Viaje por la España de las películas de Pedro Almodóvar

Nacido en Santiago de Calatrava (Ciudad Real) Almodóvar ha localizado en La Mancha muchos de los escenarios de sus películas. Foto: Getty Images

Viaje por la España de las películas de Pedro Almodóvar

Madrid, Barcelona y, por supuesto, Castilla-La Mancha: trazamos una guía viajera siguiendo los escenarios clave de las películas de Almodóvar

Mar Nuevo

Madrid

12/02/2020 - 19:07h

Incansable representante de la Marca España, Pedro Almodóvar ha colocado La Mancha en el mapa mundial, logrando que espectadores, actores y directores de cualquier lugar sean capaces de reconocer escenarios remotos para el gran público. Otros destinos como Barcelona, Galicia y, muy especialmente, Madrid se cuelan también en sus historias y nos permiten conocer todo el país a través de su cine.

Oscar, Globos de Oro, premios Bafta y César, Palmas de Oro en el Festival de Cannes… Las películas de Almodóvar han viajado por todo el mundo enamorando a millones de espectadores a través de historias y personajes. También de lugares, muchas veces a medio camino entre realidad y ficción pero casi siempre reconocibles, como estos que integran un particular mapa viajero de España.

Los patios manchegos tan marcados en el imaginario de Almodóvar saltan a sus películas como 'Volver' y 'La flor de mi secreto'

[Para leer más: Oscar 2020: la vuelta al mundo en siete películas]

Castilla-La Mancha

Almodóvar nació en Santiago de Calatrava (Ciudad Real) y, según él mismo ha afirmado, quedaría para siempre marcado por “la tierra roja, los campos amarillos, los olivos color verde ceniza y los patios llenos de vida”.

Cualquiera puede seguir sus huellas por la provincia de Ciudad Real a través de películas y pueblos, entre ellos Puertollano, cuyo Auditorio Municipal tuvo el honor de acoger el estreno mundial de la película Volver y Calzada de Calatrava donde recorrer el Parque de Pedro Almodóvar, el antiguo cine al que iba de niño y que hoy es sede de la Asociación Cultural que lleva su nombre o un salón del siglo XIX donde los vecinos se juntan para seguir la retransmisión de los Oscar. Un monumento que representa un paisaje manchego con forma de fotograma homenajea al director.

Volver encumbra como ninguna los escenarios de La Mancha.

Volver encumbra como ninguna los escenarios de La Mancha.

También Granátula de Calatrava, donde nos sorprenderá una escultura en forma de zapato de tacón gigante que alude a su película Tacones Lejanos. La localidad, sin embargo, no aparece en esta cinta, sino en Volver, con una memorable escena en la que un grupo de mujeres limpian las tumbas del cementerio.

Una parada en Almagro

Almagro es una de las paradas imprescindibles en la ruta. De esta hermosa ciudad dijo Almodóvar “Adoro la austeridad de estas calles, el suelo empedrado, las ventanas de hierro negro, sin macetas, limpias de cualquier tipo de adorno. El zócalo oscuro. La luz intensa del día”.

Justamente allí encontró la localización perfecta para la casa de Amanda Gris (Marisa Paredes) en La flor de mi secreto. Y también la de Agustina (que encarna igualmente Marisa Paredes) en Volver. En esta cinta aparece también la calle Federico Relimpio de Almagro: por ella se paseaba el fantasma de Carmen Maura, la madre muerta de Raimunda (Penélope Cruz) en Volver.

[Para leer más: Siete sitios anónimos que el cine catapultó a la fama]

Madrid

Madrileño de adopción (recibió el título de hijo adoptivo en 2018 si bien lo había hecho suyo muchos años antes), si hay algún lugar que aparezca en casi todas sus películas es esta ciudad, que casi podría recorrerse entera siguiendo sus localizaciones.

Más de 100 citas confirman a la ciudad como 'the place to be' en 2020. Foto: Unsplash

Madrid nombró a Almodóvar Hijo Predilecto en 2018. La ciudad es una constante en las películas del director. Foto: Unsplash.

Es el caso de El Rastro, lugar mítico de La Movida y que aparece en Laberinto de Pasiones con un encuentro entre los protagonistas que interpretan Imanol Arias y Cecilia Roth. También allí se toma un vermú Fabio McNamara, en el mítico La Bobia, hoy dentro del grupo de restauración La Fábrica.

La emblemática coctelería Chicote, en plena Gran Vía, acoge una de las escenas clave de Los abrazos rotos, en la que el personaje de Blanca Portillo desvela, gin-tonic mediante, la verdad que había ocultado durante años.

Aunque sus localizaciones no suelen coincidir con los puntos de interés turístico, sí que se cuelan en sus películas lugares como la Plaza Mayor y la Puerta de Alcalá de Madrid

La sede de la Filmoteca Española, también conocida como Cine Doré, aparece hasta en dos películas: Hable con ella y su última obra, Dolor y Gloria.

Aunque suele buscar localizaciones alejadas de sus lugares más visitados, también estos se cuelan en las películas de Almodóvar. Es el caso de la Plaza Mayor, que podemos ver en La Flor de mi secreto, o la Puerta de Alcalá, en Carne trémula, donde también se intuye la calle Arenal.

El escenario más repetido, sin embargo, tiene un carácter muy diferente, y no es otro que el cementerio de La Almudena. También se repiten el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y la estación de Atocha, por ejemplo en Todo sobre mi madre, cuando una genial Cecilia Roth estrenó un servicio, el AVE Madrid-Barcelona que no existía aún cuando se rodó la película.

No podía faltar tampoco el Viaducto de Segovia, lugar relacionado por todos los madrileños con los suicidas, y que aparece en ese mismo sentido en Matador y Los amantes pasajeros.

Cementerio de la Almudena, Madrid. Foto EFE.

La Almudena es, junto a Barajas y la estación de Atocha, el escenario más recurrente de Almodóvar en Madrid. Foto: EFE.

Otros lugares que ha hecho célebres sus películas son la calle de Fernando VII, donde se grabaron escenas de Julieta, la calle Montalbán, donde se sitúa el ático del número 7 transcurre gran parte de la historia de Mujeres al borde de un ataque de nervios, el café del Círculo de Bellas Artes, donde Victoria Abril y Peter Coyote se reúnen para discutir un guión en Kika o el Teatro María Guerrero, en el que canta Marisa Paredes en Tacones Lejanos.

Las moles de viviendas de la M-30 en ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, el Cuartel de Conde Duque en La ley del Deseo, la Plaza de la Villa en Átame, la La Corona de Espinas (como se conoce a la sede del Instituto del Patrimonio Histórico Español) en La piel que habito, o la Sala Mirador en Dolor y Gloria son otros de los muchos escenarios almodovarianos que se pueden visitar hoy en la capital.

Barcelona, Galicia y Canarias

Aunque no con tanta profusión como Madrid, Barcelona también acoge algunas de las tramas de las películas del director manchego. Es el caso de Todo sobre mi madre, en la que se pueden reconocer el cementerio de Montjuïc, el Palau de la Música, el Monumento a Colón, la Plaza Real, la Basílica de la Sagrada Familia o el Parque Güell.

barcelona parc guell

El parque Güell en Barcelona se vislumbra en la cinta Todo sobre mi madre

Si viajamos a Galicia, concretamente a Santiago de Compostela y el Pazo de Oca, podremos rastrear las huellas de La piel que habito. Por su parte en Redes, en A Coruña, se rodaron escenas de Julieta y pueden reconocerse la plaza de O Pedregal y la calle Nueva.

¿Una última recomendación? La playa de El Golfo, en Lanzarote, aparece en Los abrazos rotos. Según ha contado el mismo Almodóvar, al revelar una de sus fotos descubrió la silueta de una pareja abrazada que se recortaba contra la arena negra de la playa. La imagen acabaría después inspirado el propio título de la película.