El visitante español da la espalda a Cataluña: cae un 11,3%

Tarragona y Barcelona acusan una caída en la venta de pisos por la "situación política".

El visitante español da la espalda a Cataluña: cae un 11,3%

El turismo nacional se desplomó este verano en Cataluña, tanto en pernoctaciones como en inversión en segundas residencias

La tensión política en Cataluña sigue sumando víctimas, en este caso los turistas españoles, que este verano dieron la espalda a los principales destinos de sol y playa catalanes, especialmente las costas de Tarragona y Barcelona, con una caída del 11,3% en julio.

Según los últimos datos del INE, Cataluña absorbió en julio el 14,2% del total de las pernoctaciones de los españoles en establecimientos hoteleros, lo que supone un descenso del 7,2% en términos interanuales, y muy superior a los retrocesos experimentados por Andalucía, Comunidad Valencia o Canarias, también en la parte alta del ranking.

Sin embargo, un informe sobre ocupación hotelera de la propia Generalitat eleva el descalabro hasta el 11,3% en el caso de los turistas que llegaron desde otras zonas de España en julio, tres veces superior al descenso de los visitantes extranjeros, que sitúa en el 3,9%.

Según el informe de la Generalitat, en julio se produjo una reducción de las pernoctaciones del 6,5% en Cataluña, un hecho insólito, ya que ninguna comunidad española registró un descenso parecido

Caídas de la ocupación

El sector ya descuenta un descenso de la ocupación en 2018 que alcanzará el 5% respecto al año pasado. La consejera de empresa de la Generalitat, Ángels Chacón, alertó al poco de arrancar el verano que el resurgir de algunos destinos como Turquía, Egipto y Túnez tendrían consecuencias para el turismo catalán.

El director general del Gremio de Hoteles de Barcelona, Manel Casals, apuntó a razones como las huelgas y retrasos en el aeropuerto y en el sector del taxi, el aumento de vendedores ambulantes o el repunte de la inseguridad ciudadana como causas del descenso de visitantes en la ciudad.

Según el informe de la Generalitat, en julio se produjo una reducción de las pernoctaciones del 6,5% en Cataluña, un hecho insólito, ya que ninguna comunidad española registró un descenso parecido. De hecho, el propio documento recoge que la de Madrid se benefició de un aumento del 4,8% del número de viajeros.

En julio, por segundo mes consecutivo, se redujo el flujo de visitantes en los establecimientos hoteleros catalanes en términos interanuales, con 2,4 millones de viajeros, un 3,6% menos que el año anterior

La Generalitat expone que en julio, por segundo mes consecutivo, se redujo el flujo de visitantes en los establecimientos hoteleros en términos interanuales, con 2,4 millones de viajeros, un 3,6% menos que el año anterior.

En valores absolutos, el descenso se traduce en 89.654 viajeros y 550.321 pernoctaciones menos.

Tensión política

Aunque muchas voces dentro de Cataluña, entre ellas la del propio director de la patronal hotelera, desvinculan el descenso de visitantes del desafío independentista, otras tesis apuntan en la dirección contraria.

Por territorios, la Costa Dorada experimentó el mayor declive, bajando del 86,9% al 80,3% en ocupación en julio, seguido por Barcelona, que acusó una bajada del 86,2% al 81,2%

Es el caso del secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, que en sus manifestaciones públicas ha alertado de la erosión que causa en el turismo una situación de tensión política.

Barcelona y Tarragona: principales víctimas

Por territorios, la Costa Dorada experimentó el mayor declive, bajando del 86,9% al 80,3% en ocupación; seguido por Barcelona, que acusó una bajada del 86,2% al 81,2%. Aún así, Barcelona fue la ciudad de España con más pernoctaciones ese mes, con 1,8 millones de noches por parte de turistas extranjeros y 233.749 de viajeros residentes, según datos del INE.

El desplome no solo afecta a las pernoctaciones; empresarios del negocio inmobiliario en la Costa Dorada alertan del descenso del 30% de las ventas entre sus clientes, mayoritariamente aragoneses

La Costa Brava tuvo un descenso más leve (74,1% frente al 78,6%), mientras que Lleida, por el contrario, registró el mejor mes de julio de su historia (45,4% frente al 37%).

Según la gerente de la Asociación de Apartamentos Turísticos de la Costa Brava (ATA), Angela Galceran, se ha perdido el “turismo prestado”, es decir, las personas que cambiaron sus destinos habituales por Cataluña, pero que ahora se han vuelto a desplazar hacia otros países, como son Turquía, Túnez o Egipto.

Destinos de sol y playa en Tarragona y Barcelona son los mayores perjudicados por el desplome del turismo.
La Costa Dorada experimentó el mayor declive en julio, bajando del 86,9% al 80,3% en ocupación.

Castellón, la gran beneficiada

Destinos de la costa de Castellón, como Peñíscola, están siendo los principales beneficiados del éxodo de visitantes españoles de playas catalanas como la Costa Dorada. Sus clientes más habituales, aragoneses y navarros, se están decantando por otras zonas situadas a un a distancia similar y sin tensiones políticas en el norte de la Comunidad Valenciana.

La circunstancia no solo afecta a las pernoctaciones. En declaraciones a El Confidencial, responsables de negocios inmobiliarios en la Costa Dorada alertaron del desplome de las ventas del 30% entre sus clientes, mayoritariamente aragoneses.

Bruscas caídas que preocupan “porque no se trata de una crisis económica o de algo cíclico que ya pasará, esta es una reacción que afecta a los sentimientos”. Y añaden su preocupación por la dificultad de revertir la situación “de toda esa gente que ya no viaja a Cataluña por cuestiones políticas", según explica Pilar Oliver, gerente de Servicios Inmobiliarios Sant Just.

En cuanto a la llegada de extranjeros, Cataluña es uno de los destinos preferidos por los visitantes internacionales y acoge a casi el 25% de sus llegadas. La cifra descendió en julio el 6,7% hasta situarse en 2,38 millones

Oliver añade que el problema no viene tanto de gente que esté vendiendo sus apartamentos, sino de nuevas compras. Para los agentes inmobiliarios, el cliente nacional –sinónimo casi en exclusiva del turista aragonés y navarro- ronda el 40% de su clientela. Por ello, su desplome puede significar la muerte para muchas inmobiliarias.

Viajeros internacionales

En cuanto a la llegada de extranjeros, Cataluña es uno de los destinos preferidos por los visitantes internacionales y acoge a casi el 25% de sus llegadas. La cifra descendió en julio el 6,7% hasta situarse en 2,38 millones.

Cinco países -Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, Australia y Canadá- ya han alertado a sus nacionales del peligro que supone viajar a Cataluña en vísperas de la Diada y la conmemoración del 1-O

El territorio sigue liderando el ranking, sin embargo, con más de 11 millones en lo que va de 2018. Sin embargo, la tendencia es bajista, frente a la que se constata en Madrid, que repuntó el 7,7% en julio hasta rozar los 0,62 millones.

La incertidumbre generada por el desafío independentista está en la base de la caída del turismo. De hecho, cinco países ya han alertado a sus nacionales del peligro que supone viajar a Cataluña en vísperas de la Diada y la conmemoración del 1-O.

A las alertas de Alemania y Reino Unido, principales mercados emisores, se sumaron otras que, aunque de menor impacto, también reportan ingresos importantes, como son los EEUU, Australia y Canadá.