisco I o Enrique II. Durante siglos por sus paredes transcurrieron dramas, ambiciones y juegos de poder, que los guías detallan como si fueran una serie épica.

Cuatro períodos y cuatro estilos arquitectónicos

En un solo castillo se resumen cuatro grandes períodos arquitectónicos y estéticos de la historia de Francia.

Castillos del Loira 2

Desde el patio central se puede disfrutar de un panorama único y majestuoso de fachadas alto medievales, góticas, renacentistas y clásicas. Además cada ala posee un conjunto de edificios que se pueden considerar como obras de arte por sí solas.

[Para leer más: Descubre la ruta de los castillos del Loira]

Se trata de un castillo totalmente amueblado y decorado con esculturas, azulejos, artesonados, pavimentos y maderas nobles, materiales originales de cuatro estilos poderosos, donde se contó con la restauración de Félix Duban en el siglo XIX.

Es también el Museo de Bellas Artes de Blois y cuenta con más de 35.000 obras, entre ellas de Ingres, Rubens y Boucher.

Chateau royal Blois©C. Bouquin
Escalera de Francisco I en el castillo de Blois. Foto: C. Bouquin

También se organizan exposiciones como la actual “Enfants de la Renaissance”, que retrata la vida de los niños de la realeza que vivieron en el castillo. También en Blois se dan múltiples espectáculos como el esgrima ‘a la antigua’, recorridos nocturnos de antorchas y bailes renacentistas.

Espectáculos audiovisuales

Todas las noches de abril a septiembre los grandes momentos de la historia del castillo real son contados por proyecciones gigantescas que siguen la imponente arquitectura de la corte. 

BLOIS

Un sonido y una luz únicos en el valle, con traducción simultánea en nueve idiomas, para que nadie se pierda detalle.

Para revivir la historia del castillo en español se puede usar El Histo Pad, la nueva generación de tabletas digitales que ofrece una verdadera inmersión en el pasado, con los usos, las vidas de los gobernantes y su corte.

[Para leer más: "Viva Leonardo da Vinci 2019!"]

Esta herramienta permite entrar en la arquitectura del castillo e interactuar con los lugares gracias a un mapa interactivo con geolocalización en tres plantas, y la posibilidad de conocer objetos en 3D.

Castillo de Chaumont-sur-Loire

Adquirido por la Región Centre-Val de Loire en 2007, el Domaine de Chaumont-sur-Loire cuyo centro es el castillo, posee una arquitectura renacentista notable, que se ha convertido en un lugar esencial para amantes del arte y de los jardines.

Copie de Domaine regional Chaumont sur Loire Goualoup carre et rond©E Sander
Festival de jardines en el Domaine de Chaumont-sur-Loire. Foto: E. Sander.

Su triple identidad patrimonial, artística y como centro de jardinería lo convierte en un lugar singular en el circuito de los castillos del Valle del Loira.

Fue Carlos II de Amboise quien transformó esta fortaleza militar en una residencia de estilo renacentista. Su decoración esculpida se convierte en el elemento principal de las fachadas exteriores.

El castillo de Chaumont-sur-Loire destaca en el valle por su equilibrada combinación de patrimonio, arte y jardinería

En 1550, Catalina de Médici adquirió la finca, pero no dejó huella de su paso con ninguna obra importante aunque sí dejo muchas historias como la de su adivino italiano y su espejo mágico que profetizó la muerte de sus tres hijos.

CHAUMONT SUR LOIRE

En 1750 Jacques-Donatien Le Ray ordenó la destrucción de toda el ala norte y abrió así un balcón único al Loira, donde acogió al escultor italiano Jean-Baptiste Nini. Hoy, el château presenta la colección más bella del mundo de medallones de piezas únicas de este famoso escultor.

Las tres estrellas del castillo

Domaine de Chaumont-sur-Loire posee tres estrellas valiosas: patrimonio, arte y jardinería. Estas son el castillo en sí, un importante conjunto arquitectónico y sitio histórico; y las nuevas tendencias del diseño paisajístico mundial con el Festival Internacional de los Jardines.

Este certamen, desde 1992, es una cita obligada para arquitectos, paisajistas, escenógrafos y jardineros.

Cada año hay una temática central, donde los artistas crean originales variaciones. La creación contemporánea destaca en el Centro de Artes y Naturaleza, así como con los encargos especiales realizados en el lugar, en los que el castillo invita a los más grandes creadores del sector.

Castillo de Villesavin

La historia de este pequeño castillo perfectamente conservado sin grandes cambios y de propiedad particular está ligada a la de su prestigioso vecino: Chambord.

[Para leer más: Un año para descubrir la cultura francesa (y sin pasar por París)]

Este castillo fue construido en 1527 por Jean Le Breton, secretario de finanzas de Francisco I y encargado de la vigilancia del castillo de Chambord, instalado sobre un antiguo señorío.


Espectáculo audiovisual en el castillo de Blois.

Conserva algunas bellas rarezas, como una pila de mármol de Carrara en el patio de honor o un palomar con escalera de forma espiral, que encierra 1.500 hornacinas para aves. 

Dos museos amenizan la visita, el de los coches tirados por caballos y el de la boda local y sus costumbres. Existe una propuesta infantil con un gran recorrido con enigmas y juegos para revelar la identidad del fantasma que se aparece en Villesavin.