Valonia: una ruta en bicicleta entre castillos, quesos y viñedos

Recorrer Valonia en bici es una muy buena idea. Foto Turismo de Valonia.

Valonia: una ruta en bicicleta entre castillos, quesos y viñedos

El pulmón verde de Las Ardenas, castillos medievales, ciudades con arte, termalismo, cervecerías, viñedos y queserías salpican este viaje al sur de Bélgica

Mar Nuevo

Madrid

05/06/2019 - 17:30h

No es ningún secreto que Valonia es un paraíso ciclista. No en vano la región, que se despliega al sur de Bélgica, acoge dos de las grandes pruebas clásicas del calendario internacional: La Flecha Valona y la centenaria Lieja-Bastoña-Lieja.

Este año, además, su relación con la bicicleta se intensificará con el paso de la tercera etapa del Tour de Francia, que iniciará la ruta en la ciudad de Binche, municipio reconocido por un carnaval que es Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad desde 2008.

Circuitos BTT, bike parks, velódromos, vías lentas, rutas temáticas y ciclotours urbanos hacen de Valonia un paraíso para recorrer pedaleando

[Para leer más: El arte de Flandes que solo se puede descubrir en bicicleta]

Itinerarios para todos los niveles y paisajes increíbles a través de montañas, castillos, queserías, viñedos y cervecerías la convierten, también, en un destino ideal para ser recorrido en bicicleta.

Valonia cuenta con rutas de todos los niveles y distancias. Foto Turismo Valonia.
Valonia cuenta con rutas de todos los niveles y distancias. Foto Turismo Valonia.

Valonia: territorio ciclista

Circuitos BTT, bike parks, velódromos y todo tipo de vías y rutas señalizadas que atraviesan sus siempre verdes paisajes encumbran a esta región al top de destinos favoritos por ciclistas y cicloturistas.

Quien quiera emular a los grandes ciclistas puede seguir el trazado de dos de las carreras más clásicas: la Flecha Valona (194 km) y la Lieja-Bastoña-Lieja (250 km)

Quien quiera emular las gestas de los grandes ciclistas puede optar por seguir el trazado de la Flecha Valona, uno de los grandes hitos belgas, con 194 km y desniveles del 15 al 26% y que tiene en el llamado Mur de Huy uno de sus tramos más exigentes.

La Lieja-Bastoña-Lieja, con más de 250 km, nos pondrá a prueba con hasta nueve importantes subidas en los últimos 100 km. A cambio, nos recompensará con un trazado épico salpicado por un total de siete capillas por las que recibe el nombre de Chemin des Chapelles, una ruta por la que antiguamente pasaban los peregrinos hacia Notre Dame.

No todo es sufrir sobre la bici

Hacer bicicleta de montaña en Las Ardenas por caminos de tierra o por asfalto, circuitos por Houffalize (la capital del mountain bike belga), o un itinerario de varios días por Ourthe son algunos de las atracciones que Valonia ofrece al cicloturista.

Una ruta en bici puede terminar con una cata de cervezas. Foto Turismo de Valonia.
Una ruta en bici puede terminar con una cata de quesos o cervezas. Foto Turismo de Valonia.

Unos itinerarios que nos llevan a través de castillos medievales o hasta queserías y cervecerías, por si se antoja realizar un descanso a la par que reponer fuerzas.

La ruta del vino en el Pays de Namur serpentea a lo largo de 159 km por el Pays de Namur y atraviesa más de 12 viñedos y bodegas

Es el caso del circuito L’Orval, de 78 km a través de La Gaume, que tiene como colofón una visita a la Abadía de Orval, que nos recompensará con una degustación de su conocida y deliciosa cerveza trapense.

O también la ruta del vino en el Pays de Namur, que serpentea a lo largo de 159 km por el Pays de Namur y atraviesa más de 12 viñedos y bodegas, desde las de pequeños productores hasta las grandes marcas.

[Para leer más: Estas son las 10 mejores ciudades de España para recorrer en bici]

Rutas temáticas

También se puede optar por alguna de sus rutas temáticas que transitan por el espacio, pero también por el patrimonio, historia y arquitectura.

Valonia nos regala impresionantes paisajes siempre verdes. Foto Turismo de Valonia.
Valonia nos regala impresionantes paisajes siempre verdes. Foto Turismo de Valonia.

Algunas de ellas son la ruta Unesco, de 10 etapas y 440 km entre de Tournai y Blegny; la ruta Napoleón, de Beaumont a Waterloo pasando por Thuin, Charleroi, Fleurus y Ligny; el circuito Waterloo 1815, de 14 km y que nos permitirá adentrarnos en el campo de la famosa batalla de Waterloo a través de los municipios de Braine-l’Alleud, Lasne, Genappe y Waterloo; o la ruta Grouchy, que recorre el itinerario de retirada del mariscal Grouchy tras la derrota de Napoleón durante la Batalla de Waterloo.

Valonia ofrece también numerosas rutas temáticas para recorrer en bici, como el circuito Waterloo 1815, la ruta Napoleón o la ruta Unesco

Si preferimos adentrarnos en la naturaleza debemos decantarnos por la ruta de los bosques de las Ardenas o la del gran bosque de Saint Hubert. La ruta Transardennaise, por su parte, presenta un recorrido de 170 km en bicicleta de montaña y existen packs con todos los servicios para hacerla en 2 o 4 días, incluido el transporte de maletas entre alojamientos.

Recorridos urbanos

Además, la asociación Pro Velo organiza ciclotours guiados por ciudades artísticas como Mons, Lieja y Namur. Se trata de una forma lúdica y divertida de descubrir estas ciudades sobre dos ruedas con itinerarios cortos y acompañados de un guía que nos regala todo tipo de comentarios y anécdotas de estas originales excursiones.

Namur. Foto Turismo de Valonia.
Namur. Foto Turismo de Valonia.

También en Bruselas

Junto a la Grand Place de Bruselas, el Espacio Valonia organiza este año una exposición que, bajo el título de ‘Los 100 años del maillot amarillo’, recupera los momentos históricos de los corredores belgas en el Tour de Francia, coincidiendo con la salida del Tour 2019 en este territorio.

Hasta el 14 de julio, los asistentes a esta muestra podrán comprobar de primera mano las 11 veces que Eddy Merckx participó en el Tour, entre otras efemérides de la participación belga en la mítica carrera.

Además, junto a esta muestra también podremos ver, hasta el 15 de septiembre, una exposición en torno al Geoparque Famenne Ardenne, el primer Geoparque Mundial de la Unesco en territorio belga.