Un pueblo catalán, en guardia por el turismo de borrachera

Un pueblo catalán, en guardia por el turismo de borrachera

Calella denuncia a un touroperador que ofrece cuatro días de fiesta por 270 euros

Redacción

Barcelona

02/05/2014 - 21:33h

La fiesta en un hotel de Calella.
El Hotel Esplai se ha convertido en el centro de atención de Calella durante este Puente de Mayo. Y no para bien. La agencia Playa Fiesta ha llenado el establecimiento durante cuatro días de 900 jóvenes franceses en busca de fiesta, en el conocido Spring Break. El ayuntamiento ya ha anunciado que denunciará a los promotores del evento.
      
 
Calella había conseguido eliminar el turismo de borrachera pero no completamente
 
Calella tiene un pasado muy reciente con macrofiestas para adolescentes extranjeros. Con el Callefest, que tuvo su última edición en 2012. No obstante, el desempeño de los gobiernos municipales habían conseguido erradicar estas prácticas. La irrupción de esta fiesta ha cogido desprevenidas a las autoridades

"Nos preocupa, no es el turismo que queremos. Tenemos este pequeño problema de tres noches que esperamos que pasen sin ningún incidente. Nosotros intentamos llevar a cabo diferentes acontecimientos para que los hoteles no tengan que dedicarse a este tipo de turismo", ha destacado el concejal de Gobernación, Albert Torrent.

Los hoteles que participan del Spring Break recibieron a sus clientes con carteles de bienvenida. La organización les ha facilitado un brazalete identificativo que les permite entrar gratis en las discotecas y disponer de barra libre. Todo ello, por 270 euros.

"En España la fiesta es más grande que en Francia y el alcohol es más barato. Aquí me gusta todo, la playa, la fiesta, la música, todo", explica un turista en declaraciones a la agencia Efe. Por su parte, muchos vecinos se han quejado de las molestias y el ruido que generan estos turistas. "Estamos hartos de que se venda Calella como diversión y borrachera, no respetan nada, ni la calle ni a la gente", ha manifestado una vecina próxima a uno de los hoteles.

La policía local ha reforzado la vigilancia en la población durante estas noches. Hay más agentes patrullando por las calles, especialmente en los entornos de hoteles y discotecas para garantizar que la fiesta termine sin incidentes