Viaje a los límites de España a través de los cabos más impresionantes

Cap Formentor. Foto: Getty Images.

Viaje a los límites de España a través de los cabos más impresionantes

La longitud y diversidad de la costa española nos ofrece espectaculares parajes. La recorremos de cabo en cabo

Mar Nuevo

Madrid

27/03/2020 - 15:26h

Algunos fueron considerados el fin del mundo, otros se utilizaron como enclaves estratégicos y otros sirvieron de guía y resguardo a navegantes y pescadores. Los cabos, con sus lenguas de tierra adentrándose en el mar, dibujan caprichosas formas en los mapas que definen los límites de España pero, además, nos regalan impresionantes paisajes de norte a sur y de este a oeste.

En los casi 8.000 km de costa estos son algunos de los más espectaculares cabos.

[Para leer más: La ruta de los vigilantes solitarios de Galicia]

Cabo de Finisterre, A Coruña

Los romanos consideraban este cabo, situado en Galicia, como el punto más occidental de la Tierra por lo que se le conocía como ‘el fin del mundo’.

Cabo finisterre. Foto Deensel

Cabo Finisterre. Foto: Deensel | Flickr.

El cabo Finisterre -Fisterra en gallego-, está rodeado de excelentes playas, unas de mar abierto y fuerte oleaje, apropiadas para la práctica del surf, y otras, al abrigo del cabo, de aguas tranquilas y cristalinas.

Sin duda se trata de uno de los lugares más espectaculares de la península y en sus fondos podemos encontrar pecios, pesqueros y mercantes naufragados a lo largo de los siglos. Además, es perfecto para deportes acuáticos como el surf, el buceo, los paseos en barco, la vela ligera o la pesca deportiva.

Punta de Teno, Tenerife

En el punto más occidental de la isla canaria, la Punta de Teno es uno de los cabos más hermosos de España, donde el contraste entre los abruptos barrancos y las pequeñas playas así como el suelo volcánico y los grandes valles que dan lugar a isla Baja y Teno Bajo le confieren un atractivo magnético.

Punta de Teno. Foto Wikipedia.

Punta de Teno. Foto: Wikipedia.

Además de una gran diversidad biológica (incluidas especies amenazadas), podemos explorar un antiguo faro y descubrir las mejores vistas de los acantilados de Los Gigantes, unas fascinantes estructuras que descienden cortándose vertiginosamente hacia la mar desde alturas que alcanzan los 600 metros. El mejor momento, sin duda, es la puesta de sol.

Punta Tarifa, Cádiz

El punto más meridional de Europa occidental marca, además, la división entre el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo.

Por sus condiciones climatológicas, especialmente la presencia del viento, es también uno de los destinos turísticos más reconocidos para deportes como el surf, el windsurf y el kitesurf.

Punta Tarifa. Foto Wikipedia.

Punta Tarifa. Foto: Wikipedia.

Dentro del mar nos espera una buena cantidad de flora y fauna marinas pero también naufragios de diferentes épocas.

[Para leer más: A estas espectaculares playas españolas solo se puede llegar en barco]

Cabo de Gata, Almería

En Níjar, Almería, y dentro del Parque Natural Cabo de Gata (el primer espacio marítimo-terrestre protegido de Andalucía) encontramos el Cabo de Gata. Conocido ya por griegos y fenicios ha sido durante siglos punto de referencia para navegantes al sur de la península, a quienes avisaba sobre la presencia del la peligrosa Laja del Cabo, un arrecife a una milla marítima causante de numerosos naufragios a lo largo de la historia, entre ellos el buque checoslovaco Arna, en 1928.

Justo en el morrón del faro se levantan un faro y un mirador (el de las Sirenas).

Arrecifes frente al Cabo de Gata. Foto PactoVisual Pixabay

Arrecifes frente al Cabo de Gata. Foto: PactoVisual | Pixabay.

Desde aquí, y especialmente al atardecer, podemos descubrir increíbles arrecifes, acantilados, dunas y playas que emergen entre aguas color turquesa que cubren praderas de posidonia océanica. 

Cabo de Palos, Cartagena

Al final de una lengua de tierra que se adentra en el mar encontramos el cabo de Palos, coronado por un faro de 50 m de altura que custodia las vistas. Se iluminó por primera vez el 31 de enero de 1865 y se alza sobre una antigua torre vigía construida por Felipe II que permitiera repeler los frecuentes ataques de los piratas berberiscos.

Desde el faro se puede ver una impresionante panorámica de Islas Hormigas.

Cabo de Palos. Foto Mario A. P. Flickr

Cabo de Palos. Foto: Mario A. P. | Flickr.

Sus aguas, además, son muy apreciadas por los submarinistas para acercarse a la diversidad subacuática, que incluye algas y colares, peces e, incluso, cetáceos en tránsito hacia el Atlántico.

Cabo de la Nao, Alicante

En el municipio de Jávea, el Cabo de la Nao marca el pico más oriental de la provincia de Alicante.

Gracias a su abrupta orografía ofrece unas vistas espectaculares de la costa, salpicada de pequeñas calas con cuevas submarinas e islotes como la Cova dels Orguens. Son espacios muy utilizados para la práctica del submarinismo y los deportes náuticos y donde está prohibido el uso de embarcaciones a motor y es necesario acceder en kayak.

Cabo La Nao. Foto Wikipedia.

Cabo La Nao. Foto: Wikipedia.

Cabo de Formentor, Palma de Mallorca

En este cabo, situado en el punto más septentrional de Mallorca, los acantilados pueden llegar a alcanzar en algunas zonas los 300 metros de altura, lo que da idea de la impresionante imagen que podemos ver si accedemos a él.

Mientras, sus playas de arena blanca y sus aguas cristalinas rodeadas de montañas nos ofrecen un entorno único. Bajo el agua encontremos cuevas submarinas y largos cañones que descienden hasta los 50 o 60 metros de profundidad y que esconden abundantes corales y grandes bancos de peces.

Cap Formentor. Foto  Jonas Droste Pixabay

Cap Formentor. Foto: Jonas Droste | Pixabay.

Cabo de Creus, Girona

Al norte del golfo de Rosas, el Cabo de Creus se alza como el punto más oriental de la península. Abrupto y rocoso, de 672 m de altitud, el oleaje y los vientos (especialmente la Tramontana y los vientos de Levante) lo azotan incesantemente, lo que ha contribuido a esculpir un perfil imponente, que se asoma a un paraje extraordinario.

Su magnetismo es tal que ha sido una constante fuente de inspiración a artistas, escritores, músicos y cineastas, desde Salvador Dalí (El gran masturbador se inspiraría en una roca de la cala Cullaré) al poeta Carles Fages de Climent, Eugenio d’Ors, J. V. Foix, Josep Maria de Sagarra y Josep Pla.

Cabo de Creus. Foto Wikipedia.

Cabo de Creus. Foto: Wikipedia.

También aparece como escenario en películas como The light at the Edge of the World, dirigido por Kevin Billington en 1971, una adaptación de la obra El faro del fin del mundo de Julio Verne.