El turismo español pierde fuerza (lo advierten hasta en Suiza)

La pérdida de competitividad de España favorece a otros destinos, asegura el banco suizo UBS.

El turismo español pierde fuerza (lo advierten hasta en Suiza)

El banco suizo UBS advierte que la pérdida de competitividad en el turismo español reducirá el peso del sector en la economía

El intenso ritmo de crecimiento del turismo español entrará en turbulencias, y la pérdida de competitividad llevará a que el PIB del sector baje cinco décimas para este año. El alerta no proviene de algún organismo o patronal del país, sino del banco suizo UBS, que advierte que la recuperación de Turquía, Egipto y Túnez será la principal causa de la ralentización en España.

En el análisis titulado “España: el desvanecimiento del turismo”, este banco indica que la contribución del turismo al PIB bajará del 3,2% este año, y al 2,7% para el 2019, cuando en los últimos dos años había sido del 5,0% y el 4,4%.

Espejo invertido

La entidad helvética ve un espejo invertido en la desaceleración española y el incremento en el Mediterráneo Oriental: los visitantes a esos países aumentaron un 31% en el último año, y recibirán a ocho millones de turistas adicionales en el 2018.

El aumento de precios de los hoteles en tiempos de bonanza han causado una "pérdida aguda de competitividad", asegura el banco suizo UBS 

En tanto, precisa el UBS, del 8,6% que aumentaron los visitantes internacionales en España en el 2017, se presenciará un incremento del 5,2% este año y del 4,1% para el que viene.

La crisis catalana no impactó en toda España

El banco suizo sostiene que la crisis catalana, así como los atentados de agosto, no tuvieron un efecto tan impactante en los resultados anuales del país. La caída en la llegada de visitantes en Cataluña no estuvo muy lejos de la ralentización en otras regiones de España, indican, por lo que “refuerza nuestra tesis de que la recuperación de los mercados mediterráneos tienen un impacto mayor que los sucesos domésticos”.

Descenso de británicos

Tampoco el UBS considera que el “brexit” haya sido el principal motivo de la desaceleración de visitantes británicos, que todavía se mantienen con creces como el principal mercado emisor, con el 23% de las llegadas y el 21% de los ingresos.

Si hay menos llegada desde las islas británicas, con estadías más breves o un nivel de gastos inferior, se debe a que los competidores mediterráneos tienen ofertas más atractivas para los bolsillos de estos turistas.

Por ello, calcula este banco, la contribución del turismo internacional al PIB pasará del 0,4% que tuvo en 2016 y 2017 a un 0,1% para este año.

Efecto en el mercado inmobiliario

Los efectos se sentirán en una desaceleración en la creación de empleo y en los ingresos de los hogares, dado el papel multiplicador del turismo en la economía española.

El impacto llegará al mercado inmobiliario, ya que el turismo acentuó una “recuperación desigual” del sector, “en donde existe un gran stock por absorber en las periferias de las ciudades, zonas del interior y rurales, así como ubicaciones secundarias de costa”.

Menor competitividad

En cuanto a los hoteles, UBS considera que los hoteles aprovecharon la bonanza económica para subir los precios, pero esto ha llevado a que en la actualidad tengan una "pérdida aguda" de competitividad “en relación con los destinos mediterráneos que están reviviendo”.

Además, como han explicado expertos en gestión hotelera a Cerodosbé, muchos empresarios hoteleros no han reinvertido en mejorar sus establecimientos, lo que agrava el desinterés de los visitantes internacionales frente a opciones low cost del otro lado del Mediterráneo.