Viaje por los puentes más bonitos del mundo

El Puente Helix, en Singapur, recuerda a la doble hélice del ADN. Foto: 7928723-Pixabay.

Viaje por los puentes más bonitos del mundo

Hay puentes clásicos que nadie discute su belleza. Pero estas obras maestras de la arquitectura moderna tienen una elegante presencia que atrapa las miradas

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

16/12/2019 - 18:40h

Posiblemente los puentes sean las creaciones más útiles de la arquitectura. Conector de tierras, culturas y pueblos, su funcionalidad es acompañada, en muchos casos, por la belleza.

Hay puentes con siglos de historia que son un icono turístico, como el de Rialto en Venecia, el de Carlos en Praga, el Golden Bridge de San Francisco o el Puente de Brooklyn en Nueva York.

Pero ahora vamos a conocer otros puentes construidos en las últimas décadas, que presumen de un diseño innovador y con una estética que enamora a las ciudades que los adoptaron.

Puente de la Constitución (Venecia)

Entre cientos de puentes que datan del siglo XI o el XV, en Venecia hay algunas muestras de arquitectura moderna, como este puente construido en 2008.

[Para leer más: ¿Alguien se atreve a cruzarlo? Diez puentes que quitan el aliento]

Diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava, une a la estación de trenes de Santa Lucia con la zona de Piazzale Roma.

Ponte della Costituzione

Puente de la Constitución. Foto: Wikipedia.

Se trata de un arco metálico de 94 metros que atraviesa el Gran Canal. A pesar de su elegante silueta fue criticado porque no tenía facilidades para las personas con discapacidad.

Henderson Waves (Singapur)

Este puente recuerda, cuando se ve a lo lejos, al esqueleto de una serpiente, con su forma ondulada que también se pueden interpretar como olas en medio de la frondosa vegetación.

El puente Henderson Waves, en Singapur, recuerda a la sinuosa figura de una serpiente. O también pueden ser olas

Es una estructura para el paso peatonal, que en su punto más alto se eleva a los 36 metros, diseñado por el estudio RSP Architects.

Puente Henderson Waves. Foto: Visit Singapur.

Puente Henderson Waves. Foto: Visit Singapur.

Está sostenido por arcos de acero revestido por planchas curvas de madera del tipo balau, una especie dura que solo crece en el Sudeste Asiático.

Puente de Zubiburi, Bilbao

Otro puente creado por Calatrava, que une a la ría de Bilbao. Su presencia forma parte de la renovación del paseo fluvial, que suele ser transitado por los turistas que salen desde el Campo de Volantín antes de llegar al Museo Guggenheim.

[Para leer más: Recorriendo París puente a puente]

Pintado de blanco, la estructura peatonal está sostenida por gruesos cables de hierro, que surgen de un arco inclinado que une a las dos plataformas.

Puente de Zubiburi, Bilbao. Foto: Wikipedia.

Puente de Zubiburi, Bilbao. Foto: Wikipedia.

Su suelo es de vidrio, reforzado con planchas metálicas que evitan algún susto los días de humedad y lluvia, que pueden ser deslizantes.

Puente de Nescio, Ámsterdam

Finalizado en 2006, este puente causó un impacto tan positivo que ganó tres grandes premios en solo dos años.

Diseñado por el estudio Wilkinson Eyre, sus 792 metros acerca a los peatones y ciclistas a las costas del río Rin, en Ámsterdam.

Puente de Nescio. Foto: Guilhem Vellut-Flickr.

Puente de Nescio. Foto: Guilhem Vellut-Flickr.

Su parte central unifica las dos bifurcaciones que tiene en sus extremos, por lo que desde el aire se ve como una X curva que une las dos costas.

Puente Helix, Singapur

Entre las obras que parecen extraídas de un set de película de ciencia ficción está el Puente Helix, una vía peatonal que comunica al complejo Marina Bay Sands Hotel con la zona de Singapore Flyer.

La estructura del puente Helix, en Singapur, recuerda a la doble hélice de la estructura del ADN

Su nombre remite a la doble hélice de la estructura del ADN, con sus dos espirales de acero que recubren la pasarela peatonal.

Puente Helix. Foto: Freepik

Puente Helix. Foto: Freepik

La estética de este puente cambia por la noche, cuando es iluminado por luces rojas, azules y violetas. Y un detalle: cuando cae el sol brillan las letras C y G, con el A y T, las iniciales de las cuatro bases del ADN: citosina, guanina, adenina y timina.

Puente Sheik Zayed, Abu Dabi

Esta obra del estudio de Zaha Hadid tiene, como las grandes creaciones que diseñó, formas curvas que dialogan con la carretera que une a la isla de Abu Dabi con el continente.

[Para leer más: ¿Dormir en un puente? En este hotel de Serbia valdrá la pena]

Las ondas de hormigón llegan, como olas, hasta una altura de 64 metros, mientras que a 20 metros del agua transcurren los ocho carriles viales.

Puente Sheik Zayed. Foto: Turismo de Abu Dabi.

Puente Sheik Zayed. Foto: Turismo de Abu Dabi.

Con un largo de 842 metros, esta obra fue un desafío a la pericia técnica. Bueno, como suele suceder con gran parte de las obras de Zaha Hadid.

Puente Juscelino Kubischek, Brasilia

En Brasilia este puente, concluido en 2002, atraviesa el lago de Paranoá; en homenaje al expresidente que decidió construir la nueva capital del país.

Con 1.200 metros de largo, tiene seis carriles para vehículos y dos pasarelas laterales para peatones y ciclistas.

Puente Juscelino Kubischek, Brasilia Foto: Wikipedia.

Puente Juscelino Kubischek, Brasilia Foto: Wikipedia.

Diseñado por el arquitecto Alexandre Chan y el ingeniero Mario Jaime dos Reis Vilaverde, la estructura atraviesa tres arcos que lo cruzan en diagonal, con sus extremos que simulan estar apoyados en el lago.

Su forma, dijeron sus creadores, recuerda al movimiento de una piedra saltando en el agua.

The Twist, Oslo

Es un puente, pero también un museo y una escultura. Esta construcción de estilo 3-en-1 mide 3.352 metros cuadrados y se caracteriza por su estructura que se tuerce sobre su eje en su trayecto entre las márgenes del río Randselva, cerca de Oslo, en Noruega.

[Para leer más: Puente, galería de arte y obra maestra: abre sus puertas The Twist]

Como museo, de alrededor de 1.000 metros cuadrados, conecta dos espacios distintos: una galería vertical interior y otra horizontal con vistas panorámicas del río, unidos por una escalera de cristal.

The Twist o cómo un puente se diseñó como un obra de arte. Foto: Laurian Ghinitoiu | BIG.

The Twist o cómo un puente se diseñó como un obra de arte. Foto: Laurian Ghinitoiu | BIG.

Además, crea un tercer espacio a través del encuentro entre ambas galerías con el original giro, cuya forma resultante lo convierte en una más de las esculturas del parque.