Un viaje en el tiempo por el Londres que frecuentó Shakespeare

En  Clink Street se halla el mural de Shakespeare realizado por el artista de graffiti Jimmy C. Foto: J.M. Torres

Un viaje en el tiempo por el Londres que frecuentó Shakespeare

Seguimos una singular ruta por los lugares de Londres en los que dejó su ilustre huella William Shakespeare, el más célebre dramaturgo inglés de la historia

José Manuel Torres

Valencia

05/10/2019 - 18:30h

Si eres de los que, a la menor de cambio, suelta frases como “Algo huele a podrido en Dinamarca”, o “Mi reino por un caballo” te fascinará conocer los rincones emblemáticos de Londres que conoció, frecuentó o se relacionan directamente con William Shakespeare, el dramaturgo más admirado de las Islas Británicas.

Nacido en Stratford-upon-Avon, al sur de Birmingham, Shakespeare se trasladó a Londres en la década de 1580. Allí se estableció durante más de 20 años, y trabajó como escritor, poeta, actor y empresario teatral, autor de obras míticas de la literatura universal como 'Hamlet', 'Otelo' y 'Romeo y Julieta'.

[Para leer más: Así es el ‘afternoon tea’ de los hoteles más glamurosos de Londres]

Síguenos en un viaje que nos llevará por teatros, iglesias, calles, pubs y museos de la capital británica siempre tras las huellas de Shakespeare.

Shakespeare Globe. Foto: Pixabay.
Shakespeare Globe. Foto: Pixabay.

Shakespeare’s Globe

En la céntrica zona de Bankside, junto al río Támesis, podemos encontrar el nuevo The Globe, denominado hoy en día Shakespeare’s Globe, una copia exacta, reproducida con los planos de la época, del famoso teatro al aire libre que fundó el mismísimo Shakespeare en 1599, y que fue demolido en 1644 por orden de las autoridades puritanas isabelinas incapaces de soportar los velados ataques al estado y la crítica social de las obras representadas.

El actual Shakespeare’s Globe, construido a poco más de 200 metros del original, e inaugurado en 1997, sigue los cánones establecidos por el antiguo The Globe, pues sus obras se representan de la misma forma que se hacía en el siglo XVI: público en pie o sentado en bancos de madera corridos y al aire libre.

Además, en su sótano hay una interesante exposición que explica el contexto histórico del momento en el que vivió el genial escritor.

Shakespeare Globe. Foto: David Anderson | Unsplash.
Shakespeare Globe. Foto: David Anderson | Unsplash.

Como curiosidad, aquí se guardan grabaciones con textos shakesperianos de geniales actores como John Gielgud, Laurence Olivier o Daniel Day Lewis, entre otros. Además, se realizan visitas guiadas durante todo el año.

Sam Wanamaker Playhouse

De estilo jacobino, y formando parte del entramado teatral de Shakespeare’s Globe, encontramos también en Bankside, el teatro Sam Wanamaker Playhouse, que fue inaugurado en 2014.

Fue edificado con los planos del siglo XVII para un teatro cubierto, similar al de Blackfriars en el que Shakespeare y su compañía representaban obras teatrales durante los fríos inviernos londinenses.

Escenario para Macbeth en el teatro Sam Wanamaker Playhouse. Foto: Johan Persson
Escenario para Macbeth en el teatro Sam Wanamaker Playhouse. Foto: Johan Persson.

En este recinto se interpretan actualmente pequeñas obras de teatro, óperas y recitales de música bajo la tenue luz de las velas y los candelabros.

The Rose Playhouse

Nuestra siguiente parada nos lleva al teatro The Rose Playhouse, en el 56 de Park Street, en Mayfair, que cumplió hace poco 400 años de existencia.

En 1989 las ruinas de The Rose estuvieron en peligro debido al desaforado urbanismo de la época. Fue entonces cuando los actores Peggy Ashcroft y Sir Laurence Olivier organizaron una campaña para salvar de la destrucción el teatro en el que Shakespeare estrenó dos obras: ‘Enrique IV’ y ‘Tito Andrónico’.

Recreación del antiguo teatro The Rose a finales del siglo XVI. Foto Rose Playhouse.
Recreación del antiguo teatro The Rose a finales del siglo XVI. Foto: Rose Playhouse.

Somerset House

Si damos un paseo por Strand Westminster llegaremos a Somerset House, antigua residencia real y hoy importante centro cultural y artístico. Aquí se representaron en su día, y con mucho éxito, dos importantes obras de Shakespeare: ‘Medida por Medida’ y ‘Otelo’.

George Inn

Justo enfrente de Borought Market, uno de los mercados más antiguos de Europa y al lado de la estación del metro London Bridge se ubica el pub George Inn, o simplemente The George como también es conocido, una de las pocas casas de postas con posada que todavía se conservan en el interior de la capital británica.

Fue instaurado en la Edad Media y hoy es propiedad de la National Trust. Se reconstruyó en 1677 tras el devastador incendio que asoló esta zona de Londres.

El aspecto del pub George Inn sigue siendo el mismo que cuando Shakespeare lo visitaba. Foto: J.M. Torres
El aspecto del pub George Inn sigue siendo el mismo que cuando Shakespeare lo visitaba. Foto: J.M. Torres.

Hoy en día, The George, muy cerca del teatro Shakespeare’s Globe, no ha cambiado su aspecto en absoluto y sigue siendo el pub al que solían acudir por las noches Shakespeare, Marlowe y otros autores contemporáneos a conversar, relajarse y tomar unas cervezas.

De hecho, el lugar aparece mencionado en muchas obras literarias, entre las más famosas: ‘Little Dorrit’, de Charles Dickens.

En el interior de The George se respira el ambiente del Londres isabelino y se puede imaginar a Shakespeare sentado alrededor de una mesa recitando algún verso mientras el bullicio inunda el espacio.

Por otra parte, para sentirse como un genuino londinense, hay que probar su delicioso pastel de riñones (kidney pie), armonizado con una pinta de cerveza tradicional inglesa. Además, durante las noches estivales se representan en su patio obras clásicas del teatro británico.

[Para leer más: Nuevos restaurantes para comerse Londres]

National Portrait Gallery

La estela de Shakespeare puede descubrirse también en la más famosa galería de retratos del mundo, situada en un lateral de la National Gallery, en Trafalgar Square. Hablamos de La National Portrait Gallery, que se creó en 1856, precisamente con la donación del que quizás sea el retrato más famoso del dramaturgo, y el único que se pinto de Shakespeare en vida. Es obra del artista John Taylor y el cuadro se llama ‘Chandos Portrait’, pues lleva el nombre de su último propietario.

En la National Portrait Gallery encontraremos el único retrato realizado en vida de Shakespeare. Foto
En la National Portrait Gallery encontraremos el único retrato realizado en vida de Shakespeare.

Abadía de Westminster

Todos en Inglaterra saben que los restos mortales de Shakespeare reposan en Stratford-upon-Avon, su localidad natal, pero son muchos miles los que cada año acuden a la Abadía de Westminster para visitar el Poet's Corner, un espacio en el que se rinde tributo a los grandes literatos británicos.

Justo allí, y en un lugar de honor, hay una escultura de Shakespeare, obra del artista inglés William Kent, que fue colocada 124 años después de su muerte por petición popular y que homenajea al más grande escritor británico de todos los tiempos.

Escultura de Shakespeare en Corner's Poet, Abadía de Westminster. Foto J.M. Torres
Escultura de Shakespeare en Corner's Poet. Foto: J.M. Torres.

Shakespeare en la calle

Y finalmente, para los que gusten del arte callejero, les interesará acercarse hasta Clink Street, muy cerca del teatro Shakespeare’s Globe, donde James Cochran (Jimmy C), conocido artista de graffiti australiano de origen inglés pintó en 2016, año en el que se conmemoró el 400 aniversario de la muerte del escritor, un gran y colorido mural con el rostro de William Shakespeare.

La obra, que combina su pasión por el arte callejero con la pintura al óleo, atrae muchísimas visitas, sobre todo de gente joven que acude a fotografiarse al lado de esta obra de arte que convierte, en cierta medida, al genial literato en una estrella del pop.

Algo que, de saberlo, probablemente hubiera complacido y a la vez hecho sonreír a William Shakespeare, creador de una de las obras teatrales más transgresoras de la historia: ‘Sueño de una noche de verano’.