Viaje por la historia a través de la arquitectura de Serbia

El ayuntamiento de Subótica es uno de los mejores ejemplos de art nouveau en Serbia.

Viaje por la historia a través de la arquitectura de Serbia

La historia política de Serbia trajo una mezcla de culturas que se refleja en diversos templos, puentes, hoteles y museos que sorprenden a los visitantes

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

29/01/2020 - 12:52h

Serbia no es un destino en el que los viajeros piensen como una meca de la arquitectura. Sus edificios no estarán en la lista de grandes monumentos del mundo, pero el país de los Balcanes es un compendio de estilos que sintetizan su larga historia de conquistas, revoluciones y vaivenes políticos.

Este compendio comienza en la Edad Media y llega hasta la actualidad, donde se pueden ver ejemplos medievales, de la época otomana, templos ortodoxos, de estilos art-nouveau, secesión y de arquitectura moderna.

Kalemegdan

La Fortaleza de Belgrado es uno de los puntos más visitados de la ciudad. Ubicada en un cerro a 125 metros de altura, este es el lugar donde nació la capital serbia.

belgrade 2260656 1920         

Con gruesos muros de piedra, en su interior hay museos y jardines decimonónicos; y su estratégica ubicación fue tanto un valioso punto defensivo pero que continuamente sufrió asedios, derrumbes y reconstrucciones.

La Fortaleza de Belgrado ha sido protagonista de la historia de Serbia, y en su interior despliega edificios de diferentes épocas y estilos

El paseo murallas adentro lleva un par de horas, y la variedad de estilos de sus edificios y parques son un compendio de la historia de país.

Iglesia de San Sava

En Belgrado este es uno de los templos ortodoxos más reconocidos, y es una de las iglesias de esta religión más grandes del mundo.

Belgrade Night 013(5)         

El edificio comenzó a construirse en 1935 y todavía sigue en obras. Ocupa un solar donde se emplazaba una mezquita otomana.

[Para leer más: Una ruta por las capitales europeas de la cultura más desconocidas]

La iglesia de mármol y techos de pizarra verdes es de planta central, con forma de cruz griega, rodeada de semicúpulas que le dan un aire armónico.

Tiene una gran cúpula central de 70 metros coronada por una cruz dorada de 12 metros de alto; en cuya cara interior hay un elaborado mosaico de Cristo Pantocrátor que recuerda a las obras de arte bizantinas.

Ayuntamiento de Subótica

Salimos de Belgrado para visitar el edificio de art nouveau más bonito de Serbia. Se trata del ayuntamiento de Subótica, una ciudad al norte del país.

Subotica townhall at night         

Construido entre 1908 y 1912, está fuertemente influenciado por el folclore húngaro, como dibujos de flores en la cerámica y hierro forjado.

El ayuntamiento de Subótica presenta una de las muestras de art nouveau más bonitas de Serbia

Cabe destacar su Gran Sala del Consejo, con vitrales de colores que conforme pasan las horas hacen que la estética del ambiente cambie de tono.

Desde su torre panorámica de 45 metros se despliegan hermosas vistas de esta pequeña ciudad serbia.

Hotel Moskva

Otro ejemplo de art nouveau, o más exactamente de estilo Secesión, pero a diferencia del ayuntamiento de Subótica, este hotel tiene una fuerte influencia de la estética rusa pre revolucionaria.

[Para leer más: Cinco cafés para enamorarse de Budapest]

De hecho la parte superior de la fachada tenía un relieve decorativo de mayólica titulado 'Glorificación de Rusia', con una imagen del dios romano Neptuno, que simboliza el anhelo de la dominación marítima de la Rusia imperial.

hotel Moskva         

Inaugurado en 1908, su fachada frente a la plaza Terazije está compuesta por azulejos decorativos de color gris topo y esmeralda, con dos pináculos que lo identifican desde cualquier punto del centro de la ciudad.

Este hotel de cinco estrellas, con 123 habitaciones, ha sido el elegido por las personalidades culturales y política que han pasado por el país, ya sea cuando era parte del Imperio Austrohúngaro, Yugoslavia o en su etapa independiente.

Puente de Ada

Este moderno puente, inaugurado en 2012, dividió las aguas en la sociedad serbia. Los críticos lo ven como un monumento al despilfarro por su coste de más de 400 millones de euros, mientras que sus partidarios dicen que su elegante figura se convirtió en el símbolo de la nueva Serbia tras la sangrientas guerras civiles de los años ’90.

El Puente de Ada se convirtió en el emblema de una Serbia que quiere dar una imagen de modernidad

El puente atraviesa la isla de Ada Cingalija, sobre el río Sava, y comunica al municipio de Čukarica con el Nuevo Belgrado.

Novi most         

El trazado de 964 metros se sostiene sobre 80 cables de acero que surgen desde una columna de 200 metros de alto, una de las más altas de este tipo en el mundo.

El puente ilustra postales, publicidades, escenarios de películas y cualquier proyecto que quiera proyectar una imagen moderna de Belgrado.

Puente de Novi Sad

Por ahora es un proyecto, pero esta obra sintetiza cómo Serbia apuesta por una arquitectura de vanguardia.

La parte inferior del puente de Novi Sad tendrá una pasarela peatonal, y la superior un complejo de oficinas y un hotel. Foto: ARCVS.         

El ayuntamiento de Novi Sad convocó a un concurso ganado por el estudio ARCVS, que diseñó un puente sobre el Danubio que, más que un paso para coches y peatones, es un hotel y centro de oficinas.

[Para leer más: ¿Dormir en un puente? En este hotel de Serbia valdrá la pena]

El puente tendrá 200 metros de largo y servirá para comunicar al puerto de la ciudad con el centro histórico, donde se encuentra la fortaleza de Petrovaradin.

En su planta inferior habrá una pasarela para ciclistas y peatones, mientras que el hotel y las oficinas se ubicarán en el piso superior.