Tokio abre el primer museo que convierte al visitante en artista

El Museo de Arte Digital Mori convierte al visitante en protagonista

Tokio abre el primer museo que convierte al visitante en artista

En el Museo de Arte Digital Mori (Tokio) no hay esculturas ni pinturas. Sus espacios son escenarios interactivos de videomapping y realidad virtual

Tokio acoge el que anuncian como primer museo de arte psicodélico totalmente digital del mundo, el Museo de Arte Digital Mori. Un espacio sin obras de arte en el sentido estricto de la palabra, sino un laberinto de estancias oscuras con alrededor de 50 instalaciones caleidoscópicas que se activan con el movimiento.

Ubicada en el Edificio Mori en Tokio, la exposición Borderless introduce al visitante en un mundo sin fronteras, en el que las obras circulan libremente entre las diferentes estancias, forman conexiones e interactúan con otras obras o con las personas. La luz y el espacio se convierten en auténticos protagonistas.

Un museo antimuseo

Sin mapas ni recorridos guiados, sin descripciones de las obras ni avisos que adviertan a los espectadores para que no toquen una obra de arte. Nada en este espacio es convencional. Por no haber, no se encontrarán vitrinas, pinturas, objetos o instalaciones. La luz y el espacio son el arte.

Las obras en la exposición Borderless World circulan libremente entre las salas e interactúan con los visitantes

Así, los visitantes navegan por una superficie de exposición de alrededor de 9.200 metros cuadrados generando su propia experiencia, viéndose inmersos en las obras, desdibujando sus límites en un flujo continuado.

Gracias a la tecnología de videomapping, las obras de arte reaccionan al movimiento y al tacto, invitando al visitante a formar parte de la escena.

Exposicion Borderless World 2
Bosque de Lámparas en el Museo de Arte Digital Mori

Un proyecto ambicioso que se enmarca en la próxima celebración de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, según la organización “para la que queríamos ofrecer al mundo algo único, haciendo que la ciudad sea aún más magnética”.

El arte toma vida

En una sala, un visitante dibuja un pez con lápices de colores sobre un papel. Después de pasar por un escáner, su dibujo aparece en la pared y comienza a nadar en un psicodélico cosistema de vida marina. Si trata de atrapar a su animal, se escabulle irremediablemente en este especial mar. 

Nada en el Museo de Arte Digital Mori es convencional. Por no haber, no se encontrarán pinturas, escultura objetos o instalaciones. La luz y el espacio son el arte

En el espacio Bosque de las Lámparas, cientos de bombillas cuelgan a diferentes alturas sobre un suelo alfombrado de espejos. Cuando los visitantes acceden, la luz se propaga de una lámpara a otra, hasta iluminarse en un gigantesco todo, todo ello envuelto en una sugerente música que convierte en inolvidable la experiencia.

Otras obras de arte exploran la naturaleza y el ciclo de la vida, mientras en el espacio denominado Future Park se invita a los más pequeños a interactuar libremente haciéndoles protagonistas del arte y animándoles a explorar su creatividad.

Exposicion Borderless World 5
El Museo invita al visitante a explorar su propia creatividad 

Un té para terminar

Una vez recorridas las salas y posiblemente agotados, la EN Tea House se convierte en la recompensa final de los visitantes. Un lugar donde es posible beberse el arte. Y es que al recibir el té en la taza, este florece generando un mundo de formas y colores dentro del recipiente y lo proyecta alrededor. Eso sí, mientras quede té.