Valencia se encalla en el turismo de sol y playa

Valencia se encalla en el turismo de sol y playa

La Generalitat invirtió 6 millones de euros en promocionar otros productos turísticos con escasos resultados

R. Rodríguez

24/11/2012 - 22:21h

El año clave es 2008. Tras cinco años de crecimiento consecutivo en el número de viajeros, la Comunitat Valenciana comienza a perder turistas, al igual que el resto de España. La crisis económica y la competencia de países emergentes transmite síntomas de agotamiento en el modelo de sol y playa, que se tradujeron en 600.000 turistas menos en 2009 y 700.000 menos en 2010.

Ante este panorama, la Generalitat se puso a trabajar para explotar otros campos turísticos, por ejemplo, el vinculado a los grandes eventos, a la gastronomía e incluso al golf o al 'trecking'. Un lema quedó como símbolo de la nueva tendencia: 'Valencia te lo da todo', no solamente sol y playa.

Un reciente estudio de la Universidad de Alicante, firmado por María Dolores Fernández y Ainhoa Aguirregoitia, analiza los desequilibrios producidos en los planes estratégicos desarrollados por la Generalitat y todavía en desarrollo que, a pesar de los esfuerzos, no han acabado de cuajar. Entre las claves que ofrecen las autoras, está “que el número de planes en apenas 5 años nos parece excesivo, a veces confuso y donde parece primar lo cuantitativo”. Las promociones del Govern valenciano han pasado de 25 productos turísticos en 2009 a 26 en 2010, 21 en el 2011 y 23 en el último año. Es decir, no se ha logrado una coherencia en los segmentos a promocionar a pesar de que la Generalitat invirtió 6 millones de euros este año en difusión para atraer nuevos tipos de turista.

Productos turísticos y polémica

Algunos de los productos clave promocionados en los planes anuales han sido el golf y los grandes eventos. El primero recibió severas críticas debido a los efectos medioambientales que podría causar, ya que, en muchos casos, fue percibido más como una excusa para el desarrollo urbanístico que como una estrategia de competitividad.

En cuanto al turismo de grandes eventos, que quiso vincularse con la promoción de marcas valencianas, las autoras escriben que, “los recelos provienen de los desorbitados desembolsos de fondos públicos destinados a proyectos con fines elitistas --como la renovación del puerto de Valencia con ocasión de la American's Cup--, o con fines lucrativos y personales --como La Ciudad de la Luz--, cuya contribución a la economía valenciana ha sido millonariamente negativa”.

Nuevas tecnologías

En los paquetes promocionados por la Generalitat se registran una larga lista de ítems, como lujo, turismo industrial, turismo deportivo, turismo idiomático, turismo cinematográfico... Sin embargo, a pesar de la confusión generada por tan diversas promociones, el estudio de la universidad de Alicante también reconoce aspectos positivos en el proceso. Por ejemplo, los resultados vinculados al enoturismo y, sobre todo, la implantación de una red de comunicación basada en las nuevas tecnologías.

El estudio concluye valorando el esfuerzo de la Generalitat ante los límites del turismo de sol y playa. Falta dar con la tecla adecuada. “Lo fundamental no es promover muchos y variados productos turísticos, sino aquéllos de interés para los diferentes segmentos de viajeros”, sentencia.