Volar por la Antártida se pondrá de moda

El charter por la Antártida se realiza en un B747 que pertenece a Qantas. Fotos: Antarctica Flights.

Volar por la Antártida se pondrá de moda

Una compañía australiana ofrece vuelos de exploración sobre la Antártida, mientras que Norwegian quiere cruzarla para conectar a Argentina con Australia

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

24/04/2019 - 12:07h

La Antártida es un desierto aéreo, comparado con el intenso tráfico que cruza por el Polo Norte. Sin embargo Norwegian Air analiza lanzar un servicio entre Argentina y Australia a través del continente blanco, y una compañía de vuelos charter renueva su propuesta de realizar vuelos turísticos por la superficie helada.

Antarctica Flights es una empresa australiana que en el verano austral realiza vuelos de 12 horas por la Antártida, donde traza un gigantesco ‘8’ por el continente para que desde el confort del avión los pasajeros puedan ver los glaciares, las montañas y el paisaje helado.

[Para leer más: La Antártida se convierte en el nuevo destino del turismo de lujo]

Los vuelos parten desde las ciudades de Brisbane, Adelaida, Sídney y Melbourne. Tras tres horas cruzando el océano Antártico el Boeing 747 alquilado a Qantas realiza un vuelo de cuatro horas por la superficie del continente, con un pase por el Polo Sur, donde se pueden ver las bases científicas montadas alrededor de la famosa bola de acero.

Científicos a bordo

El B747 viaja a una altura de 3.000 metros, y los pilotos tienen en carpeta 19 rutas alternativas para esquivar regiones de tormentas y mala visibilidad.

El vuelo turístico por la Antártida dura 12 horas, de las que cuatro son pases por la superficie del continente blanco

Durante el trayecto, además de ver el paisaje blanco por las ventanillas, los pasajeros reciben explicaciones de biólogos y geógrafos expertos en la Antártida. En sus asientos encuentran con un ‘kit de exploración’ con mapas, estadísticas y material de divulgación; que se complementa con los documentales que pasan por las pantallas de entretenimiento de a bordo.

Vistas desde todos los asientos

En las 12 horas que dura el vuelo de exploración hay un servicio de comidas y bebidas similar al de un vuelo regular.

Los precios por este tour aéreo van desde los 1.070 a los 7.130 euros. Los precios se incrementan según la cercanía con la ventanilla, y en las categorías superiores se pueden intercambiar las plazas con otros pasajeros.

En la más exclusiva, la Ice Class, se ofrecen asientos que se tienden como camas, con un catering similar a lo de la clase business.

Antarctica Flight 3
La superficie helada de la Antártida se ve más comoda desde la ventanilla de un avión.

Según los comentarios en Tripadvisor, desde las filas del medio también es posible tener buenas vistas de los hielos antárticos. El 74% de los viajeros que dejaron su opinión calificaron al viaje como ‘excelente’.

En plan turístico, otra compañía que ofrece vuelos a la Antártida es White Desert, que desde Ciudad del Cabo acerca a 12 pasajeros en un avión Gulfstream hasta un alojamiento de exclusivos iglúes.

En las regiones heladas se realizan excursiones aéreas en un DC-3 reciclado para operar en el duro clima antártico.

Pocos vuelos comerciales

Hasta ahora hay pocas compañías que ofrezcan vuelos por la Antártida. La que podría sumarse es Norwegian Air, cuya filial de Argentina anunció hace un mes que consiguió el permiso de las autoridades de Australia para operar el vuelo Perth-Buenos Aires.

Norwegian Air se podría sumar a Qantas y Air New Zealand en ofrecer vuelos por la Antártida entre Sudamérica y Australia

La idea es ofrecer conexiones desde la capital argentina hasta Singapur, por lo que todavía queda gestionar permisos con este país del Sudeste Asiático. El tramo desde Perth hasta la ciudad-estado se realizaría en aeronaves de Singapore Airlines.

Bordear la Antártida

Técnicamente los vuelos de Norwegian no cruzarían por medio de la Antártida sino que la rodearían por sus costas para aprovechar los vientos y ganar velocidad.


Video promocional de Antarctica Flights.

Por ejemplo, desde Buenos Aires pasaría al sur de Ciudad del Cabo para acercarse a Perth, y a la vuelta volaría por Nueva Zelandia y Tasmania hasta Sudamérica.

Entre las compañías que vuelvan por la Antártida se cuentan Air New Zealand (desde Buenos Aires a Auckland, operado junto a Aerolíneas Argentinas) y Qantas (desde Sídney a Santiago e Chile y Johanesburgo).

El desafío de los vuelos antárticos

Es que volar por este desierto blanco no es fácil: los aviones tienen que tener protección especial ante el clima helado, con tecnología que evite el congelamiento del combustible y con equipos de comunicación que puedan transmitir a miles de kilómetros de distancia.

Además la tripulación debe contar con un entrenamiento especial en casos de accidente o aterrizajes forzosos en la Antártida, y la aerolínea debe asegurar que tiene la infraestructura para recuperar una aeronave que quede varada en la superficie helada.