Turisme de Barcelona también cobrará por la tasa turística

Turisme de Barcelona también cobrará por la tasa turística

Ingresará 0,06 céntimos de euro extra por cada pernoctación. Los 398 hoteles agrupados en el gremio de la capital asumen el tributo a regañadientes

Joan Oliva

23/03/2012 - 16:39h

Barcelona cobrará una tasa turística sensiblemente superior a la del resto del territorio de Cataluña, pero repartirá esos ingresos extra que perciba entre el Gobierno autonómico, el Ayuntamiento y Turisme de Barcelona. En realidad, una mínima parte de esa recaudación suplementaria va acabar de manera directa en el ente promotor de la ciudad: poco más de 0,06 céntimos por persona y noche.

Del total de los ingresos por el tributo que se aplicará a partir del 1 de noviembre, el 30% se lo quedan los municipios, que en el caso particular de Barcelona es del 50%, y el resto la Generalitat Las administraciones catalanas han asegurado que la recaudación no tendrá otro fin que la promoción turística. La misma situación es aplicable para la mayor ciudad de Catalunya. Lo que recauda el consistorio debería ir directa o indirectamente destinado a incentivar la promoción.

Suplemento

Sin embargo, en la capital catalana se cobrarán 1,25 euros por persona y noche a las estancias en hoteles de cuatro estrellas, por un euro en el resto de Cataluña. En las gamas de tres a una estrellas, en la Ciudad Condal se recaudarán 0,75 euros por persona y noche, mientras que en el resto del territorio se cobrará medio euro. En los establecimientos de cinco estrellas, la tasa es la misma para la capital y toda la comunidad, 2,5 euros.

Esa diferencia de un cuarto de euro antes mencionada se desglosa en varios destinatarios: 0,125 céntimos de euro se los quedará la Generalitat de Catalunya, mientras que el Ayuntamiento y Turisme de Barcelona se repartirán a partes iguales los restantes, con una ganancia resultante de 0,062 euros por persona y noche

Cálculo potencial

Cualquier cálculo de ingresos atribuibles a la tasa turística debe basarse en el techo de 14,5 millones de pernoctaciones registradas en la urbe en 2011. A partir de aquí, deberán excluirse a los menores de 16 años, que no pagarán, ni a los clientes que se alojen en el marco de programas del Imserso, que también quedan exentos, ni a las estancias a partir de la séptima noche. 7,5 millones de pernoctaciones en la ciudad están generadas por el sector de negocios, congresos e incentivos, casi la mitad del total.

Como otras asociaciones de empresarios, el Gremio de Hoteles de Barcelona (GHB), que agrupa a casi 400 establecimientos, también ha mostrado su oposición al tributo, pero como en el resto de casos, ha acabado por aceptar a regañadientes que se imponga este nuevo instrumento de recaudación, dadas las necesidades perentorias de las administraciones.

“El Gremio de Hoteles ha sido abanderado de las negociaciones. Como asociación no estamos de acuerdo con este tributo, pero de una manera solidaria, con el Gobierno, nos hemos puesto de acuerdo para implantarla porque entendemos que la situación económica es crítica”, opina el líder patronal, Jordi Clos.