Un nuevo Picasso se descubre en Málaga

Tapiz realizado sobre la obra 'Las señoritas de Avignon', ya en el museo. Foto: Museo Picasso Málaga © Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid, 2020.

Un nuevo Picasso se descubre en Málaga

El museo Picasso cambia la manera de descubrir las obras del pintor malagueño para sumergirnos en una nueva narración expositiva (y ya se puede visitar)

Mar Nuevo

Madrid

02/06/2020 - 13:37h

El museo Picasso de Málaga ya se puede visitar. Con nuevas pautas y medidas de seguridad pero también con un nuevo aliciente: quien acuda a partir de hoy encontrará una nueva forma de acercarse a Pablo Picasso a través de una nueva colección de 120 obras instalada en pleno confinamiento.

Diálogos con Picasso. Colección 2020-2023 es en realidad una revisión de la colección permanente de la pinacoteca en un intento de seguir de algún modo los pasos del genio malagueño, que nunca dejó de innovar en su propia creación.

La sexta transformación de la colección del museo estará vigente hasta 2023, cuando se cumplan 20 años de la inauguración de esta pinacoteca y 50 del fallecimiento de Picasso

La principal novedad radica en la ordenación de las obras: encontraremos un recorrido temático y no tanto cronológico y una nueva narración expositiva en el Palacio de Buenavista que supone la sexta transformación de la colección desde que el museo abriera sus puertas en 2003.

Apenas se ha inaugurado, no sin dificultad, debido al ingente trabajo realizado por medios telemáticos entre los diferentes comisarios como consecuencia de la cuarentena impuesta por la expansión del coronavirus, y ya se piensa en la siguiente. En 2023 se cumple 20 años de este Museo y 50 de la muerte de Picasso, acontecimientos que se traducirán en una programación especial.

Diálogos con Picasso. Foto Museo Picasso.

Diálogos con Picasso. Colección 2020-2023. Foto: Museo Picasso Málaga © Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid, 2020.

[Para leer más: ¿Qué nos espera en los museos españoles cuando reabran?]

Picasso cambia de piel

Antes de eso podemos disfrutar ya de este nuevo recorrido y esta nueva forma de acercarnos a Picasso y que cuenta con novedades como el tapiz realizado a partir de Las señoritas de Avignon (encargado por el propio artista en 1958), la escultura cubista Copa de absenta (1914) o el regreso del lienzo Susana y los ancianos (1955).

También se incluye la icónica escultura Cabeza de toro (1942), realizado con el manillar y el sillín de una bicicleta entre otras.

La exposición también incluye obras que alberga el museo actualmente y otras que regresan: en total son 44 pinturas, 49 dibujos, 40 obras gráficas, 10 esculturas, 17 cerámicas, 1 tapiz y 1 plancha de linóleo que se suman a las 162 de la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte (FABA) para conformar unas 400 obras, de las cuales 120 se expondrán en el Palacio de Buenavista.

Entre las grandes novedades, la instalación de un tapiz realizado a partir de la obra 'Las señoritas de Avignon', la escultura cubista 'Copa de absenta' y el regreso del lienzo 'Susana y los ancianos'

Nueva narración expositiva

En una presentación virtual de la colección, Bernard Ruiz-Picasso, nieto del artista y presidente del consejo ejecutivo del Museo, puso el acento en el arte en tiempos poscoronavirus: “Estoy muy alegre de que, pese a las dificultades de estos tiempos, hayamos podido colaborar en este proyecto común. El Museo ya está abierto y necesitamos cultura”.

Por su parte, Pepe Karmel, profesor del Departamento de Arte de la Universidad de Nueva York y comisario invitado, resaltó también vía telemática algunos de los hitos de la nueva colección, como el tapiz de Las señoritas de Aviñón que reinterpreta el lienzo de 1907.

Ahí se combinan “figuras de la Grecia antigua con rostros de máscaras africanas”, señaló, y de la mano de Picasso se produce “la entrada de la geometría en el arte moderno”.

Según el comisario asociado, el desafío de mostrar el trabajo de Pablo Picasso pasa por “hacer justicia a su asombrosa diversidad al mismo tiempo que demuestra la unidad y coherencia de su trabajo. En pocos años, Picasso viajó desde el drama y la ternura de los Períodos Azul y Rosa hasta el experimento cerebral del cubismo”.

El Museo Picasso de Málaga estrena recorrido. Foto Museo Picasso.

El Museo Picasso de Málaga estrena recorrido. Foto: Museo Picasso Málaga © Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid, 2020

Después de la Primera Guerra Mundial, añade, “inventó una nueva forma moderna de clasicismo. En las décadas de 1920 y 1930, iba y venía entre el cubismo, el clasicismo y el surrealismo. Después de la Segunda Guerra Mundial, inventó nuevos estilos para los cuales los historiadores del arte aún no han encontrado nombres. Es mejor conocido como pintor, pero también fue el mayor escultor del siglo XX. Y el mejor grabador”.

Así, y para ayudar al visitante a conocer a Picasso se ideó mostrar su trabajo en pequeños grupos de imágenes y esculturas relacionadas. Cada uno de estos grupos se centra en un tema tradicional, ya sea el cuerpo humano, el retrato o la naturaleza muerta. “Una sala es un bestiario, con pinturas y esculturas de toros, pájaros y gatos. También hay una rica selección de sus dibujos narrativos, algunos ilustrando la comedia lúcida de Aristófanes, Lisístrata, otros relatando el mito del Minotauro”, apunta Karmel.

El hombre que reinventó la pintura

En la colección no faltan los hitos que muestran cómo Picasso reinventó una y otra vez la pintura, “con 90 años continuaba haciéndolo”, apostilla.

Así, en Mujer desnuda (1908) ya observamos un “triunfo absoluto de la geometría” según Karmel, mientras en Desnudo de mujer de pie (1910), el cuerpo es “como una construcción mecánica hecha con chapas y cilindros” con piezas que no encajan “y dejan que el interior de la mujer fluya al exterior”, en lo que considera “la mayor revolución del arte del siglo XX”.

También hay obras como Olga sentada (1923) de cuando Picasso, ya reconocido como líder de la vanguardia, retorna a la figuración y Las tres gracias (1923), una obra basada en la estética del arte etrusco pero con el ideal de feminidad del siglo XX.

En Bañista con balón (1929) Picasso da un nuevo giro y “se convierte en el líder del surrealismo” señala el comisario, por lo que en los años 30 es “simultáneamente surrealista y clásico”.

Obras como Busto de mujer (1949), Cabeza de mujer (1948) y Maternidad (1970) también pueden verse en esta exposición, ya abierta al público.