Viaje a la tierra de los centauros

El golfo Pagasítico, en el centro de Grecia, es cuna de diversas leyendas mitológicas. Foto: Y. Skoulas - GNTO.

Viaje a la tierra de los centauros

Volos, en el centro de Grecia, es la cuna de los centauros y hogar del héroe Jasón. Sus leyendas se pueden revivir entre las calas de un mar turquesa

Ana Mora Segura - EFE

Barcelona

02/06/2019 - 15:00h

En la región de Tesalia, en el centro de Grecia, se encuentra la ciudad de Volos, que además de su presente de meca turística es recordado por ser hogar de diversas leyendas mitológicas, como ser la cuna de los centauros.

Ubicada a orillas del golfo Pagasítico, tiene un paseo marítimo muy popular repleto de tabernas, cafés y pequeños hoteles.

[Para leer más: Four Seasons redefine el lujo moderno en su nuevo hotel de Atenas]

En él está anclado, conviviendo con la Grecia moderna, se encuentra el Argo, una réplica de la galera que Jasón y los argonautas utilizaron en su búsqueda del vellocino de oro.

Orígenes mitológicos

Algo al oeste de la ciudad se encuentran dos importantes yacimientos arqueológicos. Uno de ellos es el de Diminí, un yacimiento del Neolítico tardío con restos de calles y casas ordenadas.

Según la mitología griega los centauros eran de las montañas Pelión, cerca de Volos

A menudo se ha identificado este yacimiento como Yolco. Según la mitología griega el heredero del trono de la ciudad era Esón, padre de Jasón, pero su hermano Pelias usurpó la corona y envío a Jasón en busca del vellocino de oro con la esperanza de que muriera en el intento y nunca pudiera destronarle.

jason
Réplica de la nave de Jasón y los Argonautas. Foto: Skopelo - Flickr.

Escuchar las leyendas

En Volos es asignatura obligatoria sentarse en uno de los cientos de tsipuradikos (tipo de taberna) que hacen famosa a la ciudad por su calidad, probar el tsípuro, la variante griega del orujo acompañado de mesedes, las tapas griegas, y recrearse en la historia que se vivió o se soñó en ese mismo lugar.

Cuando era niño Jasón fue enviado a las montañas de Pelión para ocultarse de su tío. Allí fue educado por Quirón, el más sabio de los centauros que habitaban los bosques de hayas, nogales, castaños y, en las zonas más bajas, olivares.

En el puerto de Volos hay una réplica de la embarcación que llevó a Jasón en búsqueda del velloncino de oro.

Magnisia Volos 013 photo Y Skoulas
Paseo marítimo de Volos. Foto: Y. Skoulas - GNTO.

Quirón, que educó también a otros héroes como Aquiles o Teseo, era fundamentalmente médico, y se le considera el primer veterinario. Utilizaba las plantas medicinales de los bosques de Pelión, que aún hoy son ingredientes de remedios casero.

Entre los pueblos del bosque

La mejor forma de explorar estos bosques es a través de los pueblecitos que se encuentran entre el follaje, conectados entre sí por centenarios caminos empedrados, los kalderimia.

Construidos para las mulas y perdidos con la llegada del asfalto, esta red de senderos ha sido recuperada para su uso por parte de vecinos y asociaciones que organizan caminatas, los limpian y señalizan.

Los pueblos de los bosques se recorren por estrechos senderos de piedra creados para el tránsito de mulas

Pero si subir la montaña parece demasiado, hay otras opciones. To Trenaki es un trenecito de cuatro vagones que recorre la montaña y conecta Ano Lejonia y Miliés, un pueblo de algo más de 600 habitantes de casas típicas de piedra y tejados de pizarra.

Magnisia AgIoannisAlmyrouBeach 082 photo Y Skoulas GNTO
Playa de Almyros. Foto: Y. Skoulas - GNTO.

Descansar en el golfo

En su sombreada plaza mayor se encuentran las tabernas típicas y la iglesia de Agios Taxiarches. Un edificio pequeño, humilde y completamente blanco encierra frescos del siglo XVI de lo más pintorescos, con imágenes aterradoras del Juicio Final.

[Para leer más: Cinco islas griegas para cinco tipos de viajeros]

Si se llega a la zona en verano se debe disfrutar también de sus playas. En el Pagasítico, la zona de la península que enfrenta la isla de Eubea, se encuentran aguas tranquilas y playas grandes, perfectas para los niños.

A la playa

Al otro lado, el mar Egeo baña las costas de Pelión en calas escarpadas, caracterizadas por sus aguas turquesas.

En estas costas hay muchas playas de gran belleza pero prácticamente desiertas

Algunas como la de Mylopótamos hay que alcanzarlas en barco o tras descender por una escalera de madera. A otras, como Potistiká, se llega directamente en coche. A pesar del fácil acceso nunca están superpobladas.

Magnisia Volos AgNikolaos 056 photo Y Skoulas GNTO
Iglesia sobre el paseo marítimo de Volos. Foto: Y. Skoulas - GNTO.

Arenas silvestres

En Pelión aún hay muchas playas públicas sin organizar, sin tumbonas ni bares en la arena. Varias de ellas cuentan con la certificación de la bandera azul y aunque es común la práctica de la acampada libre, hay socorristas.

Quizá un visitante inexperto pasee por los bosques de Pelión sin percibir la presencia de las ninfas, que entre en sus cuevas sin escuchar los cascos de los centauros o se bañe en sus aguas sin pensar en todos los héroes que las recorren en busca de la gloria, pero la historia de la Antigua Grecia está ahí, y forma parte del presente y del futuro del país.