Un año para descubrir la cultura francesa (y sin pasar por París)

La moderna Ciudad del Vino, en Burdeos, descubre los secretos del producto más famoso de la región.

Un año para descubrir la cultura francesa (y sin pasar por París)

Sin necesidad de tocar París, Lyon o Marsella, se pueden descubrir interesantes eventos culturales y muestras artísticas en diversas partes de Francia

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

30/01/2019 - 18:11h

Hace 20 años que Francia es el primer destino turístico del mundo. El año pasado rozó los 90 millones de visitas internacionales, y el objetivo de sus autoridades es llegar a los 100 millones en los próximos años.

El boom no pudo ser frenado por los atentados terroristas de 2015 y 2016 ni por las protestas de los chalecos amarillos durante el año pasado. Pero en los organismos de turismo del país galo reconocen que el mayor flujo de visitantes se concentra en París y la Costa Azul.

Para leer más: Museos desconocidos de París para huir de las multitudes

En su estrategia de promocionar otros destinos este año se tomó al arte como su caballito de batalla. Este se presenta en las ofertas culturales clásicas, como los museos existentes nuevos y los que están por abrir, pero también en los circuitos de exposiciones permanentes y temporales que hay en diversos sitios de la geografía francesa.

Estas son algunas de las propuestas culturales que se pueden descubrir este año, y que de paso permiten conocer nuevos destinos.

500 años del gran Leonardo

Leonardo da Vinci nació en el pueblo italiano que lleva su apellido, vivió en Milán, Florencia, Roma, Venecia y sus últimos años lo pasó en el castillo de Clos Lucé, en el Valle del Loira.

Esta región se suma a la conmemoración por los 500 años de su fallecimiento y durante este año organiza una maratón de actos, que abarcan cuatro ejes: el legado del arte y la cultura, su aportación a las ciencias, los castillos relacionados con el Renacimiento y la reinvención de la cocina de la época de Leonardo.

da vinci
En el Valle del Loira se oraganizan diferentes muestras sobre Leonardo da Vinci y el Renacimiento.

El Valle del Loira acoge más de 800 eventos relacionados con los cinco siglos del fallecimiento de Leonardo da Vinci

Entre las muestras más destacadas se encuentran el Festival Europeo de Música Renacentista (del 27 al 29 de septiembre, con Jordi Savall) y la muestra “Viva Leonardo Da Vinci”, que con tecnologías multimedia se desplegará entre el 15 de agosto y el 15 de septiembre en ciudades como Bourges, Orléans, Amboise y Chartres.

Para leer más: En Burdeos la historia se escribe con una copa de vino

En el castillo de Clos Lucé se expondrá el tapiz de la Última Cena, realizado en seda y plata y que por primera vez sale de los Museos Vaticanos (del 1 de junio al 2 de septiembre), y en el castillo de Chambord se organizará una muestra sobre 150 obras renacentistas (entre ellas, tres páginas del Códex Atlanticus de Da Vinci) que permitirán descubrir la utopía arquitectónica de este sitio.

El legado de los romanos

Nimes fue una de las ciudades más importantes de la Galia romana, y de la época imperial se encuentra uno de los circos romanos en mejor estado de conservación de Europa.

Frente a las Arenas, como se llama a este monumento, hace pocos meses abrió sus puertas el Museo de la Romanidad. En su moderno edificio de 9.200 metros cuadrados presenta una selección de 5.000 piezas del inmenso catálogo del Museo Arqueológico de Nimes.

El Museo de la Romanidad de Nimes presenta un valioso legado arqueológico de la época romana

El lugar va más allá de la exposición de objetos: se trata de sumergirse en el mundo romano a través de tecnologías multimedia, que ayuda a entender la historia y arquitectura de la época antigua de manera didáctica.

Musée Romanité Nîmes Photo Anthony Maurin e1522912793993
El moderno edificio del Museo de la Romanidad, en Nimes.

Del 6 de abril al 6 de octubre se organizará la muestra ‘Pompeya, un cuento olvidado’, que presentará la trágica historia de la villa napolitana con objetos aportados de diferentes colecciones.

La capital del vino

Burdeos tiene motivos para ser considerada la capital del vino francés. No solo por su importante producción (solo en la región hay 65 denominacions de origen) sino por la promoción que hace de su producto estrella a través de la recomendada Ciudad del Vino.

Este complejo inaugurado a mediados de 2016, con un diseño que recuerda a un decantador, presenta una exposición permanente de 3.000 metros cuadrados con avanzados recursos multimedia, además de una bodega con 800 referencias de todo el mundo, espacios para catas, un auditorio, salas de lectura, tres restaurantes, una tienda especializada y un mirador que se eleva a 35 metros sobre la rada del río Garona.

Para este año, en la Ciudad del Vino se organizará la muestra “Desconcertante. Cuando el arte y el diseño se apoderan del vidrio” (del 15 de marzo al 30 de junio). Y desde agosto a noviembre Argentina será el país invitado, con una amplia muestra de los vinos que se producen a lo largo de los Andes.

© Anaka La Cité du Vin XTU architects (16)
La moderna Ciudad del Vino, en Burdeos.

La herencia de las bellas artes

Numerosas ciudades y pueblos del sur de Francia cuentan con un importante legado de artistas que nacieron, vivieron o pasaron varias temporadas en la región.

Paul Cezanne nació y murió en Aix-en-Provence, y la ciudad vive con homenajes permanentes a su obra. Allí se puede visitar su atelier reconvertido en museo, la finca familiar donde vivió y las canteras de Bibemus donde sentó –en paralelo con Picasso- las bases del cubismo.

Atelier de Cezanne   Sophie Spiteri 077
El atelier de Paul Cezzane se integra al museo de Aix-en-Provence.

Para este año, el Centro de Arte Chagall de esta ciudad organizará dos muestras: una es ‘Del blanco y negro al color’, con 130 obras de Marc Chagall (del 1 de noviembre al 24 de marzo de 2020); y la otra es “Obras maestras del Guggenheim: de Manet a Picasso – Colección Tannhauser”, con obras de estos artistas, además de Degas, Van Gogh y, lógicamente, Cezzane.

Cerét es un pequeño pueblo de los Pirineos Orientales, muy cerca de la frontera con España. Allí Picasso pasó varios veranos, y algunas de sus obras se pueden ver en el Museo de Arte Moderno, donde también se presentan trabajos de Mattise, Dalí, Pablo Gargallo, Chagall, Max Jacob, Joan Miró y Antoni Tàpies, entre otros.

Siguiendo la estela de Picasso, en Antibes, en la Costa Azul, se encuentra un museo que conserva gran parte de las obras que el genial malagueño realizó durante su estancia en el Castillo Grimaldi.

Para leer más: Tras las huellas de Toulouse-Lautrec por el mundo

En el pueblo de Albi, en la región de Occitania, la cuna de Henri Toulose-Lautrec tiene un interesante museo con más de mil dibujos, pinturas y litografías del pintor modernista. Además, del 15 de marzo al 30 de junio se organizará una muestra sobre Alberto Giacometti con esculturas de bronce y yeso de este artista.