UGT acusa a Port Aventura de despedir a sus trabajadores de más edad

UGT acusa a Port Aventura de despedir a sus trabajadores de más edad

El sindicato denuncia que el parque ha echado a 250 trabajadores desde 2009

G.T.

Barcelona

28/04/2014 - 20:42h

Protesta de trabajadores de Port Aventura | EFE
Port Aventura ha despedido a 11 trabajadores en los últimos días. No se trata de un reajuste de plantilla. Tanto los sindicatos como la propia compañía coinciden que su salida se tendrá que compensar con nuevas incorporaciones. Entonces, ¿cuál es el motivo? Mientras la dirección prefiere no entrar en valoraciones, UGT ha detectado un patrón: eran demasiado viejos para la imagen que el parque quiere transmitir.
      
 
También denuncian que las nuevas contrataciones se hacen mediante acuerdos temporales
 
Los despidos selectivos en Port Aventura es una situación que se repite desde hace años, según señala el sindicato. Cada trimestre, la compañía prescinde de entre 15 y 20 empleados. UGT calcula que desde 2009, la compañía ha echado a 250 empleados por distintas causas. “Los despiden por causas aleatorias. Luego, se reúnen con nosotros, admiten que es improcedente y pactan”, explican los representantes de los trabajadores.

Estos últimos empleados han sido despedidos por 45 días el año trabajado. No obstante, los sindicatos recuerdan que las indemnizaciones apenas son por 7 o 8 años para los empleados más viejos. “Trabajan nueve meses por ejercicio en el mejor de los cursos. No les sale caro echarlos”, explican.

A estas rescisiones de contratos también se deben sumar varias externalizaciones, las cuáles también arrastran problemas laborales. UGT calcula que si en 2007 el parque contaba con un plantilla de 4.000 empleados al año, ésta ahora se ha visto reducida a 2.500 personas. "Encima, muchos puestos de trabajo han pasado de fijos a temporales", critican. 

UGT teme que el modelo que Port Aventura está aplicando en la actualidad sea el mismo que BCN World aplicará en su futuro complejo. En este sentido, pide a la administración que no permita este tipo de situaciones indignas y que fomente un modelo de relaciones laborales respetuoso con los trabajadores. “Se está rompiendo el modelo que durante tantos años ha garantizado un empleo de calidad en la zona”, dicen.

Port Aventura facturó 180 millones de euros en el pasado 2012, un 4% más que en el año anterior. Los beneficios se colocaron en 13,8 millones, un 46% menos.